Piden reforma al manejo de subsidios para el desempleo

Según Asocajas, debe simplificarse en su parte operativa, y hacer más amable el acceso porque tiene requisitos que a veces resultan dispendiosos e innecesarios.

Fosfec

Panel del encuentro en Cartagena, donde participaron el presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Foto cortesía Manuel Pedraza

POR:
Portafolio
octubre 26 de 2017 - 10:56 p.m.
2017-10-26

El Fondo de Solidaridad de Fomento al Empleo y Protección al Cesante (Fosfec), que financia el subsidio al desempleo que se otorga a través de las cajas de compensación familiar, debe ser modificado para hacerlo más eficaz.

(Lea: A las cajas las quieren poner hasta a financiar carreteras)

Así lo planteó ayer el presidente de este gremio (Asocajas), Luis Gonzalo Giraldo, en el marco del 29 Congreso de esta asociación, que se termina hoy en Cartagena.

(Lea: ‘El Gobierno debería apoyarse más en las cooperativas’)

Para Giraldo, el Fondo tiene demasiadas áreas a su cargo y, en su concepto, debería concentrarse en cuatro propósitos: las agencias de empleo, que han sido exitosas; el pago de los subsidios a desempleados; la capacitación a los cesantes, para que tengan la oportunidad de emplearse de nuevo y, además, abrir una línea de promoción del emprendimiento “porque no necesariamente todo el mundo tiene que ser empleado”.

Con relación al subsidio de desempleo, añadió que también debe simplificarse en su parte operativa, porque tiene requisitos que a veces resultan dispendiosos e innecesarios. “Hay que hacerlo más amable al acceso de los desempleados”, indicó Giraldo.

Del subsidio de desempleo, a través de las cajas, se han beneficiado 370.000 personas y, del programa al primer empleo, 53.700.

La ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, quien también estuvo en el evento, se mostró dispuesta a analizar una posible reforma del Fosfec, del cual alabó los resultados, pero aceptó que hay cosas que podrían ir mejor.

“No ha sido lo mismo el mecanismo para las ciudades pequeñas, donde ha funcionado muy bien, que en las grandes, en las que al parecer ha tenido algunas dificultades. Estamos dispuestos a sentarnos con las cajas para evaluarlo”, afirmó Restrepo.

Por su parte, la directora Ejecutiva de Asocajas, Adriana Guillén, fue más allá y reiteró lo que ya había planteado en entrevista con Portafolio, en el sentido de que las cajas deben volver al origen, centrándose en el beneficio a los trabajadores, pues el Gobierno les ha tratado de encomendar muchas funciones que son del Estado, incluso tratando de encomendarles hasta la financiación de vías terciarias.

Según la directiva, solo el 42% de los recursos que se reciben como aportes empresariales se están convirtiendo en servicios para los asalariados, y sugirió que la cifra se debe incrementar.

Al respecto, Giraldo, el presidente de Asocajas, hizo un llamado a la necesidad de aumentar la autonomía y la seguridad jurídica que tienen las cajas de compensación, porque cada vez es más estricta la regulación y está limitando el desarrollo de proyectos a largo plazo que puedan beneficiar a los afiliados y a la economía del país.

Hay que recordar que las cajas de compensación familiar se crearon hace 60 años como un pacto entre empresarios y trabajadores, para desarrollar acciones que redunden en el bienestar de estos últimos.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, defendió la participación de las cajas en campos como la salud, haciéndose socias de empresas promotoras en instituciones prestadoras de salud (EPS e IPS) y destacó, por ejemplo, la importante ayuda de la Nueva EPS en la solución de la crisis de Caprecom, recibiendo a un grueso número de afiliados.

BAJA EN TASA NO DISMINUYÓ DESEMPLEO

Guillén se manifestó igualmente contra sectores que abogan para que se elimine totalmente el aporte parafiscal a las cajas, aduciendo que se trata de una traba a la competitividad de las empresas y a la creación de empleo formal. Como argumento, citó que en el 2013, cuando la reforma tributaria bajó esta parafiscalidad del 13,5% al 4% del valor de la nómina, el desempleo era del 9,3% y para agosto pasado del 2017 el resultado fue de 9,1%. “Como se puede evidenciar, esta diferencia es intrascendente”, aseveró la directora Ejecutiva de Asocajas.

Siga bajando para encontrar más contenido