Plan de impuestos republicano desarrollado para los plutócratas

Las reformas que están pasando por el Congreso claramente reflejan las prioridades del partido

Congreso Estados Unidos

Si los proyectos tributarios se aprueban en el Congreso, las tensiones en EE.UU. empeorarán.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
noviembre 24 de 2017 - 08:05 p.m.
2017-11-24

¿Cómo gana el poder - y lo mantiene en una democracia de sufragio universal - un partido político dedicado a los intereses materiales del 0,1% en el tope de la distribución del ingreso? Ése es el reto que enfrenta el Partido Republicano. La respuesta que ha encontrado es el “plutopopulismo”. Ésta es una estrategia políticamente exitosa, pero peligrosa. Es la estrategia que ha llevado a Donald Trump a la presidencia. Su fracaso pudiera traer al poder a alguien más peligroso, más determinado. Esto es significativo para EE.UU. y, dado su poder, para el mundo en general.

(Lea: Presentan detalles de la reforma fiscal de Trump

Los proyectos de ley de reforma tributaria que están pasando por el Congreso demuestran los principales objetivos del partido. Según el Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas, en la versión del proyecto de la Cámara, alrededor del 45% de las reducciones impositivas en 2027 se destinarían a hogares con ingresos superiores a US$500.000 (menos del 1 por ciento de los contribuyentes) y un 38% a los hogares con ingresos superiores a US$1 millón (alrededor del 0,3% de los contribuyentes). En la versión más prudente del Senado, a los hogares con ingresos por debajo de $75.000 les iría peor.

(Lea: Plan de reforma tributaria de Trump, camino a un atolladero fiscal

Y eso no es todo. El proyecto de ley también pudiera aumentar el déficit fiscal acumulado en alrededor de US$1,5 billones en la próxima década. Sin embargo, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso, una entidad independiente y respetada, la posición fiscal de EE.UU. ya se encuentra en un proceso de deterioro, con un pronóstico de gasto que aumentará del 21% del producto interno bruto (PIB) en 2017 al 25% en 2028-37. Los recortes de impuestos planeados incrementarían la presión para recortar el gasto. El resultado deseado por los republicanos es hacer recortes drásticos en casi todos los gastos discrecionales del gobierno federal que no sean de defensa, además de en los gastos de salud y de seguro social.

(Lea: Absurdo, pero posible

En definitiva, entonces, éste es un decidido empeño en desplazar los recursos de la parte inferior, intermedia e incluso de la media superior de la distribución de ingresos estadounidenses hacia el tope, combinado con enormes aumentos en la inseguridad económica para la gran mayoría de los contribuyentes.

¿Cómo, uno debe preguntarse, ha logrado obtener exitosamente el poder un partido con tales objetivos? Considerándolo todo, podemos hallar tres respuestas que se apoyan mutuamente a esta pregunta.

El primer enfoque requiere encontrar intelectuales que argumenten que todos se beneficiarán de las políticas que ostensiblemente benefician a tan pocos. La economía del lado de la oferta, con su estrecho enfoque en los recortes tributarios, ha sido la principal teoría empleada, ya que directamente justifica tales recortes en el caso de los extremadamente ricos. Pero no es verdad que los recortes tributarios de la era Reagan hayan desatado un aumento del crecimiento económico tendencial estadounidense. Dado que la economía se está acercando al pleno empleo, los beneficios del estímulo fiscal serían particularmente insignificantes.

Los partidarios de los recortes propuestos argumentan que las reducciones en el impuesto corporativo conducirán a un significativo aumento en la inversión empresarial.
A continuación les presento dos poderosas pruebas de lo contrario: la proporción de las ganancias después de impuestos en el PIB estadounidense ya se ha casi duplicado desde principios de la década de 2000, sin ningún efecto beneficioso sobre la tasa de inversión.

La reducción de la tasa del impuesto corporativo representa, simplemente, una ganancia imprevista para los accionistas. Si se quisiera aumentar la inversión, se la volvería completamente deducible de impuestos. La propuesta derogación del impuesto patrimonial, que sólo beneficia a los herederos del 0,2 % de las mayores herencias del país, realmente revela las claras intenciones del lado de la oferta. ¿Quién quiere argumentar que las personas viven más tiempo si a la muerte se le grava menos?
El segundo enfoque es abusar de la ley. Una manera de hacerlo ha sido dándole a la riqueza el papel primordial en la política que hoy en día tiene. Otra es suprimir los votos de las personas que probablemente votarán en contra de los intereses plutocráticos, o incluso privarlas de sus derechos.

El tercer enfoque es fomentar divisiones culturales y étnicas. Esto a veces se describe como la “estrategia sureña”, la cual desplazó al Viejo Sur de las manos de los demócratas a las de los republicanos, después de que los primeros promulgaran los derechos civiles.
Sin embargo, ésta es una visión demasiado limitada de la estrategia. De mayor interés es el eco del Sur de la preguerra. El Sur de la Guerra Civil era extremadamente desigual, no sólo en relación con la población en general, que incluía a los esclavos, sino incluso entre los de raza blanca.

Una amenaza similar se les presenta a los plutócratas de hoy día. La economía y la política del plutopopulismo han avivado la ira cultural, étnica y nacionalista existente en la base del partido. Los demagogos hábiles pueden explotar esta ira para beneficiar sus propios fines. Al menos Trump continúa siendo un servidor de la plutocracia. Pero su exasesor, Steve Bannon, busca a alguien para promover el populismo de derecha despojado de sus elementos más descaradamente plutocráticos.

Los plutócratas están arriesgando todo. El plutopopulismo de la élite republicana produjo a Trump. Esto no se va a olvidar. Si los proyectos de reforma de ley tributaria actuales se aprueban, es casi seguro que las tensiones dentro de EE.UU. empeorarán. La desigualdad latinoamericana conduce a la política latinoamericana. El EE. UU. que el mundo una vez conoció se está ahogando en una marea de codicia desmesurada y aparentemente ilimitada. Todos estamos ahora condenados a vivir con las tristes consecuencias.

Martin Wolf
Columnista de Financial Times

Siga bajando para encontrar más contenido