Proteccionismo y demografía en mercados emergentes amenazan el crecimiento global

Las economías en desarrollo están disfrutando de un repunte, pero los problemas estructurales del comercio global son un peligro oculto.

Proteccionismo

Si bien el volumen del comercio mundial ha aumentado, los precios son inferiores.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
enero 26 de 2018 - 08:41 p.m.
2018-01-26

El mundo emergente está emergiendo de nuevo. Después de varios años de agitación económica, con grandes mercados emergentes como Brasil, Rusia y Nigeria en recesión y el mercado más grande de todos, China, provocando temores de un “aterrizaje forzoso”, el crecimiento económico ahora es casi universal en todo el mundo emergente.

La pregunta es: ¿durará?

(Lea: Estados Unidos, el más proteccionista entre los miembros del G20)

Los inversores piensan que sí. Después de un mercado bajista de cinco años, el índice MSCI Emerging Market ha subido 75 por ciento desde principios de 2016, superando por mucho el aumento de 50 por ciento en las acciones de los mercados desarrollados durante el mismo período.

(Lea: BPI advierte los riesgos de la inflación y el proteccionismo

Los datos macroeconómicos parecen reivindicar ese optimismo. Si bien se prevé que el crecimiento entre las economías avanzadas como grupo disminuirá de 2,3 por ciento en 2017 a 2,2 por ciento en 2018, según el Banco Mundial, el crecimiento de los mercados emergentes y las economías en desarrollo debería aumentar de 4,3 por ciento a 4,5 por ciento.

Sin embargo, muchos analistas han advertido que las perspectivas del mundo emergente no son uniformemente optimistas.

(Lea: Suramérica y la Unión Europea intensifican negociaciones para un acuerdo comercial

“Los datos son optimistas y es difícil argumentar que habrá una fuerte reducción en el crecimiento de los mercados emergentes en el primer trimestre”, dice Neil Shearing, economista jefe de mercados emergentes de la consultora Capital Economics. Sin embargo, advierte que “una desaceleración está más cerca de lo que mucha gente espera”. De hecho, Capital Economics espera que suceda este año, con una desaceleración en el crecimiento del grupo de mercados emergentes que monitorea de 4,4 por ciento el año pasado a 4,2 por ciento en 2018 y a 4 por ciento en 2019.

Si bien ha habido un crecimiento generalizado, como señala Shearing, éste no ha sido especialmente poderoso. Capital Economics calcula que los mercados emergentes aportarán alrededor de 2,5 puntos porcentuales al crecimiento mundial de 3,4 por ciento este año, superando su contribución de los últimos años. Sin embargo, es mucho menor que su contribución de 4 puntos porcentuales al crecimiento mundial de 5 por ciento en 2010.

Los datos comerciales, aunque alentadores a corto plazo, también destacan la necesidad de ser precavidos. Uno de los aspectos positivos, dice Adam Slater, economista jefe de la consultora Oxford Economics, es el hecho de que el mundo emergente ahora representa más de la mitad del crecimiento en el comercio mundial.

Una razón es el repunte de los precios de los productos básicos en los últimos dos años, que ha mejorado los términos de intercambio de los exportadores de productos básicos, lo cual les ha permitido importar bienes de capital de los países desarrollados a precios más bajos y utilizarlos para mejorar la infraestructura y la productividad.

Pero Slater está de acuerdo con Shearing en que la recuperación en el comercio y el crecimiento, aunque generalizada por el momento, no señala un cambio duradero. “Es en gran parte una historia cíclica”, dice.

De hecho, Oxford Economics cree que el crecimiento del comercio mundial se enfrenta a un declive estructural. Una posible causa es que la tasa de globalización tal vez haya alcanzado su techo: el aumento de las cadenas de suministro globales puede haber llegado a su límite e incluso podría estar en descenso.

Si bien esto puede tener un impacto negativo en el comercio, no es necesariamente negativo para la actividad económica.

Según Slater, el proteccionismo progresivo tal vez sea otro factor aún más pernicioso que está ralentizando el crecimiento comercial. Las cifras de Global Trade Alert (GTA, por sus siglas en inglés), que monitorea las políticas comerciales en todo el mundo, sugieren que el proteccionismo está en aumento, con un aumento en el uso de “intervenciones dañinas” en los últimos tres años.

Sin embargo, Simon Evenett, profesor de comercio internacional y desarrollo económico en la Universidad de San Galo en Suiza, quien también supervisa el GTA, dice que las barreras a la importación están lejos de ser la única amenaza para el comercio y el crecimiento económico. Señala el creciente uso de subvenciones a la exportación, especialmente entre los mercados emergentes.

Él dice que esto se ve claramente en la caída de los precios de los bienes comercializados: si bien el volumen del comercio mundial ha aumentado de manera casi constante desde la crisis financiera mundial, los precios de los productos comerciados siguen siendo 16 por ciento inferiores a su pico.

“Si el volumen sigue aumentando, pero los precios no suben al mismo ritmo, es una señal de que los exportadores se han visto forzados a reducir sus precios para competir con las empresas que reciben subvenciones”, agrega el profesor Evenett. “Es motivo para preocuparse por las perspectivas a largo plazo de los exportadores de mercados emergentes”.

Los factores demográficos también tienen un impacto negativo sobre el papel de los mercados emergentes como uno de los motores del crecimiento global. Slater señala que la fuerza laboral en el mundo emergente estaba creciendo a un nivel de cerca de 2 por ciento anual hace 15 años, pero el ritmo ha caído desde entonces a menos de 1 por ciento. Oxford Economics espera que caerá a cero en 2025 y a números negativos una década más tarde.

Los mercados emergentes ya no compensarán el descenso del crecimiento de la fuerza laboral en el mundo desarrollado, donde el ritmo ya ha llegado a cero.

Jonathan Wheatley

Siga bajando para encontrar más contenido