Las peripecias para mover carga por el río Magdalena

El puerto de Impala, localizado en Barrancabermeja, ha estado recibiendo carga seca como acero y polipropileno.

Impala

Los cerca de 17 convoyes que se mueven por esa vía fluvial tardan el doble en sus recorridos.

Archivo

Economía
POR:
héctor sandoval
hecsan@eltiempo.com
febrero 21 de 2016 - 07:03 p.m.
2016-02-21

En medio de la sequía que vive el país, y que tiene los niveles del río Magdalena en registros que históricamente son bajos, las compañías fluviales que desplazan carga seca (como acero y polipropileno) y petróleo a través del río Magdalena hasta el mar Caribe han tenido que hacer toda clase de peripecias para que los convoyes de barcazas puedan cumplir con sus servicios.
Y esto ha obligado a que en algunas partes del río, en las que los niveles continúan en registros mínimos, los convoyes de seis u ocho barcazas deban desbaratarse.

De esta manera, quienes comandan las embarcaciones tienen que hacerse cargo de una conucción precisa que va orientada a evitar cualquier encallamiento.

Alejandro Costa, gerente general de Impala Terminals Barrancabermeja, relata que los grupos de barcazas que están moviendo carga seca se están tardando el doble en hacer un recorrido entre este puerto localizado en Santander y Cartagena. Eso significa que el tiempo empleado para realizar un viaje es cercano a las 18 horas.

“Estamos en uno de los veranos más duros de los últimos 40 años. Y dadas las restricciones en el canal navegable tenemos que acudir a fraccionar los convoyes para poder seguir navegando. Estamos trabajando con un 50 por ciento de eficiencia”, explicó el directivo.

Bajo estas condiciones, manifestó Costa, la compañía está haciendo dos viajes semanales con carga seca (uno es para exportar mercancías, y otro para realizar procesos de importación).

Pero para el transporte de hidrocarburos las cosas no han sido tan sencillas, ya que cuando las barcazas se cargan con crudo necesitan de un calado más profundo. Esto ha obligado a que la operación se haya tenido que reforzar con camiones.

Sin embargo, en las últimas semanas Navelena (firma encargada de recuperar la navegabilidad del río) definió junto a Cormagdalena seis puntos estratégicos para llevar maquinaria que facilite la remoción de material para agilizar la navegación (ya hay 185 equipos en el terreno). Estos, según el Ministerio de Transporte, son: Canal de la Armada (Barrancabermeja), sector Bufalera (entre Santander y Antioquia), Bocas del Sogamoso, Patico, Puerto Wilches y Yarirí (Santander).

Más allá de las ayudas que presten los trabajos de remoción de materiales, las navieras le han insistido al Gobierno en que las hidroeléctricas, con los actuales niveles hídricos en los embalses, pueden liberar agua suficiente para que se garantice un balance entre navegación, pesca y generación de energía eléctrica.

El capitán (r) Luis Álvaro Mendoza, director de Cormagdalena, contó que en los 31 días de enero el río se mantuvo por debajo de su nivel de referencia (de 1,34 metros) y bajó en algunos puntos a 12 centímetros. Aún así, señaló, el Magdalena sirvió de vía para mover 291.000 barriles de crudo.

“Hemos logrado mover combustibles a costos grandes para Navelena y para Cormagdalena. La única forma es dragar y usar cartas de navegación diarias de sectores críticos. Estas se entregan temprano a los capitanes de los remolcadores”, contó Mendoza, quien detalló que a lo largo del río están operando cerca de 17 convoyes.

En este momento, agregó, las compañías Impala, Naviera Fluvial Colombiana, Naviera Central, Naviera Río Grande, Navesco, Trasflucol, La Candelaria, y la Naviera Fluvial del Río Grande son las que están moviendo carga a lo largo del Magdalena.

Pese a todo, concluyó el Director de Cormagdalena, el río ha mostrado niveles de 1,16 metros que aunque están por debajo de los números de referencia, permiten lograr la navegación.

PUERTO DE IMPALA, LISTO PARA JULIO

El gerente general de Impala Terminals Barrancabermeja, Alejandro Costa, aseguró que el puerto localizado sobre el Magdalena se concluirá en su totalidad hacia julio de este año.

“La siguiente etapa es conectar el puerto con la vía Yuma, a través de una carretera que estamos haciendo. La idea es tener conexión a la Ruta del Sol”, dijo Costa, quien señaló que el resto de los desarrollos contemplados implican inversiones que rondan los US$470 millones.

“Confiamos en que a final del año estemos moviendo el 15 por ciento de la capacidad instalada del puerto. Eso son más o menos 20.000 contenedores”, explicó el Gerente de Impala Terminals Barrancabermeja.