Puja de datos sobre recaudo en el impuesto
a los licores

Mientras Fenalco asegura que el alza en el gravamen ha llevado a una baja en ventas, Minhacienda muestra cifras que hablan de un incremento del 24%.

Licores

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 04 de 2017 - 09:05 p.m.
2017-05-04

Un tuit del presidente de Fenalco, Guillermo Botero, aparecido en su cuenta personal, agitó en las redes sociales el debate sobre si el incremento en el impuesto a los licores –que empezó a regir el 1.° de enero– sí está mejorando el recaudo para salud y educación o, por el contrario, está ocasionando una disminución del mismo.

(Lea: Impuesto de licores preocupa a importadores y al comercio

La perspectiva del Gobierno desde antes de entrar en vigencia la norma era que la nueva tabla generara un incremento cercano al 20% para las arcas de los departamentos, pero de acuerdo con Botero, el líder de los comerciantes del país, contrario a lo anterior, los ingresos hasta ahora han decrecido.

(Lea: Sí a mayores impuestos, pero con tarifas justas: importadores de vino

Lo curioso es que Botero, que desde el principio atacó la norma, sustenta su afirmación con datos emanados de la Federación de Departamentos, entidad que ha defendido la Ley 1816 del 2016, o Ley de Licores, la misma que subió el gravamen.

De acuerdo con estos, entre enero y abril, lo obtenido por este concepto fueron $142.265 millones, que representan una disminución de 17% frente a los $171.550 millones del mismo periodo del 2016.

(Lea: Todo lo que debe saber sobre los nuevos precios e impuestos a los licores en Colombia

Según este cálculo, enero fue especialmente difícil porque las transferencias de los agentes de este negocio por impuesto al consumo sumaron $11.457 millones frente a $29.000 millones del primer mes del 2016 (60% menos). Y en febrero fueron de $30.300 millones contra $46.500 millones del año anterior.

La misma fuente indica que el tercer y cuarto mes ya hubo repunte: en marzo fueron $50.844 millones, frente a $49.000 millones del mismo mes del 2016, y en abril, $49.666 millones contra $47.000 millones del cuarto mes del año pasado.

Según el directivo de Fenalco, el declive puede reflejar tres cosas: que el consumo de licor bajó, que la gente lo está adquiriendo por canales informales, o que el contrabando está ganando terreno. “Se está demostrando que no siempre la solución es aumentar impuestos”, añade Botero, quien ha criticado que el incremento promedio en la tasa para licores sea del 40%.

VISIÓN OFICIAL 


En entrevista con Portafolio, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, contradijo al líder gremial y afirmó que el ingreso fiscal por concepto de licores, vinos, aperitivos y similares ha aumentado en 23,8%. “Fenalco no tiene las cifras correctas. Ellos están mirando solo la importación de licores, que es una parte del panorama general”, dijo el Minhacienda, según el cual esa categoría equivale apenas al 20% del total.

Y muestra una tabla elaborada con los reportes de las secretarías departamentales de Hacienda, según la cual el recaudo general por impuesto de licores pasó de $257.000 millones a $318.000 millones.

Refuta además que el uso de los datos de los comerciantes, sacados del llamado Fondo Cuenta, que maneja la Federación de Departamentos, es incorrecto en este contexto, porque incluyen tanto los licores traídos del exterior –gravados en la Ley 1816–, como lo recogido por impuesto de cerveza y cigarrillos, que no fueron afectados por la norma.

Pero aún así, indicó que no bajaron un 17% sino que se incrementaron 0,5%, algo que no considera del todo negativo, si se tiene en cuenta que la Ley buscaba proteger el producto nacional.

“En segundo lugar, con los importados lo que ocurrió es que como aumentaron los impuestos, previendo esa situación, en los últimos meses del 2016 muchos importadores duplicaron lo que ordinariamente traen, con el fin de obtener un producto con menores impuestos y venderlo este año”.

Según cifras del Minhacienda, el recaudo de noviembre y diciembre fue de $229.500 millones, frente a $103.250 millones del mismo periodo del 2015 (122% más).

Por su parte, la directora de la Cámara de Bebidas Alcohólicas de la Andi, Beatriz Elena Jaramillo, coincide con Botero en que han disminuido las ventas este año, pero se lo endilga al sobreaprovisionamiento previo, al aumento de precios por el incremento del IVA y al Código de Policía, que restringe el consumo en algunos lugares públicos. No obstante, confía en que la tendencia se revertirá para el segundo semestre.

La dirigente se quejó de muchos departamentos que están pidiendo más requisitos de los que ordena la nueva Ley y están tardando más de dos meses para otorgar los permisos de introducción de licores.

También Camilo Herrera, director de la firma Raddar, concuerda en que las personas han disminuido el consumo de licor en estos meses, aunque se abstuvo de decir en cuánto por impedimentos contractuales con un cliente. Dijo, además, que el frío tuvo mucho que ver en este comportamiento.

Siga bajando para encontrar más contenido