Recesión se escribe en inglés | Economía | Portafolio

Recesión se escribe en inglés

Una nueva etapa de crecimiento debe considerar que aún falta una fase en el proceso de ajuste global: el cierre del ciclo económico en EE.UU.

Estados Unidos

Los mayores contribuidores a las recesiones modernas en EE.UU. han sido, en su orden, la política contractiva de la Reserva Federal y los choques alcistas en el precio del petróleo.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
julio 31 de 2017 - 08:56 p.m.
2017-07-31

El ciclo económico en EE.UU. acaba de cumplir ocho años y con esto se convierte en el segundo más largo de los últimos 200 años, muy por encima de su promedio de cinco años post Segunda Guerra Mundial, y si alcanza el 2019 sin una recesión se convertirá en el primero de toda la historia.

(Lea: ¿Está Colombia a las puertas de una recesión?

Escribámoslo de otra forma: si EE.UU. termina su ciclo en los próximos 1 a 3 años, una predicción que estadísticamente debería tener un 100% de probabilidad, ninguna de las proyecciones en las que descansan los planes colombianos se van a cumplir.

(Lea: Inversionistas extranjeros sostienen a Brasil durante la recesión

La desaceleración de nuestro primer socio comercial y el principal consumidor de petróleo en el mundo implicaría un golpe irrecuperable en el plan financiero, demorando la recuperación económica e incluso llevando el precio del petróleo de nuevo a los US$30 por barril.

(Lea: Desequilibrios macroeconómicos de China podrían desencadenar caos financiero global

R CON R CIGARRO

Los economistas no hablamos de la palabra que comienza con la letra r. Nos hace parecer exagerados, es difícil vender productos financieros si más adelante estarán más baratos y por encima de todo, nuestros modelos tienen un récord pésimo en esta tarea.

En el 2009, 49 países en el mundo entraron en recesión. En abril y septiembre del 2008 ninguna encuesta lo pronosticó. Estamos hablando de cuestionarios realizados cuando en EE.UU. la vivienda ya había caído 13%. Para las mismas fechas, en Colombia esperábamos un PIB del año 2009 de 6%, y terminamos creciendo 1,6%.

Esta misma rigidez acaba de ser corroborada localmente. En abril del 2015 con el precio del petróleo en US$45 los analistas seguíamos pronosticando un PIB para 2015 y 2016 de 3,5%. Si bien nadie sabía que el petróleo no iba a rebotar, en julio del 2016, después de 15 meses seguidos de debilidad petrolera, con inflación al 8% y dólar a $3.000, las mismas encuestas le apostaron a un PIB 2017 del 3%. Un año después estamos llevando ese número a la mitad.

Así que ya saben, en materia de desaceleraciones o recesiones, los economistas nos enteramos al mismo tiempo que el resto de mortales.

EL PRINCIPIO DEL FIN

Según un estudio reciente de Goldman Sachs, los mayores contribuidores a las recesiones modernas en EE.UU. han sido, en su orden, la política contractiva de la FED y los choques alcistas en el precio del petróleo.

Diez de los últimos trece incrementos en tasa FED han terminado en recesión y de las 18 recesiones desde 1913 solo una no ha sido precedida por un aumento en tasas.
Asimismo, diez de las once recesiones de la postguerra han sido asociadas a un incremento en los precios del petróleo y 11 de los últimos 12 aumentos en el barril han terminado en recesiones.

Si bien petróleo costoso y tasas de interés altas son lo último que se nos viene a la mente para definir el periodo actual, cada vez se piensan menos en términos relativos.

Un petróleo promedio semestral en US$ 49 en el 2017 -aunque sea la mitad de hace unos años-, implica un incremento de 25% frente al 2016, la subida más alta en cinco años y la razón por lo que la demanda y el crecimiento en EE.UU. están sufriendo inesperadamente.

Por otra parte, si la FED sube tasas una vez más para terminar el año al 1,50%, estamos hablando de un incremento porcentual de 500%, el segundo más alto en 100 años. Para quienes no les gustan los términos relativos, la recesión del 2000 solo necesitó 200 puntos básicos por parte de la FED (de 4,50% a 6,50%), y en el ciclo actual ya casi van 150.

ES COLUMBIA NO COLOMBIA

En una encuesta reciente a 30 profesionales en cuatro continentes sobre la fecha de la próxima recesión en EE.UU., la respuesta promedio fue el primer semestre de 2019. Sabiendo la tendencia a subestimar este cálculo, los últimos 40 años de historia colombiana muestran que incluso una recesión en dicha fecha significaría un retroceso para nuestros planes de crecer 3,5% y 4% en los próximos dos años.

En las últimas cuatro recesiones en EE.UU. 1981-1982 (1 año y 4 meses), 1990-1991 (8 meses), 2001 (8 meses) y 2007-2009 (1 año y 6 meses), Colombia redujo su crecimiento 1980-82 de 4,09% a 0,95%, 1990-1991 de 4,28% a 2,0%, 2000-2001 de 2,92% a 1,47% y en la gran recesión 2007-2009 de 6,90% a 1,65%.

Terminamos mencionando el riesgo sistémico en activos financieros, los cuales de hecho tienden a reaccionar mucho antes de que la desaceleración sea oficial. Durante las recesiones americanas del 2000 y 2009 el dólar en Colombia aumentó 700 y 1.000 pesos respectivamente, las acciones emergentes perdieron 35% y 66%, y el precio del barril cayó -47% y -77%, respectivamente.

Este último dato es repetitivo en la medida en que EE.UU. es el principal consumidor de petróleo en el mundo y que por lo general una recesión en ese país se transforma en una desaceleración global.

Nuestra conclusión es simple. Cualquier teoría sobre una nueva etapa de crecimiento local, el fin de la devaluación del dólar, la retención definitiva del grado de inversión o el fin de la crisis del petróleo, debe considerar que aún falta una última fase en el proceso de ajuste global: el cierre del ciclo económico en los EEUU.

Felipe Campos Salazar
Gerente dEstrategia e Investigaciones Económicas
Alianza Fiduciaria - Alianza Valores

Siga bajando para encontrar más contenido