La reforma tributaria está a un paso de convertirse en ley

Cámara de Representantes aprobó 296 artículos en bloque, mientras que en el Senado no hubo votaciones. Este miércoles terminaría el trámite. 

Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en Cámara de Representantes.

Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en Cámara de Representantes.

Sebastián Delgado

Economía
POR:
Portafolio
diciembre 20 de 2016 - 08:10 p.m.
2016-12-20

Este martes el proyecto de reforma tributaria estaba a solo un paso de convertirse en ley de la república luego de que las plenarias de Cámara y Senado iniciaran el debate sobre el nuevo régimen fiscal. En la Cámara fueron aprobados 296 artículos en bloque, aunque entre estos no entraron los más polémicos.

Se espera que las discusiones continúen este miércoles en las dos salas del Congreso, las cuales deberán abordar el incremento del IVA del 16% al 19% así como otros de los temas que mayor controversia ha despertado entre los legisladores y la sociedad.

(Encuentre todo lo que necesita saber de la reforma tributaria)

Una vez termine el trámite en el Congreso, la reforma tributaria pasará a sanción presidencial para comience a regir a partir del primero de enero del próximo año, tal como lo han venido pidiendo las agencias calificadoras de riesgo y los organismos multilaterales.

Durante el debate, que inició con la votación negativa de las ponencias alternas de la Alianza Verde y el Centro Democrático, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, manifestó que este martes “no tenemos los $24 billones con los que contábamos en 2013 por la caída de los precios del petróleo, por esta razón Colombia tiene que enfrentar esta situación con alternativas, las cuales pueden ser; retroceder en los avances que se han alcanzado, o buscar recursos, y la mejor alternativa es la de buscar recursos para sacar adelante al país”.

El proyecto que cumple su trámite final en las instalaciones del Congreso fue presentado por el Gobierno antes la necesidad de reemplazar los recursos perdidos por cuenta de la caída de los precios del petróleo, lo cual desembocó en menores ingresos estatales. Esto provocó que las agencias internacionales la recomendaran de modificar el sistema fiscal del país con el propósito de ganar competitividad frente a otras economías con las que compite Colombia para la atracción de inversión extranjera.

Para cumplir con los dos objetivos (aumentar recaudo y ganar competitividad), el proyecto inicial estableció un incremento de la renta presuntiva al 4%, el documento que llegó a la plenaria redujo dicho aumento al 3,5% antes las peticiones realizadas por el sector empresarial.

Del mismo modo la reforma sostiene que las personas jurídicas tendrá que pagar su impuesto de renta y complementarios a una tasa del 33%, pero iniciarán sujetos a una tarifa del 34% en el 2017.

El tratamiento para las personas naturales no surtió cambios frente al esquema que se les aplica actualmente a pesar de que la intención del Gobierno Nacional era la de incrementar la base gravable con la cual un mayor número de colombianos comenzarían a declarar ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, iniciativa que no tuvo éxito entre los legisladores.

Caso idéntico sucedió con el impuesto a las bebidas azucaradas, las empresas productoras de estas lograron que la balanza en el Congreso se inclinara a su favor para que no se impusiera el gravamen de $300 por litro que sugirió el Ejecutivo como medida para combatir la obesidad en el país.

Entre las proposiciones que se presentaron y fueron acogidas en el documento está el gravamen a las bolsas plásticas, el cual tiene como objetivo que el consumidor, adquiera conciencia ecológica y lleve a los establecimientos de comercio sus propias bolsas reutilizables.

En la medida que el monto del impuesto sea más alto es mayor la efectividad en el cambio de conducta, el cual puede oscilar en una reducción de la demanda entre el 30% al 90%. El impuesto propuesto es relativamente bajo en comparación a los demás países en donde existe. Hay más de 70 países que prohíben o ponen impuestos sobre las bolsas plásticas.

Así mismo entre los denominados impuestos verdes o al carbono, se decidió gravar la venta de gas licuado de petróleo efectuada a usuarios industriales. De igual modo, en la venta del gas natural, el impuesto solamente se causará en el caso de la industria de refinación de hidrocarburos y la petroquímica.

Así mismo, tuvo acogida entre los legisladores la proposición de gravar con mayor gradualidad los cigarrillos, esto como una medida para prevenir que con el incremento del impuesto aumentaran las cifras de contrabando de este producto.

Se decidió que el aumento se haga entre 2017 y 2018 de a $700 en cada año con lo cual, tributarán $1.400 por cajetilla de 20 unidades en el primer año, y $2.100 en el segundo.

En el caso de los dividendos, las personas naturales que reciban por este concepto sumas inferiores a los $18 millones no se verán obligados a tributar sin embargo, quienes superen este monto estará obligados a pagar una tarifa del 5% (siempre y cuando el ingreso sea menor a $28 millones si supera este límite la tarifa del impuesto es del 10%).

Finalmente, hay que destacar que el Congreso a cogió de buena manera la propuesta del Gobierno de crear el monotributo como una maniobra para formalizar a los pequeños negocios que, teniendo la obligación, hoy no contribuyen con el fisco. Esto supone una estrategia para combatir la evasión en el país.

Es de aclarar que dicho modelo es opcional, y quienes decidan acogerse a este accederán a beneficios, mientras que quienes prefieran el modelo actual podrán seguir realizando su declaración de renta y el pago del IVA por aparte.

Se espera que este miércoles quede aprobada la totalidad del proyecto en las dos Cámaras del Congreso.


Portafolio.co