Los retos de la economía tras el fin del conflicto

Los diversos sectores asumen el fin del conflicto como una oportunidad para generar desarrollo, empleo, competitividad y progreso para el país.

Proceso de paz

Foto histórica de la noche del 23 de agosto, cuando negociadores del Gobierno y de las Farc culminaron con éxito la negociación del fin del conlficto.

Archivo particular

Economía
POR:
javier acosta
agosto 24 de 2016 - 05:34 p.m.
2016-08-24

Los sectores económicos del país reaccionaron positivamente al fin de las negociaciones en el proceso de Paz en La Habana, que terminaron este miércoles y que duraron cerca de cuatro años (Lea también: El plebiscito por la paz será el domingo 2 de octubre).

Aunque aún queda pendiente el último paso para la firma definitiva de la paz, el cuál será mediante un plebiscito, los gremios económicos preparan el camino de cara al posconflicto (Vea además: Estos son los seis puntos determinantes del acuerdo definitivo de paz).

No obstante, analistas internacionales consultados por la agencia Reuters señalaron que posiblemente el fin de las negociaciones no impulsará de inmediato a la alicaída economía del país, ya que los bajos precios de las materias primas siguen siendo su mayor lastre.

De acuerdo con los analistas, cualquier beneficio derivado del acuerdo ya se reflejó en los mercados del país y en su economía, después de que el Gobierno y las Farc acordaron un cese del fuego en junio, despejando el camino a un pacto definitivo.

“Es una buena noticia en abstracto, pero tenemos que ver si el referendo será aprobado (...) y hay otros temas en términos de reforma fiscal que deben ser abordados por el Gobierno”, dijo Jim Barrineau, uno de los encargados de mercados emergentes en Schroders Investment Management. (Lea: Las Farc tendrán 10 curules)

Por su parte, Adam Collins, de Capital Economics, dijo que la situación de seguridad en Colombia ha estado mejorando constantemente por más de una década y que por lo tanto, la mayoría de los beneficios económicos de la paz en términos de mayor inversión y turismo ya se han sentido.
 
De acuerdo con los analistas, ahora es más urgente que Colombia enfrente su déficit fiscal y creciente inflación que la perspectiva de la paz a largo plazo en el país.

Los inversores también advirtieron que el acuerdo podría ser un obstáculo económico, si no se toman las medidas necesarias, debido a que la reintegración de los miembros de las Farc podría aumentar el déficit de Colombia, lo que podría interferir con los esfuerzos de reformas y motivar una rebaja de la calificación crediticia del país.

Sin embargo, en Colombia, los sectores económicos ven con mejores expectativas este avance. Estas son algunas reacciones frente a los anuncios hechos este miércoles por los negociadores de paz y su percepción de lo que viene ahora.

1
HAY UNA DEUDA PENDIENTE CON EL DESARROLLO DEL CAMPO

El expresidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), y nuevo presidente de la Bolsa Mercantil, Rafael Mejía, catalogó como “satisfactorio” el fin de las negociaciones en La Habana y confía en que el diálogo se extienda y se logre con otros actores armados como el ELN y las Bacrim.

Para Mejía, el siguiente paso es lograr que esos acuerdos se desarrollen de manera sostenible y duradera para el bien del país.

Así mismo, destaca que tras alcanzar la paz, el país podrá desarrollar proyectos agrícolas para incrementar la oferta de alimentos.

Según el directivo gremial, el año pasado en Colombia se produjeron cerca de 32 millones de toneladas de alimentos, pero se importaron 11 millones de toneladas, lo que significa un reto para la agricultura en materia de autoabastecimiento, tema en el que se podría avanzar con la firma de la paz.

Según Rafael Mejía, el último informe de Planeación Nacional señala que el área cultivada en el país es de 7 millones, mientras el área sembrada de pasto es de 32 millones, zonas que podrían utilizarse para la cosecha de más alimentos.
Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores (SAC)

Archivo Portafolio.co

2
EMPRESARIOS, A CONCENTRAR ESFUERZOS EN ZONAS RELEGADAS

Mónica de Greiff, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, recibió con entusiasmo la culminación de las conversaciones entre el Gobierno y las Farc, algo que hasta hace un tiempo consideraba “imposible”.

“El anuncio representa un nuevo comienzo para el país, para todos los colombianos. Representa una segunda oportunidad, para que la sociedad en pleno y en particular los empresarios, emprendamos el proyecto más ambicioso de nuestra historia: la reconstrucción física y moral de Colombia”, sostuvo de Greiff.

Según ella, esta es una oportunidad que debe significar mayor desarrollo con sostenibilidad, con competitividad y con innovación para todos los sectores y regiones de Colombia.

Así mismo, dice, debe implicar también la construcción de una sociedad respetuosa de la legalidad, de la diversidad y de los derechos.

La presidente de la CCB invitó a “todos los ciudadanos y en especial a los empresarios a conocer los acuerdos logrados, a discutirlos, a analizarlos y a valorarlos. El plebiscito que será convocado en las próximas semanas permitirá a Colombia debatir y decidir su futuro para los próximos 50 años. Esta votación será, el ejercicio democrático más importante de la historia política del país. Abogamos por una participación masiva en las urnas y por un voto responsable e informado”.

Por último, Mónica de Greiff señaló que aunque el fin de la guerra con las Farc no solucionará todos los problemas que enfrenta el país, sí permitirá concentrar esfuerzos en áreas claves que estaban relegadas.
Mónica De Greiff / Presidente de la EEB

Archivo Portafolio.co

3
EXPORTADORES ESPERAN UN 'SALTO ECONÓMICO'

El presidente de Analdex, Javier Díaz afirmó, por su parte, que espera que este acuerdo contribuya con la reconciliación de todos los colombianos para superar, de una vez por todas, esa etapa de violencia que ha durado más de 50 años.

“Cuando uno mira procesos de reconciliación como estos, lo que se observa es que después de la firma de los acuerdos, los países dan un salto en su desarrollo económico. Esperamos que Colombia no sea la excepción y que podamos atraer inversión, aumentar nuestro aparato productivo y mejorar el desarrollo del sector rural para beneficio de todos los colombianos con el fin de que hayan mayores ingresos y mayor empleo”, le dijo Javier Díaz a Portafolio.co.

Según Díaz, el reto es poder implementar esos avances en el corto plazo para incentivar la inversión.

Finalmente, el presidente de Analdex invitó a los colombianos a apoyar este proceso para la consecución de la paz.
El presidente de Analdex, Javier Díaz, contó que en Expologística 2015 (feria que se realizará en Corferias entre el 12 y el 14

Archivo

4
CONSEJO GREMIAL PIDE LA SOLUCIÓN DE PROBLEMAS ESTRUCTURALES

Para Santiago Montenegro, presidente del Consejo Gremial Nacional, el reto inmediato tras el fin de las negociaciones es la reconciliación, no solo con los alzados en armas, sino la que debe existir entre todos los grupos y partidos democráticos.

De acuerdo con Montenegro, más allá de la violencia política, Colombia tiene que enfrentar y resolver una serie de retos y problemas estructurales, como el envejecimiento de la población, la informalidad laboral y empresarial, la bajísima productividad de la economía y la precariedad del Estado y la corrupción, temas en los que se podrán avanzar con más rapidez y atención si se deja atrás el lastre de la guerra.

Además, según el presidente del Consejo Gremial, la labor de todos los colombianos es leer y analizar a profundidad y conciencia el contenido final del acuerdo para que cada uno aporte lo mejor de sí para el logro de un país con una paz sostenible en el tiempo.

“Con base en ese estudio sereno y detenido, cada uno de los colombianos deberá votar a conciencia el plebiscito pensando exclusivamente en los más altos intereses de la nación, no solo para el bienestar de la generación actual sino para todas las que vendrán después”.
Santiago Montenegro / Presidente de Asofondos

Archivo Portafolio.co

OTRAS VOCES

"La paz será una gran oportunidad para ir a más partes con productos, emprendimiento y programas de responsabilidad social”, Grant Harries, Bavaria.

"Es una gran noticia que nos permite encarar el futuro con más optimismo y la certeza de que vamos a construir un futuro mejor para los colombianos”, Óscar Cabrera, BBVA.

"Con más de 20.000 desmovilizados, habrá un camino importante para ofrecerles calidad de vida, oportunidades y participación”, Juan Camilo Chaves, Sodexo.

"Hay que conocer los acuerdos, y de esa manera el país podrá decidir so-
bre las consecuencias de votar sí o no (en el plebiscito)”,  Carlos Alberto Estefan, gerente de Analac.

“El sector minero energético ha sido muy afectado por el conflicto. Las acciones terroristas han impactado de forma negativa la productividad y han puesto en riesgo los recursos con los que se financian los programas educativos, de infraestructura e inclusión social. Con la paz, aquellos territorios en conflicto y de difícil acceso serán lugares en donde los proyectos de hidrocarburos, minería y energía serán una realidad”, Germán Arce Zapata, Ministro de Minas y Energía.

“El fin de la negociación del Gobierno con las Farc es una excelente noticia para el país luego de cuatro años de trabajo en procura de un acuerdo que permita poner fin a la confrontación armada entre ese grupo y el Estado. El acuerdo definitivo, cuyo texto el país espera conocer, debe beneficiar en especial a las regiones históricamente más golpeadas por la violencia, y que coinciden en gran medida con zonas donde opera la industria petrolera”, Francisco José Lloreda Mera, Presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo.

“El anuncio es muy importante para el futuro del país. El posconflicto será un escenario de varios desafíos que como Nación debemos enfrentar, para lograr que la transición hacía la convivencia y reconciliación de los colombianos sea una oportunidad, para generar progreso y eliminar actividades ilegales en el territorio como la minería criminal”, Santiago Ángel Urdinola, Presidente de la Asociación Colombiana de Minería.