Salario mínimo para el 2018 no superaría los 781.242 pesos

Antes de suspenderse la mesa de concertación, el Gobierno planteó la posibilidad de mantener la negociación, siempre y cuando se lograra llegar a un rango de ajuste de entre 5,3 y 5,9 por ciento.

Salario mínimo

Archivo Portafolio

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
diciembre 29 de 2017 - 03:40 p.m.
2017-12-29

Algo más de cuatro horas duró, el jueves, la última reunión de concertación para lograr un acuerdo del salario mínimo hasta que la mesa se rompió.

Por esto, el escenario más factible ahora es que el Gobierno decrete unilateralmente el ajuste de la remuneración mensual que reciben aproximadamente 1,7 millones de colombianos.

EL TIEMPO pudo establecer que la última carta presentada por el Ejecutivo —antes de romperse las negociaciones— fue por parte del Ministerio de Hacienda, que, junto con el de Trabajo, planteó la posibilidad de salvar la negociación, siempre y cuando se lograra llegar a un rango de ajuste de entre 5,3 y 5,9 por ciento.

En este orden de ideas, fuentes cercanas al Mintrabajo y a las centrales obreras aseguraron que las apuestas del Gobierno para el ajuste estarían entre dichas cifras. Así las cosas, el alza sería de entre 39.099 y 43.500 pesos, con lo cual el salario mínimo mensual quedaría entre 776.816 y 781.217 pesos.

Desde la CGT aseguraron que “es posible pensar que esta cifra sea la correcta debido, según el Viceministerio de Hacienda y el Ministerio de Trabajo, a la posibilidad de salvar la negociación si se llegaba a uno de estos números”. Este planteamiento lo confirmó una fuente cercana al Mintrabajo, la cual indicó que si bien no se ha hablado puntualmente, “seguro las cuentas presentadas darían un ajuste que esté en ese rango”.

DISCUSIONES POR WHATSAPP

Las partes no lograron acercar sus posiciones, que de un lado llegaron a 5,1 por ciento (empresarios); del otro, a 7 por ciento (la Confederación General de Trabajadores –CGT–) y uno último hasta el 9 por ciento (la Central Unitaria de Trabajadores –CUT–).
No obstante, los diálogos continuarán hasta última hora, vía teléfono y WhatsApp, sobre lo cual la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, afirmó: “Estamos en unas cifras cercanas; el Gobierno tiene la responsabilidad de lograr un acuerdo, pero, de igual forma, también tenemos una responsabilidad adicional de tener en cuenta las cifras de la economía nacional y de proteger la empleabilidad”.

Sobre esto, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, destacó el hecho de que se mantenga la posibilidad de buscar un acuerdo mediante conversaciones telefónicas. Sin embargo, considera lejana la posibilidad de un punto de encuentro. “A pesar de esto, veo difícil llegar a un acuerdo, pues los empresarios no podemos llegar ni siquiera al 6 por ciento de incremento salarial”, indicó el líder gremial.

Asimismo, desde las centrales obreras aseguraron que ven muy remota la posibilidad de que se logre un consenso. Fabio Arias, secretario general de la CUT, indicó: “Ya es poco probable que se logre en un día lo que no hicimos en un mes, sobre todo porque el Gobierno no se quiso pronunciar en ningún momento y adoptó una posición tibia”.

En esto coincidió Fenalco, que reiteró que el Ejecutivo no participó activamente en las negociaciones, ni dio un panorama posible sobre cuál sería su cifra por decretar, aunque ambas partes se lo solicitaron.

Al respecto, la jefe de la cartera laboral explicó que “el Gobierno Nacional media para intentar buscar una fórmula que no afecte la economía o el empleo, que les ayude a los trabajadores, que les ayude a todas las partes; ese es nuestro gran propósito, estamos haciendo la tarea exacta que nos toca en esta comisión y entendemos perfectamente las posiciones, tanto de las organizaciones sindicales como la de los gremios de la producción”.

Las apuestas están entonces en que el presidente Juan Manuel Santos firme el decreto de ajuste entre este viernes y el sábado (último plazo para que se expida), el cual empezaría a regir a partir del primer de enero próximo.


Sebastián Londoño Vélez
ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido