Para una mejor experiencia active el soporte javascript de su celular. Como hacerlo?

Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Viernes 19 de Diciembre 2014

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Salud laboral, hábito de 365 días al año

Octubre 30 de 2012 - 5:55 pm



Es fundamental protegerse y evitar el desarrollo de una posible enfermedad.

‘Estilo de vida y trabajo saludable’ es el concepto que todos los operarios, empleados o independientes, deberán llevar a su puesto de trabajo todos los días.

No importa si se desempeña en una oficina o repartiendo correspondencia.

Este criterio, con el paso del tiempo, le ayudará a que su vida laboral sea más productiva.

Además, le evitará incapacidades y, en el peor de los casos, una enfermedad que lo imposibilite de por vida.

En Colombia, los más de ocho millones de personas que están contratadas por alguna empresa, por lo menos en una oportunidad, se han ausentado de su puesto por culpa de algún dolor muscular. Algo similar les ha ocurrido a los más de seis millones que son independientes, según datos de la Cámara Técnica de Riesgos Profesionales de Fasecolda.

Desde el año 2000, el entonces Ministerio de Protección Social, a través del Sistema General de Riesgos Profesionales le hizo un seguimiento a la llamada ‘enfermedad profesional’ y desde ese momento, los desórdenes musculoesqueléticos son la primera causa de morbilidad profesional.

Prácticamente ese fue el origen de las llamadas Guías de Atención Basadas en la Evidencia (Gatiso), del Ministerio de Salud y Protección Social, en donde el síndrome del túnel carpiano, seguido del dolor lumbar, los trastornos disco intervertebral, manguito rotador, epicondilitis, eran y siguen siendo las patologías que más incapacitan a la gente.

Por eso, hoy se habla de ‘predecir’ en tres frentes: lo que va a pasar, pero tratar de evitarlo; llevar a una situación que ojalá nunca ocurra o, si no se puede evitar, demorar ese momento.

Es lo que los expertos internacionales llaman Seguridad Basada en el Comportamiento (SBC).

Otro concepto es el de ‘ergonomía preventiva’ para que se tome conciencia de que nadie está exento.

En Colombia, cada vez más las empresas incluyen análisis e intervenciones asociadas a la ergonomía y en otros casos son planteados desde el área de salud ocupacional.

“Cada vez más las compañías lo incluyen como parte de las estrategias”, explicó Luz Mercedes Sáenz, diseñadora industrial especialista en ergonomía, investigadora de la Universidad Pontificia Bolivariana y secretaria de la Sociedad Colombiana de Ergonomía.

Para Santiago Puerta, asesor y profesional en salud ocupacional de Sura ARP, cada persona, así como proyecta su vida profesional debe incluir este ítem como una clave para lograr su meta.

Parte del éxito está en las ‘pausas activas’, en las cuales, por 8 o 10 minutos, la persona trabaja su cuerpo para evitar las enfermedades profesionales.

La experiencia internacional muestra que implementar un proceso de Seguridad Basada en Comportamiento (SBC) disminuye entre el 30 y el 35 por ciento la accidentalidad en las empresas en el primer año y logra mejoras en el número de accidentes año tras año.

“Es algo similar a lo que hacen los padres con los hijos cuando buscan que aprendan a hacer lo correcto, no por evitar el castigo sino por convicción”, explicó Christopher Stubenberg, experto en SBC enfocado a seguridad para Latinoamérica y quien dictó algunas conferencias, invitado por el CCS.

OTRAS RECOMENDACIONES IMPORTANTES PARA ANALIZAR

Para Claudia Romero, especialista en Salud Ocupacional de DHL Express, así como se realizan las pausas activas, se debe implementar un sistema de vigilancia epidemiológico sobre desorden musculo esquelético, capacitaciones de ergonomía, recomendaciones al personal acerca del levantamiento de cargas y estudios de puestos de trabajo.

“Con el sistema de vigilancia epidemiológico se identifican patologías que se puedan desarrollar en los puestos de trabajo para hacer seguimiento”. Pero esas no son las únicas tareas para tener empleados con estilo de vida y trabajo saludable.

También es vital realizar las jornadas de exámenes oculares, dar la facilidad para comprar los lentes a quienes los necesitan y vigilar los buenos hábitos de quienes trabajan al frente de los equipos que produzcan rayos que puedan afectar los ojos.

También planear mediciones sonométricas para conocer los niveles de ruido y dotar a la persona de elementos protectores.

PASOS PARA DECIRLE NO AL ESTRÉS

Respirar bien, organizar el tiempo, tomar pausas activas de descanso y pensar en sí mismo son claves.

Decirle no al estrés laboral no es ni tan sencillo ni tan simple como la gente cree, pero sí se puede… Se logra de manera gradual, con cambios de hábitos y adoptando una nueva cultura.

Lo importante es darse cuenta que está afectando el rendimiento laboral y que incide también en la relación de pareja, con los hijos y predispone a profundas depresiones y a muchas enfermedades.

“Hay que ponerles atención a las alarmas que el cuerpo enciende; puede ser leve dolor de cabeza, un malestar estomacal o la tensión muscular, que están avisado que algo no está bien”, explicó el psicólogo Hugo Morales.

Para comenzar la tarea, hay que aprender a respirar bien. Sin darse cuenta, las personas varían su respiración y comienzan a presentar problemas orgánicos o físicos.

Después, hay que mirar el escritorio.

“Esto ayuda a despejar la mente y comenzar de cero, sin cargas”, agrega el psiquiatra José Posada Villa.

Para los investigadores de la organización Blonnfield SF, Baan B y Stemer B, en esos lugares, aunque no parecen sucios, los gérmenes se reproducen hasta siete veces más rápido.

El peligro aumenta cuando dos o más personas comparten ese mismo escritorio.

“Además, hoy se pueden montar plataformas de trabajo saludables con higienistas y material de comunicación para que se generen hábitos saludables”, explicó Juan Pablo Mejía, gerente de Mercadeo Salud y Bienestar Kimberly-Clark Profesional.

Definitivamente, estructurar el día es el primer paso.

Puede ser anotando lo que debe realizar e ir tachándolo cuando ya se haya cumplido.

Lo que menos nos gusta hacer es mejor realizarlo más pronto para desarrollar las otras faenas con más alegría y optimismo.

“Se trata de recargar el cuerpo para seguir con la jornada. La gente debe dedicarse un tiempo a sí mismo, por medio de las pausas activas en el trabajo”, acotó Morales.

Hay que recordar que después de un tiempo estos hábitos le ayudarán para un excelente desempeño en la empresa.

Si usted quiere comentar este artículo por favor

Todos los comentarios en Portafolio.co son hechos por personas registradas y plenamente identificadas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

  • Otras Versiones

Publicidad

Publicidad

Publicidad