Saludcoop pagaría al 60% de sus acreedores en el 2016

Los 16.234 afiliados y trabajadores a los que les deben incapacidades y licencias de maternidad tendrán prioridad por respeto a su ‘mínimo vital’.

La Supersociedades ordena ajustes en Saludcoop.

Se nombrará una junta, con la que los acreedores vigilarán los trámites de liquidación.

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
septiembre 15 de 2016 - 09:33 p.m.
2016-09-15

Antes de que termine este año, la EPS Saludcoop en Liquidación les pagaría a 16.234 afiliados a los cuales les adeuda dinero por concepto de prestaciones económicas (incapacidades y licencias).

Este número, corresponde aproximadamente al 60% de los acreedores de la que fuera la mayor EPS del país, si bien en monto solo suman cerca de 70.000 millones de pesos.

Fuentes cercanas al proceso mediante el cual la empresa está resolviendo sus cuentas para desaparecer confirmaron que el adelanto de este reconocimiento, incluso antes de que se termine la gradación y calificación de las acreencias, se hará atendiendo a que para esas personas el dinero que reclaman hace parte de su “mínimo vital”, un principio que goza de protección constitucional como derecho fundamental.

El dinero saldrá tanto de cuentas por cobrar al Fosyga que ya han sido aceptadas como de la recuperación de cartera. Por ejemplo, el equipo liquidador, que encabeza Ángela María Echeverri, acaba de descubrir un paquete de títulos en el Banco Agrario por 5.600 millones de pesos que no habían sido incluidos dentro de los activos de la entidad.

También, reclamarán la participación en varias cooperativas que cuentan con bienes importantes (Además: El tamaño importa).

Adicionalmente, ya le confirmaron que hacia mediados de octubre le pagarán la participación que tiene Saludcoop en la llamada Ciudadela de la Salud, en el norte de Bogotá, y que será asumida al parecer por la aparición de un socio capitalista dentro del proyecto. Por esa vía su intención es que le ingresen alrededor de 30.000 millones de pesos.

Así mismo, para el mes entrante programan sacar a la venta las tres torres del complejo Paralelo 108, ubicado en la calle 108 con autopista, en la capital de la república, cuyo valor estimado ronda los 128.000 millones de pesos.

Este sería el primer bien de Saludcoop que salga a la venta. La enajenación se haría por subasta, con el fin de asegurar transparencia y que se le entregue al mejor postor.

TRES MESES CRUCIALES

“Si nos alcanza, incluso con eso podríamos pensar en guardar algo para comenzar a pagar parte de las acreencias de las IPS”, aseguró la fuente.

En la actualidad hay alrededor de 2.400 IPS con cuentas por cobrar a Saludcoop que equivalen a cerca del 44% del total de las pretensiones.

En ese caso, el dinero entraría a una fiducia y tan pronto se realice la valoración y gradación de las deudas, podrá comenzar a trasladarse a las IPS, lo cual le daría un alivio al sistema de salud.

Los tres meses y medio que faltan para que culmine el 2016 serían cruciales en el trámite de liquidación.

Se prevé que la valoración de los bienes estratégicos, entre los cuales están las participaciones en la EPS Cafesalud, la cadena de farmacias Cruz Blanca, Epsifarma y Heon Health On Line, culmine antes de cierre de año por parte de la banca de inversión internacional MBA Lazard. En ese lapso, igualmente se sabrá cuáles son las acreencias a reconocer y su orden de prioridad, de acuerdo con los activos disponibles.

Ya la firma Evaluarte SAS hizo el avalúo de 79 bienes ‘no estratégicos’, incluidas 16 clínicas, y entregó su respectivo informe a finales de julio pasado. Sin embargo, este aún no está en firme, debido a que lo objetó una persona que actuó en representación de una empresa del sector que estaría interesada en la compra y consideró que tres de los centros hospitalarios están sobrevalorados. Por tanto, la empresa avaluadora deberá explicar el procedimiento que llevó a cabo para obtener el resultado que presentó y anexar los soportes.

DEPURACIÓN DE CONTRATOS

La liquidación de Saludcoop ha negociado la terminación anticipada de alrededor de 30 de 42 contratos en los cuales consideró que se estaba incurriendo en gastos innecesarios. Esto habría generado hasta ahora un ahorro cercano a los 7.000 millones de pesos por cuenta de lo que no se pagó por los porcentajes que faltaba ejecutar.

Los demás contratos, de acuerdo con fuentes conocedoras del proceso, no se pudieron rescindir por impedimentos legales (Lea también: El poder subido en la cabeza).

Hay que recordar que el anterior liquidador, Luis Leguizamón renunció a mediados de junio, tras el escándalo por, supuestamente nombrar a familiares y allegados en cargos importantes, y por la concentración de contratos. También, estuvo en el ojo del huracán por altas erogaciones por escoltas, carros blindados y otros lujos aparentemente excesivos.