Servidores virtuales, punto de partida para una eficiente transformación digital de las empresas

La adopción de nuevas herramientas tecnológicas les permite a compañías de todos los tamaños afrontar las oportunidades del mercado.

Final servidores virtuales

Los servidores virtuales reducen, entre otros costos, hasta un 75 por ciento de los recursos destinados a energía eléctrica y permiten recuperar hasta un 50 por ciento del espacio físico.

123RF

Economía
POR:
Portafolio
mayo 26 de 2017 - 05:40 p.m.
2017-05-26

Adaptarse rápidamente a los diferentes cambios tecnológicos a los que está expuesta cualquier industria dentro de los actuales mercados, se ha convertido en uno de los principales retos de las empresas que buscan alcanzar un mayor nivel de competitividad.

Su impacto es tan fuerte que el estudio de Digital Vortex ‘Cómo la disrupción digital redefinen las industrias’ (How Digital Disruption Is Redefining Industries) sostiene que en los próximos años, la transformación digital desplazará a cerca del 40 por ciento de las empresas que no logren apropiarse de estas herramientas.

De acuerdo con los expertos, uno de los puntos de partida para alcanzar una eficiente transformación digital es empezar a usar las diferentes soluciones que se encuentran en la Nube, entre estas, los servidores virtuales.

El almacenamiento de la información crítica y de las diferentes aplicaciones que se requieren para el correcto desarrollo del negocio es una de las grandes preocupaciones de todas las empresas, inquietud que se resuelve acudiendo a los servidores, una serie de equipos de cómputo de alto tráfico, disponibles 24/7 y que se convierten en el cerebro de las diversas operaciones de las compañías.

Pero su implementación exige de altas inversiones, no solo en lo que respecta a la adquisición del equipo, sino también en los sistemas que permiten su operación, como el aire acondicionado, la parte eléctrica y la adaptación del espacio físico o centro de cómputo destinado dentro de la empresa para su instalación, entre otros costos.

“Cuando una organización decide comprar un servidor físico debe considerar todo este ambiente y no solo la máquina. Esta es una de las razones por las cuales los servidores Cloud o virtuales se han vuelto relevantes, ya que se trata de máquinas alojadas en un centro de cómputo al que la empresa accede remotamente con la seguridad de que cuenta con la misma capacidad que le ofrece uno físico, pero con importantes ahorros, por ejemplo, en el montaje de ese ecosistema”, afirma Robert Ramírez, líder de producto de las soluciones de Cloud de Claro. 

Los servidores virtuales reducen, entre otros costos, hasta un 75 % de los recursos destinados a energía eléctrica y permiten recuperar hasta un 50 % del espacio físico.

COMPARTIR EN TWITTER

Ese tipo de desembolsos han hecho, en parte, que solo las compañías con un importante músculo financiero puedan acceder a estas implementaciones. Las medianas o pequeñas que pueden adquirir estas máquinas acuden a espacios pequeños para su instalación, con aires acondicionados básicos y un ecosistema ajustado.

Sin embargo, en la medida en que las pymes crecen o se vuelven más dependientes de la tecnología, esos servidores físicos pueden quedar obsoletos y dejar de responder a las necesidades reales y crecientes de estas organizaciones.

“La ventaja de contar con un servidor Cloud es que todo ese desgaste operativo, tanto técnico como administrativo, se delega en el proveedor de un centro de cómputo robusto y con respaldo”, afirma Ramírez.

VENTAJAS EN LA NUBE
Esto representa un alivio para la economía de las empresas, especialmente las pymes, al reducirse los costos derivados de toda la estructura física y operativa que exigen los servidores físicos.

Otra ventaja que ofrecen los servidores Cloud es que el espacio físico destinado al servidor puede ser aprovechado para expandir los lugares de trabajo, instalar una bodega o habilitarlo de manera más natural para el negocio.

Una tercera es que, en la medida en que las organizaciones, cualquiera que sea su tamaño, adopten soluciones en la Nube, estarán mejor preparadas para afrontar en igualdad de condiciones la competencia local y la que sigue llegando del exterior.
Incluso, su inserción a los mercados globales será mucho más fácil.

“Es claro que el gran grueso de las empresas del país pertenece al sector pyme. Si estas empresas se pasan a la Nube estarán a la vanguardia en sus sectores de mercado y podrán ofrecer sus servicios de mejor manera y con mayores niveles de eficiencia”, dice Robert Ramírez.

Por eso, para empresarios y emprendedores colombianos la buena noticia (otra más) es que las soluciones basadas en Cloud, como los servidores virtuales, son para todos. Lo que significa que los desarrollos que antes estaban restringidos a las grandes empresas, hoy se encuentran disponibles a precios asequibles, con costos mensuales desde los 80 o 90 mil pesos, hasta los 4 o 5 millones, y planes de pago por horas de acuerdo con las necesidades de las organizaciones y los emprendimientos que los requieren.

FÁCIL ACCESO PARA EL CRECIMIENTO
Todas estas ventajas han hecho que sea común en las organizaciones de gran envergadura establecer ambientes híbridos, es decir, contar en paralelo con servidores físicos y virtuales para que, cuando los primeros se queden obsoletos o dejen de cumplir con las exigencias de la empresa, sea más fácil hacer la migración de información y aplicaciones a la Nube.

En principio, y para contar con un servidor virtual, las empresas solo deben analizar la oferta de los operadores y adquirir la que más se ajuste a su negocio. El acceso se efectúa mediante una buena conexión a Internet desde un computador de escritorio o un dispositivo móvil.

Sin embargo, el líder de producto de las soluciones de Cloud de Claro recomienda que, antes de adquirir estos servicios, las compañías definan si realmente necesitan o no de un servidor.

“Hoy, los servidores se priorizan con base en el uso de la tecnología y las necesidades de la empresa, y no por el número de sus empleados. La decisión de contar con un servidor Cloud debe tomarse en términos de utilidad y de beneficios”, aclara Ramírez.