¿Sirvió el impuesto al tabaco para reducir el contrabando?

Las empresas y el Minhacienda difieren en la verdadera utilidad del tributo, tanto en la reducción del mercado ilegal como en los índices de salud.

Cigarrillos

Lo que hicieron fue sembrar la caída del recaudo a futuro, con el aumento del impuesto a los cigarrillos, que en dos años subió 200%.

Archivo particular. 

POR:
Portafolio
mayo 02 de 2018 - 09:44 p.m.
2018-05-02

El efecto positivo del aumento de impuestos a los cigarrillos, esperado tras la reforma tributaria del 2016, tiene divididos al Ministerio de Hacienda y las tabacaleras.

Tanto en materia de reducción del contrabando como de mejoras en los indicadores de salud pública, el sector público y el privado presentan informes que están lejos de coincidir.

(Lea: Impuestos a las gaseosas y al alcohol benefician la salud pública

Por un lado, está el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien hace una semanas aseguró en un foro de la Universidad del Rosario que “el Gobierno hizo lo correcto: triplicar los impuestos al cigarrillo, que pasaron de $700 a $2.100, redujeron el consumo y al mismo tiempo se están recaudando más ingresos”.

(Lea: ‘Aumentar el impuesto al tabaco es el camino a seguir’

De hecho, agregó que el recaudo superaría el billón de pesos este año, cuando antes la cifra llegaba a $500.000 millones, pero también increpó a quienes argumentan que la subida de los tributos iba a generar un incremento del contrabando.

RIFIRRAFE

“El argumento de que iba a subir el contrabando también quedó desvirtuado en este foro, en donde se presentó que no ha aumentado y, en cambio, ha caído; es decir, tomamos la decisión correcta”. E incluso se aventuró a decir que también deberían incluirse tributos a los cigarrillos electrónicos.

No obstante, desde la industria y las tabacaleras le salieron al paso a estas declaraciones. Humberto Mora, vicepresidente de Coltabaco, indicó que dichas declaraciones fueron inoportunas. “El Ministro dijo que el recaudo iba a pasar a más de $1 billón, pero lo que en realidad sucederá es que, a largo plazo, esta cifra tenderá a caer, porque es insostenible que haya una duplicación del recaudo cuando el contrabando ha alcanzado un 18% de penetración”, dijo.

Asimismo, señaló que el informe de la Fundación Anáas, que fue en el que se basó Cárdenas para intervenir en dicho foro, sale de un estudio sesgado, y no incluye el panorama de departamentos periféricos, donde más se ve este flagelo.

“Los ministros de Salud y Hacienda presentaron, en su momento, este aumento como una medida de salud pública, pero lo que se observa es que se ha desestimulado el consumo legal, el cual se sustituyó por productos ilegales”, añadió Mora.

Y agregó que, entre el 2017 y el 2018, la contracción del sector tabacalero legal será de 22% por año, lo que –en su concepto– da a entender que no se logró el objetivo de salud pública, “porque los fumadores siguieron consumiendo, pero ahora productos de contrabando”, en donde también tuvieron buena participación los jóvenes, tal y como se observa en un reporte de la Andi.

El vicepresidente de Coltabaco también aseguró que el aumento del cobro no será sostenible a largo plazo. “Lo que hicieron fue sembrar la caída a futuro del recaudo, porque en los dos primeros años solo ha subido 24%, aun cuando la tarifa se aumentó 200%”, concluyó.

Siga bajando para encontrar más contenido