Sistema de apoyo socialista de América Latina se está desmoronando

El colapso económico va a quebrantar el eje Cuba-Venezuela-Nicaragua.

Nicaragua

Las protestas en Nicaragua se han cobrado ya más de un centenar de víctimas, mientras que la situación parece lejos de terminarse.

Reuters

POR:
Portafolio
junio 15 de 2018 - 08:15 p.m.
2018-06-15

El mes pasado se estrelló un vuelo nacional en Cuba, dejando a más de 100 pasajeros muertos. El día siguiente, el presidente Nicolás Maduro celebró elecciones simuladas para sellar su control sobre Venezuela, un país del que miles de ciudadanos huyen todos los días. En Nicaragua 10 días después, murieron 19 personas después de que varios hombres armados abrieron fuego en una marcha del Día de la Madre contra el presidente Daniel Ortega.

(Lea: Viva Francia, el socialismo ha muerto)

Además del número de muertes, Venezuela, Cuba y Nicaragua tienen mucho en común como miembros de un proyecto difuso que Hugo Chávez llamó ‘socialismo del siglo XXI’.

Durante muchos años se brindaron apoyo mutuo y aprendieron de los sistemas de control social de los demás. A través del soborno de los tribunales y autoridades electorales, la destrucción de la oposición y la conversión de los partidos nacionales en feudos personales, convirtieron a sus países en dictaduras elegidas. Eso los mantuvo en el poder, pero no hizo nada por sus economías, que ahora se están desmoronando, tal vez de manera decisiva.

(Lea: Socialismo erótico

Eso es especialmente cierto en Venezuela. Los asesores cubanos empleados por Maduro para mantener el control político no tienen experiencia económica, especialmente en un país tan corrupto. A pesar de tener las reservas de energía más grandes del mundo, Venezuela está sacudida por la hiperinflación, la escasez y el incumplimiento.

(Lea: Venezuela compraría crudo para procesarlo y poder cumplir contratos

La producción de petróleo ha colapsado a un mínimo de 33 años. Esto ha mermado el suministro de petróleo que Caracas alguna vez vendió para alimentar a su población, y los fondos que utilizó para comprar apoyo regional, incluyendo de Cuba y Nicaragua.

La economía de Cuba también está contra las cuerdas. Una reversión parcial por parte de Donald Trump de la distensión iniciada por su predecesor ha amortiguado el interés de los inversores extranjeros y ha frenado el turismo. Pero la incapacidad de Venezuela para abastecer a La Habana con petróleo ha dolido más.

Para ayudar a su aliado más cercano, Caracas gastó US$440 millones en reservas extranjeras para comprar crudo en los mercados internacionales y enviárselo a La Habana bajo condiciones favorables. Pero eso no revertirá los años de ruina económica: el avión que se estrelló trágicamente era un viejo Boeing 737 arrendado, porque gran parte de la flota de Cuba está en tierra por falta de repuestos.

La economía de Nicaragua está en mejor estado, aunque, irónicamente, eso puede hacer que Ortega sea el más débil de los tres.

En lugar de nacionalizar los negocios, Ortega, de 72 años, dejó al sector privado en paz, siempre y cuando se mantuviera alejado de la política. Implementó un acuerdo comercial con EE. UU., que atrajo inversiones y convirtió a Nicaragua en un exportador de textiles de bajo costo. También compró miles de millones de dólares de petróleo subsidiado de Venezuela, que luego devolvió los fondos como préstamos canalizados a través de un banco propiedad del partido gobernante.

Pero Venezuela ya no puede proporcionar petróleo barato, por lo que Ortega no puede comprar la misma ayuda doméstica que antes. Desde el 18 de abril, cuando las protestas contra el presidente estallaron por primera vez, las empresas privadas también se han unido en contra de él. “Nicaragua necesita que este presidente se retire de su cargo tan pronto como sea posible”, dijo José Adán Aguerri, director de la principal cámara de comercio.

Aunque Ortega encabeza la policía y las fuerzas armadas, el ejército se ha mantenido neutral y podría desempeñar un papel central en la transición. Está menos controlado por la administración que el ejército venezolano y es más independiente que el ejército cubano, donde la revolución está profundamente institucionalizada.

“El ejército de Nicaragua es, en muchos sentidos, totalmente opuesto al de Venezuela”, explica Evan Ellis, profesor de estudios latinoamericanos en el US Army War College. “Comenzó como una fuerza revolucionaria y gradualmente se ha vuelto más institucionalizado y profesional. El ejército venezolano fue una vez profesional e institucionalizado, pero desde entonces se ha corrompido”.

El cambio tal vez no suceda pronto. Después de todo, las dictaduras del Caribe son históricamente duraderas. El régimen cubano ha perdurado durante casi 60 años, el de Venezuela lleva 19 años, y el último período de Ortega es de 11 años. Pero la condena internacional está creciendo, especialmente en Venezuela, que está siendo investigada por La Haya por posibles crímenes de lesa humanidad.

El único rayo de luz en esta situación es que ha suscitado algo cada vez más raro en el hemisferio: un tema en el que gran parte de la región y EE. UU. comparten una causa común.

John Paul Rathbone

Siga bajando para encontrar más contenido