Suben el porcentaje del etanol para la gasolina

Los temas medioambientales y los altos inventarios que obligaron al cierre temporal de varias destilerías presionaron la decisión.

Etanol

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
febrero 27 de 2018 - 08:51 p.m.
2018-02-27

El Ministerio de Minas y Energía incrementó la mezcla de etanol para las gasolinas que se venden en Colombia, que pasará del 8 al 10 por ciento.

(Lea: En Bogotá el precio de la gasolina bajará $3 y el del ACPM subirá $39 en marzo)

Así las cosas, el Gobierno les puso freno de mano a dos crisis que estallaron esta semana: la ambiental, por los altos grados de contaminación en ciudades como Medellín y Bogotá, y la del sector de los biocombustibles. Esta última, por la parálisis de las destilerías de producción de etanol del ingenio Incauca, el pasado lunes, así como la del ingenio Riopaila–Castilla, debido a que superó su capacidad instalada de almacenamiento. De no tomarse rápidamente la decisión, una tercera podría pararse en los próximos días ante la baja demanda del biocombustible.

(Lea: El consumo total en Colombia creció 2,2% en 2017)

Las destilerías que se encuentran fuera de operación representan el 61 por ciento de la capacidad productiva del valle geográfico del río Cauca y el 47 por ciento de la del país, incluida la planta de Bioenergy, de Ecopetrol. Además, se sabe de la parálisis temporal, por razones de mantenimiento, de otras plantas de producción de los ingenios.

(Lea: ‘Nuestro objetivo es el negocio de lubricantes’)

Entre otras razones, para que se haya presentado esta situación de crisis se cuentan las altas importaciones del biocombustible desde los Estados Unidos, que sumaron más de 17 millones de galones en el 2017, frente a una producción local de 89 millones galones por parte de las siete destilerías del país; es decir que se importa el 19 por ciento de lo que se produce.

Lo más preocupante para los agroindustriales es que esas importaciones quedaron libres desde el primero de mayo del año pasado con la resolución 41053, teniendo en cuenta que en los años anteriores se reportaron problemas de suministro de etanol a la cadena de distribución para cumplir con la mezcla. Hasta ese día estuvo vigente una norma que las permitía, siempre y cuando hubiera déficit en la producción nacional.

También se tienen en cuenta los altos inventarios de las destilerías, cuya capacidad de almacenamiento está casi al tope, en la medida que las órdenes de compra no llegan, o cada vez son de menor cuantía.

Hoy, las tres destilerías paralizadas cuentan con un inventario de etanol superior a los 7,13 millones de galones, que corresponde a un 82 por ciento de la capacidad total de almacenamiento. Para el caso de Incauca y Riopaila-Castilla, las dos más grandes del Valle, ya coparon su capacidad, mientras que la de Mayagüez tiene utilizado 98 por ciento de sus tanques.

Por otra parte, están las presiones medioambientales que se han manifestado de forma evidente (con altos indicadores de bruma) en ciudades como Bogotá y Medellín. En esta última se puso en marcha un ‘pico y placa’ ambiental.

El incremento en la mezcla no tiene impacto negativo en el precio para el consumidor, ya que, de acuerdo con las condiciones de los mercados, el alcohol carburante muestra una tendencia a la baja, lo que permitiría una reducción cercana a los siete pesos por galón.

Siga bajando para encontrar más contenido