Subir el mínimo más de 4,5% pone en riesgo el empleo: Anif | Economía | Portafolio

Subir el mínimo más de 4,5% pone en riesgo el empleo: Anif

Por esta razón, la institución considera que para el 2018, el incremento salarial debe ser de $42.200.

Salario mínimo

Con el incremento que plantea la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), el salario mínimo del próximo año sería de $779.900.

Jorge Torres

POR:
Portafolio
septiembre 19 de 2017 - 10:16 p.m.
2017-09-19

Para la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) el incremento del salario mínimo legal para el 2018, no debería exceder el 4,5%, porque considera que superar esta cifra podría poner en riesgo la buena generación de empleo que se ha tenido este año, debido a las rigideces estructurales del mercado laboral nacional.

(Lea: Evite demandas millonarias por no estar al día con su empleado doméstico)

Explica la institución que el 4,5% que propone sale de sumar el 4,2% que está esperando como inflación al cierre del 2017, con el 0,3% que daría la productividad laboral durante este año. Así las cosas el aumento del salario mínimo sería de $42.200 en el próximo año, con lo cual quedaría ubicado en $779.900.

(Lea: 51% de los pensionados en Colpensiones recibe un salario mínimo)

Así mismo, el centro de investigación, tiene identificados los escollos que deberá afrontar el próximo Gobierno (2018-2022) para solucionar la inflexibilidad laboral del sistema colombiano.

Entre los aspectos que Anif considera que se deben corregir están: los elevados costos no salariales, los cuales bordean el 50% aun después de la reducción de 13,5 puntos porcentuales, ordenada por la Ley 1607 de 2012; y ii) los elevados costos de despido que enfrentan las firmas (representando casi 60 semanas de salario para trabajadores con más de 20 años de antigüedad; para el caso de 5 salarios mínimos, este sobrecosto se eleva a $50 millones por trabajador).

Señala la entidad que otro elemento de presión sobre el salario mínimo proviene de las dádivas otorgadas a los maestros y a los servidores públicos, al “calor” de los recurrentes paros de 2016-2017.

“Recordemos que allí se acordaron: i) alzas acumuladas hasta del 12% real en los salarios de los maestros, más bonificaciones escalonadas del 6%-15% en 2018-2020 (además de mejoras en los gastos de salud y abriéndose el peligroso expediente de entrar a negociar el Sistema General de Participaciones); y ii) nivelación salarial a cerca de 1,2 millones de servidores públicos, con un aumento retroactivo del 6,75% en 2017 y ajuste salarial del 1% real en 2018”, sostuvo Anif en su documento.

De otra parte, señaló la institución que una buena razón para que el Gobierno se “aconducte” en el reajuste del mínimo tiene que ver con el Decreto 36 de 2015, a través del cual se estableció un mecanismo de cobertura presupuestal en los casos en que el “deslizamiento” del SML supere el 1% real anual el criterio de la “fórmula universal”.

En síntesis, sostiene Anif que la coyuntura de 2017-2018 representa un desafío en el frente laboral para Colombia, por cuenta de la desaceleración económica hacia crecimientos de solo un 2% anual (versus el potencial del 3%) y su efecto en la tasa de desempleo, llevándola hacia el 9,5% (superando la tasa Nairu del 9%).

Concluye que es crucial mantener en cintura los sobrecostos laborales y evitar que el ajuste del SML desborde las ganancias en productividad. “Solo así será posible aprovechar los TLC, que hasta el momento no muestran diversificación exportadora significativa”, dice la institución.

Advierte, además, que el Gobierno deberá afinar su pedagogía laboral en 2018 de cara al fallo del Consejo de Estado que ahora le exige “explicar y defender los cálculos” detrás de los ajustes del SML, cuando no se logre un acuerdo al interior de la comisión tripartita (Gobierno, empresarios y sindicatos).

Asegura Anif que el gran reto que enmarcará la negociación del incremento salarial del próximo año será el de seguir promoviendo la generación de empleo formal, sin que se vea afectado el poder adquisitivo de los trabajadores colombianos, en donde, de acuerdo con la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (Pila) del Ministerio de Trabajo, el 60% de los asalariados del país devengan un salario mínimo y el 80% está por debajo de los dos SML.

Y es que la negociación estará afectada por varios frentes, de un lado, la inflación, que se espera termine nuevamente por fuera del rango meta del Banco de la República, es decir entre el 2% y 4%; y de acuerdo a los analistas solo convergiendo hacia el 3,3% al cierre del próximo año, además, el ligero deterioro de la tasa de desempleo en el país que se incrementó al 9,5% durante este año, luego de haber concluido el anterior en el 9,2%, con el agravante, dice Anif, de que el desempleo urbano se ha mantenido cerca del 11%.

Finalmente, advierte la entidad que la negociación del mínimo estará marcada este año, como nunca antes, por los tintes políticos que conlleva el proceso de paz alcanzado con las Farc, lo que de acuerdo a la institución puede afectar lo que denomina formula universal, (que resulta de sumar la inflación con la productividad), en alrededor del 0,5%.

Siga bajando para encontrar más contenido