‘Sería un costoso error si no se sube la tarifa del IVA’

Juan Ricardo Ortega, exdirector de la Dian, destacó decisión del Gobierno de gravar bebidas azucaradas y combustibles. 

Juan Ricardo Ortega, exdirector de la Dian

Juan Ricardo Ortega, exdirector de la Dian.

ARCHIVO PORTAFOLIO

Economía
POR:
Portafolio
octubre 24 de 2016 - 10:44 p.m.
2016-10-24

En diálogo con Portafolio, el exdirector de la Dian Juan Ricardo Ortega se refirió a las bondades y debilidades de la reforma tributaria que presentó el Gobierno. Resaltó los avances para tener un mejor sistema.

¿Cómo le parece el proyecto?

La propuesta es sin duda estructural. El impuesto de renta de personas naturales y de personas jurídicas corrige excesos y complicaciones introducidas en el pasado. La propuesta está técnicamente bien hecha y es justa y progresiva.

(Encuentre aquí todo lo que necesita saber de la reforma)

En cuanto al IVA, solo aumenta, y se corrigen unos abusos y desequilibrios. Se continúa fortaleciendo la lucha contra la evasión y se empieza a hacer evidente ante el país que el que evade está robando a todos.

¿Ayudará el monotributo a frenar la evasión?

El tema se viene trabajando desde que estaba como ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry. Fenalco lo conocía y apoyó este trabajo. Todos coinciden en la importancia de sacar a los informales de su muy vulnerable estado actual. El crédito de usura en sus diferentes formas, el ‘gota a gota’, el ‘paga-diario’, la hipoteca y las tenebrosas oficinas de cobro desangran a los pequeños tenderos y empresarios. Y en algunas ciudades la extorsión empieza a ser preocupante.

Además, la regulación de las secretarias de salud, bomberos, Invima e ICA es excesiva y desproporcionada sobre los pequeños. Son normas absurdas que piden todo tipo de inversiones en prevención, cuando el riesgo y daño posible a generar no se compadecen con el costo que ésta implica. Algunos panaderos nos contaban que funcionarios de las secretarías de Salud les exigían $200 mil mensuales por no cerrarlos.

Los perfumeros, en las reformas anteriores, nos explicaban cómo era la Riviera la que manejaba todo, cómo las normas del Invima les garantizaba a esos poderosos ser los únicos que podían importar por la regulación absurda que se imponía; les tocaba viajar al exterior y comprarle a esos mismos poderosos el producto que luego se tenía que introducir de contrabando al país.

¿Considera que la penalización de la evasión debe aplicar a todos?

Para mí el que se debata el tema ya en serio es un valeroso e importante avance. Obviamente yo querría ver una norma más moderna, como la alemana, o australiana, o la inglesa. Quienes hacen fraude al fisco, le hacen fraude a la vida en sociedad y a los más débiles; es un crimen grave que no debería ser excarcelado.

La conducta de quienes hoy evaden no va a cambiar fácilmente, una sanción no los intimida, son muy ricos. Solo la cárcel de verdad, sin alternativas laxas como la casa por cárcel va a presionar a que cambien su comportamiento. Y va a ser muy importante el liderazgo del Fiscal, que conoce mucho de todos estos asuntos, y la pronta aplicación de la norma de forma ejemplar. Esto va a hacer que los que tienen el país de fiesta cambien.

¿No se gravaron las pensiones pese a las recomendaciones?

Sin duda, se deben gravar las pensiones, pero el Congreso no pasa esa norma. Con el ministro Junguito la logramos aprobar en Cámara, nuestro modelo era muy serio y justo. Poderosos del Senado dijeron claramente que si eso iba no había reforma. El Gobierno no puede darse el lujo que todo se hunda por esto.

¿Está de acuerdo con los niveles para la base gravable?

Bajó menos de lo que son las cifras en países similares. Que la gente pague algo es bueno, da sentido de lo que es y vale el Estado. En Bogotá pagan predial personas con viviendas de 10 millones de pesos, y pagan puntual.

El pago es bajito, pero es simbólico, los hace miembros de la sociedad y en retribución el alcalde Mockus llevó el agua potable a todos esos barrios. Pagar impuestos es una buena inversión. Cuando la gente no paga nada y todo se lo dan gratis, la corrupción es rampante, nadie siente que pierde algo, no es de ellos.

¿Cree que el Congreso permitirá aumentar el IVA?

A la gente le deberían explicar qué pasa si en el país no hay inversión, si las calificadoras nos vuelven a bajar la calificación. La memora es mala, pero cuando esto nos pasó a finales de los 90 y en el 2002, la tasa de interés de un bono de largo plazo en dólares llego a 11,59%. Si el país no cuida sus finanzas y vuelve por los caminos del 2000, terminaría pagando hasta 5 billones de pesos al año en mayores intereses de deuda. El gasto social se vería trágicamente reducido para pagarles a los acreedores.

¿Cuáles serían los efectos de no aprobar ese aumento del IVA?

El recaudo no va a generar ingresos suficientes y los recortes serían insoportables o la calificación del país caería. Sería un costoso error, con muchas repercusiones negativas.

¿Cómo debe ser la modernización de la Dian?

La entidad necesita depurarse de los corruptos. La ley debería permitir que quienes no pasen evaluaciones de integridad puedan ser desvinculados de forma permanente. Funcionarios con tanto poder como los de la Dian tiene que tener un estándar de valores y rendición de cuentas muy superiores a los del resto de la ciudadanía.

Hay polémica por dos impuestos nuevos: a las bebidas azucaradas y a los combustibles,

¿Qué tan convenientes son?

La diabetes y la obesidad les están costando fortunas a los sistemas de salud modernos. El mundo ya ha aprendido mucho de estos temas con la tributación del cigarrillo, con la que se ha demostrado rigurosamente que subir su precio reduce el consumo de forma exitosa.

El susto que nos meten con el cuento del contrabando es más un problema de corrupción de la Dian, la Polfa y ciertas regiones, que un problema insalvable. En la mayoría de países el impuesto es mayor que en Colombia y contra el contrabando luchan, como lo hacen contra las drogas.

La reforma debería haber sido mucho más drástica en lo penal, como está no va a ser efectiva. Y la corrupción rampante alrededor de entidades sin ánimo de lucro, universidades e iglesias debería haber sido documentada a profundidad para que el país conozca la gravedad de lo que sucede.

Estos regímenes requieren transformaciones de fondo, billones de pesos que se filtran por ahí son demasiado, en particular cuando miles de ellas contratan con el sector público.