Volatilidad del crudo descuadra las cuentas del Gobierno Nacional

Analistas afirman que estimaciones que hizo el Ejecutivo para el precio de crudo Brent (2017 y 2018) están bastante lejos de lo que piensa el mercado.

Crudo

La producción petrolera de Colombia cayó a 840.000 barriles por día en el primer trimestre del 2017, cuando en el mismo periodo del 2015 era de más de un millón.

Ecopetrol

POR:
Portafolio
julio 11 de 2017 - 09:46 p.m.
2017-07-11

El panorama para las empresas petroleras del país ante la caída en los precios del crudo registrada en las últimas semanas, nuevamente prende las alarmas en el sector de hidrocarburos, y las esperanzas con las que proyectaban la cotización del barril por encima de los US$50, incluso US$55, para una aceptable operación en el presente año, se están desvaneciendo en el horizonte.

(Lea: ¿Petroleras apoyan al gobierno venezolano al comprarle crudo?

Y aunque el sector petrolero ajustó sus costos de operación con un índice en los US$40 barril para la referencia Brent, consideran que con los precios actuales del crudo, la operación hidrocarburífera en el país podría cerrar el año sin los números esperados.

(Lea: Petroleras hacen lobby para que Trump no sancione al crudo venezolano

Pero en los cálculos de la operación, no solo hay desfase en las empresas petroleras, sino además en las cuentas del Gobierno Nacional.

(Lea: El ‘fracking’ aumentaría reservas en 3.000 millones de barriles

“Las estimaciones que se hicieron para el precio del petróleo Brent para 2017 y 2018 están bastante lejos de lo que piensa el mercado, dado que el promedio de este se encuentra -22% y -14% por debajo de lo que estimó el Gobierno”, resalta un informe de la firma Valora Inversiones.

Esta investigación fue realizada luego de que semanas atrás el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, revelara el nuevo Marco Fiscal de Mediano Plazo, en el que actualizó varias de sus estimaciones, con las cuales el Gobierno planea su presupuesto para los próximos años.

Resalta la citada investigación que las proyecciones del ejecutivo nacional “están muy lejos de la realidad, por lo cual podría tener dificultades para alcanzar los ingresos necesarios para la finalización del periodo presidencial de Juan Manuel Santos”.

Esta es, según el análisis de Valora Inversiones, una de las razones por las cuales hoy en día, tanto expertos locales como extranjeros, han llamado la atención sobre la regla fiscal, pues no ven posibleque se cumpla, lo que aumenta las probabilidades que se vea una reducción en la calificación soberana del país antes de finalizar el 2017.

EN LA MIRA DE LAS CALIFICADORAS 

El comportamiento de la operación petrolera del país también es objeto de análisis por parte de las calificadoras internacionales, las cuales revisan el grado de inversión.

Es el caso de Fitch Ratings, firma que examinó recientemente el pronóstico de crecimiento del país para 2017 a un 2% desde el 2,3%, debido a la desaceleración petrolera de Colombia.

“El crecimiento y las medidas fiscales de Colombia siguen estando en riesgo por las perspectivas para el sector de hidrocarburos. La producción petrolera de Colombia cayó a 840.000 barriles por día en el primer trimestre del 2017, cuando en el mismo período del 2015 era de más de un millón”, resalta un informe de esta firma.

A renglón seguido, el citado texto indica además que “el gobierno espera que la producción de petróleo se estabilice en 2018 y sólo caiga gradualmente. Otras caídas significativas en la operación socavarían las perspectivas generales de crecimiento, así como los ingresos petroleros”.

Sin embargo, Fitch señala que la previsión para 2018 se mantiene sin cambios en un 3,2%. “Se espera que alcance el 0,3% del PIB en 2018 y el 0,5% en 2019”, agrega.

Y también hace énfasis en que la capacidad crediticia de Colombia podría verse presionada si el crecimiento es menor de lo esperado y un mayor déficit fiscal socava los esfuerzos para estabilizar y reducir gradualmente la carga de la deuda del Gobierno.

“El marco fiscal de mediano plazo publicado recientemente por el Gobierno prevé un PIB más bajo y una reducción más lenta del déficit fiscal al 3,1% del PIB en 2018, frente al 2,7% previsto un año antes”, dice la calificadora.

Agrega que, como resultado, se espera que la deuda con el PIB se estabilice en 2018 en lugar de comenzar a caer, como se esperaba en el informe de 2016.

Precisa que los objetivos fiscales cambiados no ponen en peligro la tendencia general hacia la reducción de la carga de la deuda en el mediano plazo, pero sí ponen de relieve los riesgos de deslizamiento fiscal.

“La carga bruta de la deuda colombiana, que se sitúa por debajo del 50% del PIB, es casi 10 puntos porcentuales más alta que la mediana de ‘BBB’, afirma Fitch Ratings.

Siga bajando para encontrar más contenido