Juan Lucas Restrepo Ibiza
COLUMNISTA

El humano perfecto

Juan Lucas Restrepo Ibiza
Opinión
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
marzo 03 de 2016
2016-03-03 12:50 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Hace unos días vi una caricatura en la que unos cavernícolas le reclamaban airadamente a otro por haber inventado la rueda. Las invenciones y descubrimientos tienden a hacer eso, sacuden la sociedad, ya que cambian sus órdenes preestablecidos y tocan fibras económicas y morales.

La velocidad a la que avanza el desarrollo científico es vertiginosa. Si en el pasado asimilar las innovaciones ha sido un proceso social lento, hoy estamos llegando a un punto en el que cada vez es más difícil que se tenga la capacidad de regular las nuevas tecnologías de manera oportuna. El panorama se complica aún más en el ámbito de la biotecnología con las nuevas herramientas de edición genética, como el Crispr, y otros cuyas aplicaciones funcionan en cualquier ser vivo, incluyendo los humanos.

Un artículo del Washington Post de la semana pasada plantea una serie de preguntas
que la sociedad debe hacerse antes de que la ingeniería genética en humanos se convierta en algo convencional, y parte del hecho de que en este momento hay unos dos mil ensayos de terapias de este tipo en el mundo presionando para poder ser aprovechadas.

Buena parte de las terapias que se plantean actualmente buscan curar enfermedades en embriones humanos. Y en esto surgen preguntas como la falta de consentimiento previo del ‘paciente’, o, por qué no, evitarle a alguien que va a iniciar su vida enfermedades terribles, y cómo se podrían alterar los patrones evolutivos de la población humana a futuro al resolverle genéticamente problemas a individuos particulares.

También hay terapias que buscan disminuir la pérdida cognitiva en adultos mayores, pero que, utilizada en individuos jóvenes, podrían crear poblaciones con ciertas habilidades superiores en cuestión de meses y no de generaciones. En esto hay riesgos de profundizar las inequidades, a menos de que se trate de tecnologías que solucionen los problemas de salud que afectan a los más pobres y limitan su movilidad social.

Un gran peligro frente al uso de este nuevo conocimiento es que se regule, en términos de que cada categoría tecnológica se defina como buena o mala, aceptable o prohibida, y no se aborden más los debates desde el punto de vista de aquellas aplicaciones en las cuales los beneficios para la sociedad sean más obvios y los riesgos (que siempre los hay) mínimos.

Los más ‘sencillos’ cultivos transgénicos se tienden a regular como aceptables o no sin importar las aplicaciones particulares, sus beneficios y sus riesgos. Probablemente, sea más fácil regular una terapia genética que resuelva el dolor de cabeza, que una muy compleja que exija varios ajustes en nuestro genoma, y no decir simplemente sí o no a la ingeniería genética en humanos.

A lo mejor, en este punto se preguntará si todo esto que está sucediendo va a llevar a diseñar el humano perfecto. Por un lado, seguramente estos desarrollos sí van a mejorar muchos elementos de la calidad de vida de nuestra población, pero también es cierto que solo somos viables y resilientes a largo plazo en función de nuestra maravillosa diversidad, que hay que proteger a toda costa.

El debate apenas comienza. En agricultura, probablemente las nuevas tecnologías que introduzcan mejoras a plantas y animales, sin tener que acudir a genes de otras especies, faciliten la aceptación de las mismas frente a los transgénicos. Ya veremos.

Juan Lucas Restrepo I.
Director Ejecutivo Corpoica
@jlucasrestrepo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado