El mundo vive la era inteligente, conexión total

El acceso a internet, bien sea a través de redes fijas o móviles, se convertirá en un derecho básico en poco tiempo.

MWC

En el mundo, 3.000 millones de personas sin acceso a internet, 870 millones ni siquiera tienen celular y 1.100 millones de familias no disponen de banda ancha.

.

POR:
Portafolio
febrero 27 de 2018 - 08:52 p.m.
2018-02-27

El futuro es hoy, y apunta a una conectividad sin precedentes. Así se evidencia en el Mobile World Congress (MWC) 2018 que se realiza desde el pasado lunes en Barcelona.

(Lea: ¿Un mensaje en WhatsApp o un correo electrónico pueden servir como una prueba judicial?)

Es más, el fabricante chino Huawei, prefirió posponer el lanzamiento de sus dos nuevos súper teléfonos –los P20 y P20 Plus–, para presentarle al mundo lo que será su próxima era.

(Lea: Tecnológicas presentan nuevos productos en el Mobile World Congress)

La compañía resaltó su compromiso para acelerar la transformación en los mercados emergentes, trabajando de la mano de los operadores, los gobiernos locales y los aliados de la industria en iniciativas para el desarrollo de la infraestructura para las TIC, el aumento de alianzas dentro del ecosistema, para ofrecer nuevos servicios y la oferta de soluciones innovadoras que contribuyan al propósito de cerrar la brecha digital.

(Lea: Cinco herramientas para aumentar la productividad de sus trabajadores)


El acceso a internet, bien sea a través de redes fijas o móviles, se convertirá en un derecho básico en poco tiempo.

Durante 2017, más de 450 millones de personas se conectaron a las redes móviles y más de 30 millones de hogares tuvieron acceso a los servicios de banda ancha. Sin embargo, 3.000 millones de personas en el mundo aún no tienen acceso a internet, alrededor de 870 millones ni siquiera tienen celular y 1.100 millones de familias no disponen de conexiones de banda ancha.

Esa es la apuesta de Huawei. La compañía estima que a lo largo de los próximos cinco años en los mercados emergentes, más de 1.000 millones de personas va a conectarse a la red lo que llevará a que el tráfico se incremente entre 5 y 10 veces. El problema, no obstante, que enfrentan los operadores son los obstáculos de infraestructura y ecosistemas de la industria, que impiden el desarrollo de las redes.

Para capitalizar las inmensas oportunidades de los mercados emergentes, los operadores deben ofrecer soluciones basadas en las condiciones del mercado para acelerar el retorno a la inversión. Huawei se enfoca en ayudarlos a construir un ecosistema de industria abierto, cooperativo y en el que todos podamos ganar”, señala Zhou Jianjun, vicepresidente de Huawei para Carrier BG.

La clave para el gigante asiático es la innovación y la investigación. Huawei, clasificada por Forbes en el puesto 83 en 2017, cuenta con 180.000 empleados y opera en más de 170 países y dispone de 14 centros de Investigación y Desarrollo en todo el mundo, así como 36 Centros de Innovación Conjunta establecidos en alianza con clientes.

“Huawei ayuda a los operadores a utilizar activos públicos del gobierno y de vendedores de torres para la construcción del entorno, trabaja con aliados para realizar una alianza industrial de FTTH e implementar colaboraciones para la infraestructura de las TIC”, explica el propio presidente de Huawei, Kevin Hu.

Así, varias soluciones innovadoras ya se encuentran dando beneficios en los mercados emergentes. Una de ellas es RuralStar, que se ha desarrollado para áreas rurales lejanas en África mejorando la cobertura local de la red. Gracias a ella, cerca de 80 millones de usuarios han sido beneficiados y para este año se espera desplegar alrededor de 40.000 estaciones base que beneficiarán a 180 millones de usuarios.

Otro ejemplo de cooperación efectiva que el fabricante presentó en el MWC es Dinero Móvil, una aplicación que ha permitido la inclusión financiera de la población en Kenya. Allí, los operadores han usado esta solución para permitir transacciones de banco básicas e incentivar servicios de inclusión financiera en áreas lejanas que no han sido bancarizadas.

Finalmente, para Hu, las redes impulsadas por intención traerán una nueva era para la evolución de las redes. “El camino hacia una red autónoma permitirá la era inteligente”, concluye.


Rosa María Cárdenas

Siga bajando para encontrar más contenido