Geely compra una empresa de carros voladores

La adquisición de Terrafugia es la última de una serie de movimientos por parte de grupos chinos para entrar al mercado de los autos aéreos.

Carros voladores

El prototipo que presentó la empresa estadounidense Terrafugia, el cual está desarrollando para ser capaz de lanzar un modelo comercial a la población para el 2019.

CEET - Archivo Portafolio

POR:
financial times
noviembre 17 de 2017 - 08:20 p.m.
2017-11-17

Geely, uno de los fabricantes de automóviles privados más grandes de China, anunció esta semana que compraría Terrafugia, una empresa startup estadounidense de vehículos voladores, por un monto no revelado. Es la última de una serie de compañías en competencia por lanzar vehículos aéreos en China.

(Lea: Usuarios quieren que legalicen a Uber)

Terrafugia, fundada en 2006, tiene como objetivo llevar su primer coche volador al mercado en 2019, según la compañía.

(Lea: Las 3 normativas de transporte que están cerca de reglamentarse)

Después de la adquisición, se convertirá en una filial de Geely, pero mantendrá su sede y su licencia en EE. UU. El trato ha sido aprobado por el Comité de Inversión Extranjera del país (CFIUS, por sus siglas en inglés).

Los fabricantes de automóviles tradicionales ya se han ido introduciendo a la tecnología de conducción autónoma y las baterías eléctricas. Ahora ven a China, con su creciente riqueza, como un mercado listo para los coches voladores, que se han comercializado como vehículos de vanguardia de lujo y tendrán un precio acorde, según Terrafugia.

Los coches voladores también se han promocionado como un medio de transporte rápido en un país plagado de embotellamientos.

El desafío final será construir vehículos aéreos que utilicen la tecnología de despegue y aterrizaje vertical (VTOL, por sus siglas en inglés), lo que significa que el vehículo puede despegar sin una pista de aterrizaje. Terrafugia dijo que su primer coche volador con VTOL saldría al mercado en 2023.

Eso les permitiría a los automóviles voladores operar en espacios urbanos más densos y acceder a la ya extensa infraestructura aeronáutica de China. El país planea construir 136 aeropuertos civiles para el año 2025, según la administración de aviación civil nacional, los cuales los empresarios prevén podrían formar una red de sitios de aterrizaje.

“Necesitamos reducir el número de vehículos en las ciudades. Con los coches voladores, tendremos un mejor ancho de banda ya que el transporte fluye en tres dimensiones”, dijo Juraj Vaculik, director Ejecutivo de AeroMobil, una empresa startup de coches voladores con sede en Eslovaquia.

La compañía lanzó un prototipo de su vehículo para dos personas en 2013 y recientemente completó los pedidos de una versión limitada de su primer vehículo aéreo comercialmente disponible, el cual que se entregará sobre el 2020. Mientras tanto, el grupo chino eHang, mejor conocido como fabricante de drones, anunció que planeaba lanzar un servicio de automóviles voladores completamente autónomos en Dubái en julio de 2018, aunque las pruebas apenas comenzaron este verano, según funcionarios de transporte de Dubái.

La adquisición de Terrafugia es una apuesta a largo plazo para Geely, destacó Sau Cheung Ma, analista de Guotai Junan Securities en Hong Kong. “Geely adquiere una tecnología valiosa en este trato, pero no hay garantía de que produzca ningún resultado. Todavía faltan muchos años para que las compañías puedan hacer realidad los coches voladores, si es que lo hacen”, aseguró.

Aún siguen enfrentando dificultades para obtener aprobación regulatoria ya que todos los coches voladores deben cumplir con las normas de operación para automóviles y aviones pequeños.

Además, los primeros usuarios deben colaborar con las autoridades locales para completar los procesos de certificación ciudad por ciudad.

“Eso ha dado pie a la creación una amplia variedad de diseños, por lo que algunos coches voladores pueden hacerlo solamente por distancias cortas, mientras que otros han optado por un modelo basado en el combustible”, consideró Vaculik. “Alrededor de 90% de los prototipos de coches voladores no son realmente coches, ya que no pueden conducir en las calles. Son más como helicópteros eléctricos o drones personales”, concluyó el experto.

Siga bajando para encontrar más contenido