Hola, mi nombre es Google Duplex y soy un robot

Los críticos de Google creen que todo esto es una nueva muestra de la ceguera de la compañía ante el impacto de su poderosa IA.

Sundar Pichai, CEO de Google, presentó la tecnología.

Sundar Pichai, CEO de Google, presentó la tecnología.

AFP

POR:
Portafolio
junio 29 de 2018 - 08:20 p.m.
2018-06-29

Google le enseñó a su polémico robot que habla como humano a identificarse como una máquina cuando hace una llamada telefónica, después de que una demostración inicial provocó un revuelo en cuanto a si la inteligencia artificial (IA) estaba engañando a las personas.

El ajuste que se le hizo al sistema, conocido como Duplex, se produce en momentos en que Google se prepara para sus primeras pruebas en el mundo real. Duplex está diseñado para hacer llamadas automáticamente con el fin de manejar interacciones simples con negocios, como reservar una mesa en un restaurante.

(Lea: Google ya permite reservar un restaurante a través de su buscador)

Duplex se robó el espectáculo en la conferencia anual de desarrolladores de Google en mayo, cuando se escuchó la voz del robot hablando con un desprevenido empleado de un restaurante. Su conversación natural, que incluyó manierismos propios de humanos, nunca le dejó claro a la persona al otro lado de la línea que había estado hablando con una máquina.

(Lea: Inteligencia artificial de Google causa asombro y preocupación

Los críticos de Google retomaron la demostración como una muestra de la ceguera de la compañía ante el impacto de su poderosa inteligencia artificial, pues alegan que ponen la tecnología por delante de las consideraciones éticas sobre cómo afecta a las personas que interactúan con ella.

Nick Fox, vicepresidente de producto y diseño, defendió esta semana el desempeño como una demostración técnica inicial, en lugar de una señal de cómo debía ser el servicio final. Aseguró que Google había estado planeando todo el tiempo abordar los problemas planteados por Duplex, como la transparencia y el control de usuario.

En demostraciones de la tecnología actualizada esta semana, la voz del robot se anunció en una llamada a un restaurante como un “servicio de reserva automática de Google”, y en otro como el Asistente de Google. Pero usó los mismos manierismos no verbales y el mismo lenguaje casual para imitar a un interlocutor, y terminó una llamada diciendo: “OK, maravilloso”.

Scott Huffman, jefe de ingeniería del servicio, resaltó que estaba sorprendido de que mucha gente hubiera interpretado la conversación natural de Duplex como una señal de que la IA estaba a punto de igualar la inteligencia humana. El sistema sólo funciona cuando ha sido entrenado en contextos extremadamente estrechos, o ‘dominios’, apuntó, ya que la gama del lenguaje utilizado es limitado y es más fácil predecir lo que la gente dirá a continuación.

A pesar de esto, Duplex ha atraído mucha atención en el mundo de la IA, porque incluso una conversación libre muy simple es difícil de dominar. El sistema puede completar cuatro de cinco llamadas de forma automática, resaltó Google, y le pasa el control a un ser humano en el centro de operaciones de la compañía cuando se desconcierta.

Eso sí, cabe destacar que incluso con 80% de precisión, el servicio, el cual Google no planea cobrar, requerirá una gran cantidad de recursos humanos para respaldarlo.

La tecnología se hace eco del uso del apoyo humano de Facebook para un asistente digital ambicioso y de uso general, llamado M. La compañía de redes sociales esperaba que el sistema se hiciera más inteligente mientras más se usaba, y que finalmente ya no necesitara personal de apoyo. Pero el proyecto fue abandonado.

Huffman dijo que el sistema de Facebook había sido mucho más ambicioso al abordar preguntas generales, en lugar de limitarse a áreas reducidas donde tenía más posibilidades de éxito. Añadió que Duplex aún mostraba mejoras constantes que sugieren que su precisión aumentará a mucho más del 80%.

Duplex se capacitó inicialmente en tres tareas: preguntar sobre el horario de vacaciones de un negocio, reservar una mesa en un restaurante y concertar una cita para el peluquero.

Google indicó que planeaba comenzar con una prueba “muy limitada” de la primera de ellas, antes de pasar a las otras. Lo siguiente podría ser hacer llamadas a otros negocios.
“Vamos a ir muy lentamente, vamos a ser muy cuidadosos y atentos en esto”, dijo Fox.

Richard Waters

Siga bajando para encontrar más contenido