200.000 colombianos han regresado desde Venezuela al país

El aumento de las condiciones de pobreza en el país vecino y la prohibición del gobierno de Maduro de enviar remesas ha motivado el rertorno masivo de nacionales desde Venezuela.

Cada vez es más difícil vivir en Venezuela, bajo las restricciones que se imponen en ese país.

Archivo / Portafolio

Cada vez es más difícil vivir en Venezuela, bajo las restricciones que se imponen en ese país.

Internacional
POR:
mayo 05 de 2015 - 04:38 p.m.
2015-05-05

Treinta años después de haber abandonado la pobreza y la violencia de Colombia por la riqueza petrolera de Venezuela, Oscar Mina, un trabajador de la construcción de 56 años, retorna a su país.

“Los precios están subiendo todos los días y los billetes no tienen ningún valor”, dijo Mina, bebiendo cerveza con compatriotas en la villa miseria Petare en la zona este de Caracas, con grafitis militantes en las paredes y basura en las calles. “¿Esto es gobernar para los pobres?”

En cierto modo, ningún grupo se benefició tanto con la revolución socialista de Venezuela de los últimos 15 años como los millones de colombianos que se trasladaron aquí en las últimas décadas.

Vivienda, educación y salud gratis los convirtieron en sólidos seguidores del difunto Hugo Chávez.

Es elocuente, por lo tanto, que decenas de miles estén yéndose -200.000 en los últimos años, según Iván De La Vega, académico especializado en migración en la Universidad Simón Bolívar de Caracas.

A medida que crece la desilusión de los colombianos, es evidente que el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, está en un grave problema. Su partido, que ya perdió el apoyo de las clases media y alta, parece encaminarse a una derrota cuando se lleven a cabo las elecciones parlamentarias este año.

De hecho, pese a una escasez de datos confiables respecto de casi todo en Venezuela, una encuesta March Datanalisis mencionada por la firma consultora Eurasia Group con sede en Washington, demuestra que 19 por ciento de los votantes eligen candidatos gubernamentales en las elecciones legislativas en comparación con 43 por ciento para la oposición.

Un retorno a Colombia resulta más asombroso todavía dado que los grupos guerrilleros aun controlan ciertas franjas de zonas rurales y 31 por ciento de la población vive en la pobreza.

'VALE LA PENA IR'

De todos modos vale la pena ir, dijo Gustavo Díaz, un colombiano en Caracas que, al igual que sus compatriotas, ha realizado tareas que los venezolanos desprecian en la agricultura, la construcción y en servicios domésticos. “Todo el que tiene alguna opción se va”, dijo Díaz, un trabajador de la construcción de 58 años.

Con la caída de los precios del petróleo, la última gota para muchos colombianos fue que Maduro prohibiera las remesas el año pasado en un intento de salvar las escasas reservas en moneda extranjera y evitar una cesación de pagos. Anteriormente, podían enviar los salarios a su país al tipo de cambio oficial de 6,3 bolívares por dólar, lo cual traducía el salario mínimo mensual en ese entonces a unos 520 dólares. Esto se comparaba con un salario mínimo colombiano de unos US$300.

Venezuela tenía el producto interno bruto más alto per cápita en SuRamérica en el apogeo de la explosión del petróleo en 1976. En 2013, ocupaba el cuarto lugar.

Al igual que los trabajadores extranjeros pobres en la mayoría de los países, los colombianos han sido vistos con cierto desprecio aquí y han tendido a no publicitar sus orígenes. No obstante, al cambiar la situación, los vínculos con Colombia constituyen súbitamente motivos de orgullo.

Bloomberg