El 2012 fue primer año sin fiebre aftosa en la región andina

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) anunció que no se registraron brotes de la enfermedad en la ganadería de los países andinos, desde su llegada a esa zona hace más 50 años.

El 2012 fue primer año sin fiebre aftosa en la región andina

Archivo Portafolio.co

El 2012 fue primer año sin fiebre aftosa en la región andina

Internacional
POR:
abril 18 de 2013 - 09:35 p.m.
2013-04-18

"Se trata de un gran hito para el proceso de erradicación y una gran noticia para la seguridad alimentaria de dichos países", explicó el oficial principal de Desarrollo Pecuario de la FAO, Tito Díaz, según un comunicado difundido por la oficina regional del organismo en Santiago de Chile.

Esto contrasta con lo ocurrido entre 2009 y 2010, cuando se registró una de las etapas epidémicas más fuertes en la región. En cambio, en 2011, solo hubo cinco focos en Ecuador y dos en Venezuela, y en 2012 Perú completó más de ocho años libre de la enfermedad; Bolivia, seis, y Colombia, cuatro, mientras que en Chile no se registran brotes desde 1981.

Según el Proyecto Regional Integrado para el Control Progresivo de la Fiebre Aftosa, liderado por la FAO, esta situación evidencia que la presencia de la enfermedad ha dejado de ser endémica para convertirse en esporádica. Estos resultados son producto del trabajo técnico de los Servicios Veterinarios de los países, que han contado con el apoyo de la FAO y otras organizaciones internacionales.

"Es un momento propicio para avanzar en el proceso de erradicación en la región", señaló Díaz. A su juicio, la vacunación seguirá siendo una herramienta de gestión, pero ahora es necesario efectuar una combinación de vigilancia específica y de vacunación estratégica para interrumpir la transmisión de la infección.

Esta enfermedad animal viral es altamente contagiosa y puede provocar al ganado fiebre, disminución en la producción de leche e incluso la muerte. La fiebre aftosa tiene un efecto directo sobre las economías nacionales, la producción pecuaria familiar y la seguridad alimentaria de las poblaciones rurales que dependen del ganado para su supervivencia.

Se calcula que en la región andina un 80 % de los ganaderos son pequeños productores. Además, la ganadería, con 54 millones de cabezas de ganado, suministra un alto porcentaje de la proteína animal requerida por sus habitantes.

"Para garantizar la seguridad alimentaria de la región andina, la erradicación de la fiebre aftosa debe ser una prioridad en Ecuador y Venezuela, países donde aún se presenta esporádicamente, y evitar su reintroducción a las zonas libres de Perú, Bolivia y 
Colombia", explicó Díaz.

EFE