800 mil parejas en China piden permiso para segundo hijo

La Ley del Hijo único fue instaurada en el 'gigante asiático' a finales de los años 70, pero se flexibiliza de manera paulatina, a medida que la población envejece y se acaba la mano de obra.

China flexibilizaría su Ley del Hijo único.

Archivo / Portafolio

China flexibilizaría su Ley del Hijo único.

Internacional
POR:
noviembre 18 de 2014 - 04:00 p.m.
2014-11-18

Hasta 800.000 parejas han solicitado tener un segundo hijo en China en los seis meses posteriores al pasado marzo, cuando se implementó en la mayoría de las ciudades del país la relajación de la política de planificación familiar, indica la agencia Xinhua.

Esa cifra es la que preveían las expectativas del Gobierno, según la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar, organismo que en septiembre ya desveló que alrededor de unas 20.000 parejas de Pekín habían sido autorizadas a tener un segundo descendiente.

El Partido Comunista chino (PCCh) decidió el año pasado relajar la medida y permitir un segundo heredero a las familias en las que uno de los cónyuges carezca de hermanos, debido al rápido envejecimiento poblacional y a la escasez de mano de obra, entre otros factores. Antes, esta excepción sólo se ofrecía si tanto el padre como la madre cumplían el requisito. La polémica ley del hijo único fue instaurada en
China a finales de los años 70 y principios de los 80 por el PCCh con el objetivo de frenar la superpoblación en el que hoy es el país con más habitantes del mundo. La comisión encargada de la planificación familiar en el país asiático también desveló el número de población migrante en China, que alcanzó las 245 millones de personas a finales de 2013, más de un sexto de la población total.

Según un informe del organismo, al que ha tenido acceso Xinhua, la edad media de las personas que emigran del campo a las ciudades está aumentando y la mayoría de ellos suelen ser campesinos que se trasladan a las urbes a abrir pequeños negocios o proveer mano de obra barata con la esperanza de conseguir una vida mejor.

En el documento también se indica que alrededor del 62 por ciento de los hijos de las parejas emigrantes acompañaron a sus padres. Los descendientes que son "dejados atrás" por padres que se marchan a las ciudades en busca de una mejor vida es uno de los dramas sociales que se vive en el país asiático, según avala el informe publicado en enero del Centro de defensa de los Derechos del Menor y la Corporación Responsabilidad Social (CCR CSR), apoyado por la embajada de Suecia en Pekín. Según esta fuente, uno de cada cuatro menores en
China están afectados por esta situación; en total, unos 61 millones de niños cuyos progenitores dejaron en su localidad natal a cargo de abuelos, tíos u otros familiares.

EFE