‘Abenomics’, un dilema para los japoneses en las urnas

Los sondeos favorecen al gobernante, que llamó a elecciones adelantadas y suspendió el alza del IVA.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se la juega en unos comicios convocados por él mismo.

Archivo particular

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se la juega en unos comicios convocados por él mismo.

Internacional
POR:
diciembre 13 de 2014 - 02:11 a.m.
2014-12-13

Los japoneses acuden a votar este domingo 14 de diciembre con la disyuntiva de dar continuidad a ‘Abenomics’, el agresivo modelo económico del primer ministro, Shinzo Abe, que a pesar de sus logros todavía plantea muchas dudas, según Efe.

El plan ha beneficiado principalmente a grandes empresas y a capitales financieros.

La fórmula de Abe aboga por una política monetaria ultraflexible, un gasto público considerable y un paquete de reformas estructurales para dejar atrás la deflación. Con esa herramienta, el gobernante nipón logró situar a su país en una senda de crecimiento hasta marzo de este año.

Sin embargo, la aplicación el pasado 1 de abril de una subida del IVA (acordada por el Parlamento en el 2012, poco antes de que Abe llegara al cargo) ha ahogado el consumo, principal motor de la economía nipona. Por eso, el jefe de Gobierno decidió cancelar otro incremento pactado para el 2015 y convocar comicios para refrendar su propuesta.

Abe está convencido de que la culminación de su programa, sin el escollo de una nueva subida del IVA, logrará una sólida reactivación de la economía de Japón por primera vez en más de dos décadas. La impresión mayúscula de dinero, por la que apuesta ‘Abenomics’ desde abril del 2013, ha logrado abaratar desde entonces el yen (un 30 y un 25 por ciento frente al dólar, y el euro, respectivamente), lo que ha mejorado el rendimiento de los grandes grupos exportadores nipones. El incremento de sus beneficios ha disparado la Bolsa de Tokio (el selectivo Nikkei ha escalado un 50 por ciento desde abril del 2013) y ha logrado que el mercado laboral se encuentre en su mejor momento en dos décadas con un desempleo por debajo del 4 por ciento.

Al ‘Abenomics’ le resta la tarea pendiente de transmitir ese crecimiento a las deprimidas y cada vez más despobladas zonas rurales, así como al grueso de la clase media.

Abe ha asegurado durante la campaña que esta mejora del rendimiento corporativo activará un ciclo que se traducirá en incrementos salariales, un mayor desembolso de los hogares y en el ansiado fin del ciclo deflacionario. Pero la caída del yen no ha beneficiado al hogar medio ni a las pymes y, en cambio, empieza a perjudicarlos por el aumento del costo de las importaciones de un país que carece de importantes reservas de recursos naturales. Es lo que viene denunciando el principal bloque opositor, el Partido Democrático (PD), que cree que ‘Abenomics’ ha ampliado la brecha entre ricos y pobres y entre regiones opulentas y decadentes, y llama a recuperar la “próspera clase media” de Japón con una serie de incentivos fiscales y ayudas públicas a los más desfavorecidos. Las últimas cifras amparan el mensaje; el dato revisado muestra que el consumo apenas avanzó 0,4 por ciento intertrimestral en julio-septiembre. Los sondeos siguen otorgando a Abe una victoria aplastante, algo que los analistas atribuyen a la mala gestión e incapacidad para reactivar el crecimiento económico que mostró el opositor PD durante su mandato (2009-2012).

La esperanza es que el ‘Abenomics’ active el mecanismo de crecimiento y subidas salariales. Pero, expertos ven necesaria la desregulación de los sectores más anquilosados, la meta más complicada por la presión que ejercen diversos grupúsculos sobre la Dieta (Parlamento) y el propio PLD, pero, para muchos, constituye la única vía para que la tercera economía del mundo recupere su competitividad.

LOS OTROS TEMAS POR REVISAR

* El tema nuclear: la reactivación de las centrales nucleares tres años después de Fukushima es una de las cuestiones que más divide a los japoneses. Sin embargo, este espinoso asunto ha sido relegado estratégicamente de la campaña

* El tema de género: las mujeres todavía se enfrentan a una “carrera de obstáculos” sociales y laborales en Japón, lo que constituyen uno de los grandes retos pendientes para el primer ministro nipón, Shinzo Abe, de cara a un posible segundo mandato.