Se abre diálogo para superar la crisis en Hong Kong

Poco antes de vencerse el plazo que los estudiantes le habían dado al gobernante Cy Leung Chun-ying para renunciar, los voceros del movimiento aceptaron entrar en una discusión pública de sus reivindicaciones, las cuales incluyen la realización de elecciones libres en el año 2017.

Miles de personas se han unido a la protesta.

EFE

Miles de personas se han unido a la protesta.

Internacional
POR:
octubre 03 de 2014 - 02:10 a.m.
2014-10-03

La Federación de Estudiantes de Hong Kong accedió ayer a discutir sus reivindicaciones con el Gobierno de la excolonia británica, tras seis días de protestas en los que reclaman más democracia.

En un comunicado, los representantes estudiantiles indicaron que aceptan entrevistarse públicamente con Carrie Lam Cheng Yuet-ngor, secretaria jefa de la Administración hongkonesa, pocas horas después de que el jefe ejecutivo de Hong Kong, Cy Leung Chun-ying, hubiera asegurado que no dimitiría del cargo, como exigen los estudiantes, aunque ofreció dialogar con ellos.

Pese a acceder a la reunión con Carrie Lam, los dirigentes del movimiento reiteraron que Leung debería dimitir.

“CY Leung ha perdido toda su integridad y ha traicionado la confianza que la gente tenía en él. No solo ha negado a la gente una auténtica reforma política, sino que ordenó una represión violenta sobre los pacíficos manifestantes con gases lacrimógenos”, indicaron.

“Ahora, el centro del debate debe ser la reforma política”, subrayaron en su respuesta a la oferta negociadora, en la que advirtieron también de que no cesarán en su empeño hasta ver “un legítimo sufragio universal”.

Leung dijo en una conferencia de prensa a última hora de la noche que había nombrado a la número dos del Gobierno local, Carrie Lam, para que dialogue con representantes de los alumnos y discuta una reforma constitucional. Sin embargo, luego precisó que ese diálogo sería dentro de los parámetros de la reforma electoral aprobada por las autoridades chinas.

Su comparecencia fue acogida con una mezcla de rechazo y desconfianza por los manifestantes. La Federación de Estudiantes se apresuró a pedir que el diálogo sea a puerta abierta y delante de los medios de comunicación, algo que aceptaron entrada la madrugada.

AL LÍMITE DEL PLAZO PARA ESCALAR LA PROTESTA

El anuncio de Leung se produjo casi al concluir el plazo dado por los estudiantes para que abandonara el cargo bajo la amenaza de comenzar a ocupar edificios administrativos. “No dimitiré”, afirmó.

En las afueras de la sede gubernamental, centenares de ciudadanos recibían con abucheos sus declaraciones y algunos lo acusaron de “comprar tiempo y no tomar decisiones”.

La comparecencia de Leung, acompañado de Carrie Lam, se produjo al final del quinto día de protestas en favor de una elección realmente democrática del próximo jefe ejecutivo de la ciudad, en el 2017.

Con esto desactivó buena parte de la tensión acumulada, con el ultimátum de los estudiantes acercándose a su plazo límite, mientras que las autoridades habían advertido de “serias consecuencias” y de medidas “firmes” contra posibles actos violentos y un uso “apropiado” de la fuerza si fuera necesario.

BAJA LA TENSIÓN

El movimiento Occupy Central, uno de los protagonistas de la movilización junto a la Federación de Estudiantes, señaló que la presencia de Leung ha permitido a las dos partes dar un paso atrás y reducir la tensión, aunque sigue sin resolver la cuestión de cómo salir de la actual crisis.

La Federación de Estudiantes respondió con una carta a Carrie Lam en la que pidió que el diálogo sea a puerta abierta, "delante del público", y también recalcó que Cy Leung "ha perdido su integridad y cualquier legitimidad".

Algunos grupos, más desencantados, hicieron amago de cortar el paso en algunas vías o autopistas más, pero la mayoría los contuvo con el argumento de que eso era lo que buscaban las autoridades para enviar a la policía.

Las protestas, pacíficas y ordenadas, han puesto a la reforma política de Hong Kong en primera fila de la atención mundial, lo que ha incomodado notablemente al Gobierno chino, que ha visto como las fiestas nacionales de miércoles y jueves estaban dominadas por los manifestantes de su ciudad del sur.

Leung, de 60 años y en el cargo desde julio del 2012, es una figura poco apreciada en el territorio, ya que según varios analistas es percibido por la población como simple comparsa de los movimientos políticos de Pekín.

PEKIN REITERA APOYO A LEUNG

“El Gobierno central sigue apoyando de forma firme” a la administración de Leung Chun-ying, y “la gestión de estas actividades ilegales por parte de la policía del territorio, en el marco de la ley”, escribió en portada el ‘Diario del Pueblo’, órgano del Partido Comunista de China.

Los manifestantes denuncian una intromisión creciente de Pekín, reclaman un sufragio universal sin cortapisas y rechazan que en las elecciones del 2017 las autoridades chinas mantengan el control sobre los candidatos a jefe del gobierno local. La Unión Europea llamó a todas las partes a la moderación.

EFE