Acción de Petrobras se desploma tras balance 'maquillado'

La empresa más grande y principal inversionista de Brasil entregó los resultados preliminares del tercer trimestre de 2014, sin auditar externamente ni incluir el perjuicio económico por el escándalo de desvío de dinero, sobornos y sobreprecios de obras, que también involucra a varias constructoras.

Petrobras

Archivo particular

Petrobras

Internacional
POR:
enero 28 de 2015 - 08:19 p.m.
2015-01-28

En el centro del mayor escándalo de corrupción de su historia, la estatal Petrobras divulgó sus resultados del tercer trimestre de 2014 sin incluir las pérdidas derivadas del caso, como esperaba el mercado, lo que provocó el derrumbe de su valor este miércoles.

Hacia las 13:38 (15:38 GMT), a tres horas del cierre, la acción preferencial de Petrobras caía 10,3% en la bolsa de Sao Paulo, en un mercado que empezó muy volátil y que se fue estabilizando hasta retroceder 1,07%.

Petrobras anunció una caída interanual de 9% en sus ganancias en ese período. "La reacción del mercado es racional porque no sabe exactamente cuál es el valor" de los activos después del balance, dijo Eduardo Velho, economista jefe de la Invx Global.

La empresa consideró "impracticable" calcular de "forma correcta, completa y definitiva" el impacto en sus activos por el caso que puso al descubierto en marzo del año pasado un cartel de constructoras que pagaban sobornos a cambio de contratos.

"La compañía entiende que será necesario realizar ajustes en las demostraciones contables para corregir los valores de los activos inmovilizados que fueron impactados por valores relacionados a los actos ilícitos", dijo Petrobras en un comunicado.

Los directivos de la empresa decidieron, mientras tanto, suministrar un balance sujeto a revisión de su actividad en el tercer trimestre de 2014 para evitar incumplimientos legales con sus accionistas, tras aplazar en dos ocasiones la divulgación de resultados.

Según ese informe, Petrobras ganó en ese período 3.087 millones de reales (al cambio actual 1.201 millones de dólares) que representan una caída de 9% en comparación al 3T de 2013 (3.395 millones de reales).

Asimismo, este valor es 38% inferior al del segundo trimestre del año pasado (4.959 millones de reales). La compañía relacionó su desempeño con el deterioro de la producción y explotación de crudo, la depreciación del real con respecto al dólar, y la suspensión de las obras para la construcción de dos refinerías.

Más que los resultados, el mercado estaba a la espera del cálculo del perjuicio económico, y apostaba por una pérdida en el valor de los activos de entre 10.000 y 20.000 millones de dólares, después de que fueran revisados contratos y obras relacionadas con la red de corrupción.

"Esto es bastante frustrante, ya que todos esperaban esos números para tener alguna dimensión de las pérdidas del valor de los activos de la empresa", comentó Planner, corredor y analista de mercado.

La presidenta de la empresa, Graça Foster, dijo en un mensaje a los inversores que la empresa "continúa trabajando" para divulgar un balance auditado externamente en "el menor tiempo" y en el perfeccionamiento de los "controles internos".

ROUSSEFF ABOGA POR EMPRESAS

Treinta y nueve personas, entre empresarios de constructoras y exdirectivos de la petrolera, son investigadas por su presunta vinculación con el caso. Según la policía federal, la red de corrupción movió unos 4.000 millones de dólares en la última década. Uno de los delatores de la trama implicó a 28 políticos, varios de ellos cercanos a la presidenta, Dilma Rousseff. La justicia analiza el testimonio para determinar su eventual vinculación al proceso.

El martes, antes de conocerse los resultados, Rousseff abogó por Petrobras y las constructoras implicadas en el escándalo temiendo un efecto dominó sobre la economía, lastrada por la desaceleración y la inflación.

"Tenemos que cerrar las puertas a la corrupción. No podemos, de manera alguna, cerrar las puertas para el crecimiento, el progreso y el empleo", sostuvo la presidenta ante su equipo de ministros.

Sin criticar la acción de la justicia, Rousseff remarcó que la lucha contra la corrupción "no puede significar la destrucción de empresas privadas" y "esenciales" para la economía brasileña, -lastrada por el casi nulo crecimiento-, y pidió que el castigo recaiga en los directos responsables del caso y no en las instituciones.
AFP