Se agrava la huelga de los trabajadores de Petrobras

Un heterogéneo grupo de militantes de organizaciones sociales montó el jueves un campamento frente a la sede de la petrolera brasileña Petrobras en Río de Janeiro para protestar contra la licitación del mayor yacimiento de petróleo del país, en la que participa Ecopetrol.

Decenas de protestantes acampan frente a la sede de Petrobras.

Bloomberg

Decenas de protestantes acampan frente a la sede de Petrobras.

POR:
octubre 17 de 2013 - 08:47 p.m.
2013-10-17

Los manifestantes pretenden mantener el campamento hasta el lunes, cuando se desplazarán hacia el hotel de Río en que se realizará la subasta para otorgar derechos sobre Libra, un gigantesco yacimiento en aguas profundas que, según el Gobierno, podrá producir hasta un millón de barriles de petróleo diarios.

La manifestación frente a la sede de Petrobras, la mayor empresa del país, coincidió con la huelga iniciada el jueves por la mayoría de los empleados de la compañía, según los sindicatos, igualmente contra la licitación para conceder derechos sobre Libra. Los líderes sindicales de los petroleros se juntaron a los de organizaciones como el Movimiento de los Sin Tierra (MST) y otros grupos sociales para manifestar su total oposición a que el yacimiento sea otorgado a una empresa privada.

"Vamos a luchar hasta el último minuto contra la privatización, contra esa subasta de Libra", dijo a Efe un líder sindical que se identificó como Mao Mao y quien pronunció un inflamado discurso contra las intenciones del Gobierno que fue amplificado a varias calles del centro de Río por poderosos parlantes.

De acuerdo con el dirigente, el Gobierno cometió una "atrocidad" al "privatizar" una de las mayores riquezas del país. "El petróleo es nuestro, señora Dilma (Rousseff). La señora no tiene el derecho de vender algo que nos pertenece a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros nietos", agregó.

Los responsables por el campamento aseguraron que permanecerán en el lugar hasta el próximo lunes para informar a la población sobre el "grave error" que supone la entrega de las riquezas petroleras a una empresa privada, probablemente extranjera.

Los manifestantes ya contrataron cuatro autobuses para trasladarse el próximo lunes a Barra de Tijuca, el barrio en la zona oeste de Río de Janeiro donde será realizada la subasta petrolera. "Estamos dispuestos a enfrentar hasta la Guardia Nacional de Seguridad", aseguró Mao Mao al recordar que el Gobierno autorizó el desplazamiento de tropas federales a Río de Janeiro para garantizar las seguridad en los alrededores del local de la subasta.

El yacimiento de Libra, en aguas muy profundas del Atlántico y a unos 183 de la costa de Río de Janeiro, tiene reservas calculadas de entre 8.000 y 12.000 millones de barriles de crudo.

Nueve petroleras están inscritas para disputar la licitación, pero la Agencia Nacional de Petróleo (ANP, regulador) prevé que recibirá ofertas de entre dos o tres consorcios en que se agruparán tales empresas. Entre las empresas preinscritas figuran siete de las once con mayor valor de mercado en el mundo: la China National Corporation (CNPC), la anglo-holandesa Shell, la colombiana Ecopetrol, la brasileña Petrobras, la francesa Total, la China National Offshore Oil Corporation (CNOOC) y el consorcio hispano-chino Repsol-Sinopec.

La subasta será la primera que Brasil realizará con las reglas del llamado régimen de división de la producción, que sustituyó el de concesión y que le garantiza al Estado la mayor parte de los ingresos por la explotación del petróleo.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido