Este es Aldemir Bendine, el nuevo presidente de Petrobras

Entre sus principales retos está limpiar la imagen de la petrolera y rescatar la credibilidad de la empresa ante los mercados.

Este es Aldemir Bendine, el nuevo presidente de Petrobras

Bloom

Este es Aldemir Bendine, el nuevo presidente de Petrobras

Internacional
POR:
febrero 06 de 2015 - 09:41 p.m.
2015-02-06

Un banquero cercano al partido de Dilma Rousseff fue designado viernes como nuevo presidente de Petrobras, inmersa en un escándalo de corrupción, lo cual derrumbó sus acciones en bolsa.

El nombramiento de Aldemir Bendine, 51 años, hasta ahora presidente del estatal Banco do Brasil, fue decidido por el consejo de administración de Petrobras.

La firma es investigada por sobrefacturar contratos a cambio de sobornos para jerarcas de la petrolera, el Partido de los Trabajadores (PT) y aliados.

Las acciones de la petrolera cayeron casi 7% en la bolsa de Sao Paulo, frustrada por la cercanía de Bendine con el gobernante Partido de los Trabajadores aunque el funcionario no tiene afiliación política.

El nuevo presidente de Petrobras, sin experiencia en petróleo y gas, es funcionario de carrera del Banco do Brasil, el mayor banco de Latinoamérica en activos, al que entró como pasante a los 14 años y que preside desde 2009.

EL MERCADO PROTESTA  

En la bolsa de Sao Paulo, que prefería la designación de un técnico ajeno al PT, los papeles preferenciales de Petrobras (sin derecho a voto) cerraron con una caída de 6,94%, cotizados a 9,12 reales, mientras que las acciones ordinarias registraron una baja de 6,52% a 9,03 reales.

Arrastrado por esta caída, el índice Bovespa concluyó la jornada con un descenso del 0,90%.

“Bendine es un profesional de carrera del Banco do Brasil y un hombre de confianza del expresidente Lula. Se conserva, por tanto, una conexión política con el PT que no ha gustado al mercado", explicó el economista Eduardo Velho, de la consultora INVX Global.

“El mercado contaba con alguien más ligado al sector privado y con mayor renombre internacional como Henrique Meirelles”, añadió Velho, en referencia al expresidente del Banco Central de Brasil, uno de los nombres que barajó la prensa local estos días para reemplazar a Graça Foster.

El consejo de administración escogió además los sustitutos de los cinco directores que renunciaron el miércoles junto a Foster.

Ivan de Souza Monteiro, también procedente del Banco do Brasil, asumirá como director financiero en sustitución de Almir Barbassa.

El directorio liderado por Foster perdió credibilidad en medio de un escándalo que develó el pago de millonarios sobornos de empresas constructoras al PT y a partidos aliados a cambio de contratos sobrefacturados con la petrolera.

La trama va creciendo a cuentagotas y se anuncia como uno de los principales desafíos para Rousseff, reelecta en octubre para un segundo mandato por un estrecho margen.

RESCATAR LA CREDIBILIDAD  

Reconquistar el mercado sin comprometer al gobierno, cuantificar las pérdidas por corrupción y limpiar la imagen de la empresa serán los principales desafíos de Bendine, que deberá mantener distancia de los engranajes políticos, estiman analistas.

La nueva directiva “debe aislarse de la crisis política” y enfocarse en “rescatar la credibilidad de la empresa ante los mercados”, comentó Edmar Fagundes de Almeida, coordinador del grupo de Economía de Energía de la Universidad Federal de Rio (UFRJ).

El nuevo titular de la petrolera deberá en primer lugar confeccionar un nuevo balance del tercer trimestre del año pasado y el anual que incluya las pérdidas contables por corrupción.

“El mercado quiere saber cuál es la situación real de la empresa, cuánto se perdió con la corrupción.

Y es importante que tenga una auditoría externa que corrobore los números”, estimó Lauro Vilares, analista técnico de la corredora Guide Investimentos.

CUENTAS EN ORDEN 

La nueva directiva tendrá que asumir además todos los procesos que la empresa enfrenta en la justicia de Estados Unidos, que pueden terminar en pago de indemnizaciones.

El ente regulador del mercado bursátil estadounidense (SEC) también lleva a cabo una investigación, ya que Petrobras cotiza igualmente en Nueva York.

“La gran amenaza sobre la caja de la empresa está en la justicia de Estados Unidos con estas acciones colectivas”, explicó el analista Andre Leite, de TAG Investimentos.

Con el derrumbe del precio internacional del petróleo a 50 dólares el barril, que arroja serias dudas sobre la viabilidad de la explotación de los yacimientos del presal en aguas ultraprofundas brasileñas, la nueva cúpula deberá revisar también el plan estratégico de negocios para los próximos años.

Petrobras anunció la semana pasada que reducirá inversiones y frenará proyectos para evitar el incremento de su inmensa deuda. Camino escabroso, que Aldemir Bendine deberá recorrer atento, calculadora en mano. Su gestión será observada con lupa.

AFP