Alemania impulsa una ‘unión fiscal’ para salvar Eurozona

Así lo respaldó la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, a una semana de la cumbre decisiva para salvar a ese bloque amenazado por la deuda.

AFP

Angela Merkel

AFP

POR:
diciembre 02 de 2011 - 04:43 p.m.
2011-12-02

La zona euro será una ‘unión presupuestaria’, con reglas, una disciplina y sanciones reforzadas, afirmó la mandataria. Esta expresión no ha sido jamás utilizada por el presidente francés Nicolas Sarkozy, que acepta no obstante que las políticas presupuestarias "se aproximen", con un "examen común" de los presupuestos nacionales.

Las declaraciones de Merkel potencian los llamamientos hechos la víspera por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, a una "refundación" de Europa con tratados que impongan "más disciplina, más solidaridad y más responsabilidad mediante un verdadero gobierno económico".

De hecho, los dirigentes de las dos mayores economías de la Eurozona se verán el lunes en París, para coordinar las posiciones que llevarán a la cumbre del viernes en Bruselas.

La canciller, en una intervención ante el Bundestag (cámara baja del Parlamento), destacó que ya se han hecho avances para evitar futuras crisis, pero que aún quedaba mucho por hacer. "No sólo estamos hablando de unión presupuestaria, sino que estamos empezando a crearla", aseguró, precisando que se trataría de una "unión presupuestaria con reglas estrictas, al menos para la Eurozona", formada por 17 de los 27 países que integran la Unión Europea (UE).

"El elemento central" de esta "unión de la estabilidad" será "un nuevo tope de endeudamiento europeo", agregó, e insistió en su firme intención de convencer a sus socios de la necesidad de cambiar los tratados para poder introducir más disciplina presupuestaria. "No hay más alternativa que un cambio de los tratados", recalcó.

Merkel volvió a rechazar por otro lado la alternativa de emitir "eurobonos" para frenar el contagio de la crisis. "Quien no entienda que los eurobonos no pueden ser la solución de la crisis no ha comprendido nada de la naturaleza del problema", sostuvo.

Merkel insistió en que no hay soluciones milagrosas. En su óptica, las causas del problema -la poca competitividad de algunos países y el desbarajuste de las finanzas públicas- exigirán poner en marcha "un proceso, y ese proceso va a tomar años", destacó.

AGENCIAS

Siga bajando para encontrar más contenido