Alimentos baratos todavía están lejos de llegar: analistas

Los próximos meses serán cruciales para determinar los precios, ya que las condiciones climáticas determinarán en última instancia el tamaño de la cosecha.

El 2012 fur un año adverso para los agricultores mundiales.

AFP

El 2012 fur un año adverso para los agricultores mundiales.

POR:
abril 08 de 2013 - 08:40 p.m.
2013-04-08

Los consumidores no deben esperar todavía un año de alimentos más baratos, a pesar de las predicciones de cultivos abundantes de cereales en Estados Unidos y otros productores globales importantes que hicieron retroceder a los precios de los futuros desde los máximos del año pasado.

 

Los pronósticos, dicen los analistas, son sólo eso. Las semillas aun no se han sembrado para la cosecha de maíz de Estados Unidos, que es usada para alimentar vacunos y producir cereales y otros alimentos.

 

"Aún no tenemos suficientes garantías de precios de granos más baratos a largo plazo para comenzar a hacer rebajas en esos productos alimentarios", dijo Steve Meyer, presidente de Paragon Economics.

 

Después de un 2012 adverso, que incluyó una sequía histórica en Estados Unidos, aridez en Europa del Este y el tercer repunte de los precios de los alimentos en cuatro años, los agricultores se sacudieron el polvo para comenzar una nueva temporada de cultivo.

 

Los precios de los granos, que alcanzaron máximos históricos a fines del verano boreal pasado, han estado bajo presión recientemente ya que algunos productores ganaderos recortaron el tamaño de sus rebaños debido a los costos elevados del forraje. Mientras tanto, el área dedicada a cultivos claves ha aumentado y las reservas parecen más nutridas que lo anticipado.

 

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) pronosticó en un informe revelado el 28 de marzo que los agricultores estadounidenses segarán una cosecha sin precedentes de 14.600 millones de bushels de maíz (370,86 millones de toneladas). También recolectarían un máximo histórico de 3.400 millones de bushels de soja (92,53 millones de toneladas). Estas cosechas abundantes ayudarían a reponer unos suministros muy estrechos.

 

El USDA dijo también que los inventarios de maíz el primero de marzo superaban en un 8 por ciento a lo esperado en los mercados, desencadenando la semana pasada en la Bolsa de Chicago la merma semanal de precios del maíz más importante en 21 meses. Los precios ahora bajaron 25 por ciento desde un máximo histórico alcanzado en agosto.

 

Los inversores se han estado alejando de fondos de índices de materias primas, que toman posiciones largas en una serie de materias primas que incluyen granos, debido a los réditos más altos ofrecidos por los mercados de acciones.

 

El índice CRB Thomson Reuters/Jefferies, que rastrea una serie de materias primas, ha caído alrededor de 8 por ciento en los últimos seis meses mientras que el índice del promedio industrial Dow Jones ha subido alrededor de 10 por ciento en el mismo período.

 

El sondeo de intenciones de siembra del USDA cumplió con las expectativas señaladas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), cuyo índice de precios de alimentos se ha estabilizado frente a unos niveles históricamente altos.

 

¿DEMASIADO OPTIMISTA?

No obstante, los mercados pueden haberse dejado llevar, dijo el economista en jefe de la FAO Abdolreza Abbassian. "Hubo una corrección en los precios, pero eso tendió probablemente a dar demasiado crédito al optimismo sobre condiciones de cultivo muy favorables en los próximos meses", dijo Abbassian a Reuters.

 

"En este momento estamos en una situación de un panorama en general bueno y favorable para el ciclo 13/14 en casi todos los cultivos, pero todo depende de las condiciones de cultivo de los próximos meses y nadie puede predecir hoy como serán", agregó el economista. "Aún no hemos salido del bosque", dijo Abbassian.

 

Una baja profunda en los futuros de los granos a corto plazo, comparado a los contratos más largos que representan a los cultivos que serán cosechados en el otoño boreal, refleja la estimación de existencias por encima de lo esperado del USDA y una persistente incertidumbre sobre el tamaño de las próximas cosechas estadounidenses.

 

El maíz de julio a corto plazo se derrumbó casi un 14 por ciento desde que el USDA publicó su informe, comparado a una caída de más o menos 6 por ciento en el maíz de diciembre. La inquietud sobre el resultado final de las cosechas no se puede ignorar debido a los problemas de los últimos años y las emergencias alimentarias en que resultaron.

 

Las predicciones iniciales de una cosecha estadounidense de maíz histórica en 2012 demostraron ser erróneas después de la peor sequía en más de medio siglo, que rebajó los rendimientos a un mínimo en 17 años, mientras que la región cerealera del Mar Negro vio un recorte de más de un tercio en su cosecha colectiva de trigo debido a un clima adverso.

 

Un alza resultante en los precios de los alimentos el año pasado trajo recuerdos de la crisis alimentaria de 2007/2008, que según estimaciones de la ONU sumó 75 millones de personas a la cifra de gente que padece hambre
crónica en el mundo. Si Estados Unidos produce una cosecha de maíz abundante en 2013, impulsando una merma en los precios de los cereales, pasarán dos años antes de que los precios más baratos del forraje tengan un impacto sobre los precios de la carne de res, dijo Meyer.

 

La demora es el tiempo requerido para producir una nueva vaca para carnear. Los precios del pollo podrían menguar a fines de 2013 y los precios del cerdo podrían caer en 2014 debido a períodos de desarrollo más cortos, dijo el experto. "Hasta que no veamos la cosecha desarrollada, no creo que veamos una respuesta de los sectores de proteína", dijo Meyer.

 

Los bienes como el pan y los cereales para el desayuno tampoco se volverán mucho más baratos, dijo Bill Tierney, economista en jefe de AgResource Co y un ex economista cerealero principal del USDA. El costo del maíz y el trigo es "inconsecuente" en muchos productos panaderos, eclipsado por los costos de empaquetado, transporte y marketing, agregó Meyer. "El costo de un envoltorio de plástico es más que el costo del trigo que termina en un pan", ejemplificó Meyer.
Reuters

Siga bajando para encontrar más contenido