América Latina vive desaceleración pero con salud

Los países de América Latina se resienten por la desaceleración generalizada en la economía mundial, pero disponen de un buen ‘sistema inmunológico’ macroeconómico, informó el Banco Mundial.

En los países latinoamericanos ‘ha habido mejoras fundamentales en el 'sistema inmunológico' macro-financiero’.

Archivo Portafolio.co

En los países latinoamericanos ‘ha habido mejoras fundamentales en el 'sistema inmunológico' macro-financiero’.

POR:
octubre 11 de 2013 - 01:45 p.m.
2013-10-11

En los países latinoamericanos ‘ha habido mejoras fundamentales en el 'sistema inmunológico' macro-financiero’, indicó el Banco, que presentó su informe antes de abrir esta semana en Washington su asamblea general conjunta con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta situación ‘debería permitir, en una verdadera ruptura con la historia, a varios de los mayores países de la región (...) apoyarse en una depreciación monetaria para absorber impactos externos y estimular la actividad económica local’.

América Latina, que creció a niveles elevados durante la primera década del siglo colgada de los altos precios de materias primas, atraviesa una desaceleración, confirmada esta semana por el FMI, que estima un crecimiento regional de 2,7 por ciento, 0,3 puntos por debajo de su estimación de julio.

Además enfrenta un anticipado abandono progresivo de la política de estímulos monetarios de Estados Unidos, que provocaría una disminución del flujo de capitales que se dirigen a la región.

La desaceleración global y la situación financiera estadounidense crean condiciones externas ‘significativamente complicadas’ para la región, según el Banco.

Pero a diferencia de otras épocas, en esta oportunidad cuenta con una barrera para contener las amenazas, estima el organismo.

Entre los países que podrán sacar mejor provecho de su ‘sistema inmunológico’ macro-financiero, el estudio destaca ‘particularmente a aquellos que adoptan políticas monetarias basadas en metas de inflación y flexibilidad de cambio’.

Entre ellos estarían Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, que representan en conjunto más del 70 por ciento de la población y el PIB de la región.

En la visión del Banco Mundial, este grupo de países ‘está ahora listo, posiblemente por primera vez en su historia monetaria, para disfrutar los beneficios’.

Los países centroamericanos y caribeños son, en cambio, muy pequeños y tienen economías muy abiertas para desarrollar una política monetaria independiente, estimó el Banco.

DEVALUACIÓN COMO SOLUCIÓN

La sugerencia del Banco rompería con una densa historia de dañinas políticas de devaluación en América Latina, donde la palabra aún mantiene una carga negativa entre la población general.

Pero para Augusto de la Torre, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, la región atraviesa una ‘transición’ hacia un uso menos arriesgado de la depreciación cambiaria.

"América Latina ha construido un sistema inmunológico macroeconómico financiero mucho más robusto que el que teníamos en los años noventa. Se han ido eliminando o reduciendo las razones por las que teníamos miedo a la depreciación cambiaria", dijo De la Torre.

"La depreciación de las monedas es parte de la solución", añadió. Según el experto, ello se debe a que América Latina dejó su pasado de gran deudor y se volvió un "acreedor frente al mundo", y redujo la dolarización de sus monedas, así como la correlación entre depreciación e inflación. "Somos cautelosamente optimistas", afirmó.

Pero este camino sería insuficiente para resolver las trabas estructurales de la región, advirtió De la Torre. "La región debe aprovechar el ahorro externo para complementar el ahorro doméstico, y una forma de ahorro es la inversión directa extranjera", señaló.

VENEZUELA, CASO APARTE

La protección macroeconómica que disfruta América Latina deja por fuera a Venezuela, que según el FMI tendrá el peor crecimiento de la región, con 1 por ciento en 2013.

Venezuela, principal productor suramericano de crudo, no ha podido equilibrar sus cuentas a pesar de los millonarios ingresos petroleros, y actualmente padece un considerable déficit fiscal y la inflación más alta de la región.

"Es un caso bien distinto al resto de la región (...) hay verdaderos problemas macroeconómicos de fondo", señaló De la Torre.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido