Argentina apela desacato en su contra por caso de deuda

Los abogados del país suramericano presentarán documentación complementaria en un plazo de 14 días. El juez federal estadounidense, Thomas Griesa, había declarado el desacato, por maniobras argentinas para eludir el pago de bonos.

El Gobierno de Cristina Fernández no ha querido conciliar el pago de una deuda pública.

Archivo / Portafolio

El Gobierno de Cristina Fernández no ha querido conciliar el pago de una deuda pública.

Internacional
POR:
noviembre 04 de 2014 - 07:57 p.m.
2014-11-04

Argentina apeló el desacato en su contra declarado por el juez federal estadounidense Thomas Griesa en el caso que la enfrenta a fondos especulativos por su deuda soberana impaga, según un documento presentado el lunes ante el tribunal de Nueva York por sus abogados. Argentina "apela ante el Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos la orden ingresada el pasado 6 de octubre de 2014 en la cual se declara a la República en desacato", dice el escrito con fecha del lunes que lleva la firma de Carmine Bocuzzi, del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP que representa al país.

La apelación de Argentina, presentada en el expediente que lleva adelante Griesa, fue transmitida este martes por ese juzgado al Tribunal de Apelaciones del sur de Manhattan, constató la AFP.

Los abogados de Argentina presentarán documentación complementaria en un plazo de 14 días, se precisa en el expediente. Griesa declaró a Argentina en "desacato" en una audiencia el pasado 29 de septiembre por tomar "pasos ilegales" para eludir la sentencia en su contra en el juicio contra fondos especulativos, que ganaron un proceso por bonos impagos desde 2011 y deben recibir 1.330 millones de dólares.

En su momento, el juez decidió no adoptar sanciones, dejando en suspenso la segunda parte de la demanda de los fondos NML Capital y Aurelius, que le pedían una multa diaria de 50.000 dólares hasta que Argentina dejase de violar sus órdenes.

Griesa mantiene bloqueado en el Bank of New York (BoNY) un depósito de 539 millones de dólares que efectuó Argentina para tenedores de bonos reestructurados bajo legislación estadounidense en canjes en 2005 y 2010, medida con la que el juez busca hacer cumplir su fallo que establece un 'pari passu' (tratamiento equitativo) entre todos los acreedores.

Esta situación llevó a Argentina a un default parcial sobre su deuda el pasado 30 de julio, que el Gobierno de la presidenta Cristina Kirchner ha intentado evitar impulsando una ley para modificar la sede de pago de esos títulos y llevarla a Buenos Aires u otro lugar.  MÁS PODERES AL MEDIADOR

La apelación fue presentada horas después de que Griesa emitiese una orden otorgando poderes amplios al mediador judicial Daniel Pollack para sumar a otros inversores que reclaman al país suRamericano el pago completo de deuda en default desde 2001.

Griesa autorizó a Pollack a "sumar en un momento o momentos que él determine a aquellos casos como los que están pendientes" en su tribunal.

En efecto, otros grupos inversores, como el fondo EM, y particulares que no habían participado del juicio iniciado por NML Capital y Aurelius, han pedido sumarse para cobrar su parte.

"Reconociendo las complejidades creadas al sumar tales casos adicionales, el tribunal confirma que el mediador judicial tendrá amplia autoridad para estructurar los detalles de tales negociaciones, entre las diferentes partes, y deberá decidir a su discreción qué es lo mejor para lograr un acuerdo en el litigio con el demandado", dice la orden de Griesa.

Argentina argumenta que no puede negociar una solución con sus acreedores hasta 2015 cuando expire la denominada cláusula RUFO, que la obliga a equiparar a todos los acreedores en cualquier oferta que realice a quienes no entraron en los canjes de deuda con quitas realizados en 2005 y 2010, lo que tendría consecuencias multimillonarias.

En una entrevista a un medio mexicano publicada el lunes, el ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, consideró que hacia finales de este año habría una mejor perspectiva para dialogar con los acreedores que no ingresaron a la reestructuración de la deuda. AFP