Argentina ignora orden de Corte sobre fondos buitre

Depositan US$ 161 millones en Buenos Aires para cubrir intereses de un bono global vencidos.

El juez de Nueva York bloqueó pagos de deuda argentina.

Reuters

El juez de Nueva York bloqueó pagos de deuda argentina.

Internacional
POR:
octubre 01 de 2014 - 12:36 a.m.
2014-10-01

El Gobierno argentino depositó ayer 161 millones de dólares en una entidad local para honrar el vencimiento de intereses de un bono global, aunque los fondos no llegarán a los acreedores en el exterior debido a un bloqueo de una corte estadounidense.

El depósito se produjo un día después de que el juez de distrito en Manhattan Thomas Griesa declarara a Argentina en desacato por negarse a compensar con 1.330 millones de dólares más intereses a los fondos de cobertura que obtuvieron un fallo para recuperar el valor de bonos en default desde el 2002.

Buenos Aires dijo que la decisión de Griesa viola el derecho internacional y no tendrá ningún efecto práctico. El juez, que bloqueó los pagos de deuda argentina en el extranjero hasta que se compense a los fondos de cobertura a los que el país califica de ‘buitres’, dijo que próximamente anunciará la penalidad que le aplicará a la nación sudamericana.

“Argentina ratifica una vez más su compromiso inquebrantable de cumplir todas sus obligaciones respecto de los bonistas y (...) preservar su derecho a cobrar las sumas que les corresponden bajo los Títulos de Deuda, el cual se encuentra indebidamente obstaculizado por el incumplimiento de The Bank of New York Mellon”, dijo el Ministerio de Economía en un comunicado.

Después de que el banco estadounidense acató la orden de Griesa de bloquear los desembolsos, el Congreso argentino aprobó hace tres semanas una ley para reemplazar a la entidad estadounidense como encargada de procesar los pagos de deuda argentina.

La norma, que busca sortear la orden del juez al transferir el domicilio de pago de los títulos a la capital argentina, tiene pocas probabilidades de éxito porque otros intermediarios no parecen dispuestos a violar la orden de Griesa ni informar quiénes son los tenedores.