¿Por qué Audi demandó a Volkswagen?

El fabricante de vehículos de lujo Audi informó que ha demandado por supuestos delitos contra el derecho penal alemán a la matriz Volkswagen en la Fiscalía de Ingolstadt (sur de Alemania), para apoyar la aclaración del escándalo de manipulación de emisiones de gases.

¿Por qué Audi demandó a Volkswagen?

Bloomberg

¿Por qué Audi demandó a Volkswagen?

Internacional
POR:
septiembre 30 de 2015 - 02:47 p.m.
2015-09-30

Un portavoz de Audi, cuya sede está en Ingolstadt, señaló que "de este modo queremos contribuir al proceso de esclarecimiento".

"No toleramos ninguna práctica empresarial que viole la legislación vigente o valores fundamentales", añadió la misma fuente.

Volkswagen, en el que el Estado federado de Baja Sajonia tiene una participación del 20 %, dijo que 11 millones de vehículos en todo el mundo están equipados con el motor diesel EA 189 en el que instaló un software que permite al vehículo reconocer que pasa una prueba y trucar las cifras de emisiones de óxido de nitrógeno.

Están afectados 11 millones de vehículos en todo el mundo, de ellos 5 millones son de la marca Volkswagen, 2,1 millones de Audi, 1,2 millones de Skoda, 700.000 de Seat y 1,8 millones de Vehículos Comerciales.

BUSCANDO CULPABLES

Un directivo de Volkswagen acusó de comportamiento "delictivo" a los responsables aún sin identificar del escándalo de los motores diésel, al tiempo que la empresa se preparaba a llamar a revisión a millones de coches trucados.

Casi 1,2 millones de autos en el Reino Unido y cerca de un millón en Francia fueron equipados con el software de falsificación de los controles de contaminación en distintas marcas de coches diésel del grupo Volkswagen (VW).

La empresa reconoció haber instalado los sistemas fraudulentos en 11 millones de vehículos en todo el mundo, tras el descubrimiento de la astucia en Estados Unidos.

El escándalo provocó la renuncia del presidente de VW, Martin Winterkorn, y del jefe de ventas Christian Klingler, así como el hundimiento de sus acciones en bolsa y un aluvión de demandas e investigaciones en su contra.

El nuevo presidente, Matthias Müller, prometió actuar sin contemplaciones, para volver a posicionar en el marcado al grupo que en el primer semestre de este año llegó a convertirse en el primer vendedor de coches del mundo.

"No hay ninguna justificación para el engaño y la manipulación", declaró el ejecutivo el lunes en una reunión con ejecutivos del grupo. Un miembro del Consejo de Vigilancia de la firma, Olaf Lies, dio un paso suplementario, al asegurar que los responsables del escándalo "actuaron de manera delictiva".

Con información de agencias