Aumenta confusión en torno a obras del Canal de Panamá

Las partes dan diferentes versiones sobre las causas del rompimiento de las negociaciones.

La maquinaria inmovilizada fue la constante ayer en las obras del canal.

EFE

La maquinaria inmovilizada fue la constante ayer en las obras del canal.

POR:
febrero 05 de 2014 - 12:05 p.m.
2014-02-05

Gran parte de los trabajos de ampliación del Canal de Panamá quedó detenida ayer, luego de que fracasaran las negociaciones entre el consorcio constructor y la autoridad de la vía interoceánica sobre quién asumirá los millonarios sobrecostos de la obra.

El consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la española Sacyr, y el Gobierno de Panamá mantienen una disputa sobre los 1.600 millones de dólares de sobrecostos en el proyecto y en los últimos días mantenían conversaciones en búsqueda de una solución.

GUPC dijo en Madrid que la ruptura ponía en riesgo la expansión de la ruta transoceánica, que podría verse retrasada hasta cinco años según previsiones de una aseguradora, y atribuyó el fracaso a la “posición injustificadamente rígida” de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

“Sin una solución inmediata, Panamá y ACP enfrentarán años de disputas ante los tribunales nacionales e internacionales sobre los pasos que han llevado el proyecto al borde del fracaso”, dijo el consorcio en un comunicado.

Por su parte, el jefe de la ACP, Jorge Quijano, dijo en Ciudad de Panamá que el consorcio ha sido “inflexible” en su posición y que ahora la autoridad evalúa los próximos pasos a seguir.

PANAMÁ SEGUIRÍA CON LOS TRABAJOS

Quijano advirtió que los trabajos serán terminados en el 2015, de acuerdo con el calendario, “con o sin GUPC”.

“La distancia entre las partes se mantuvo demasiado grande, principalmente porque las pretensiones de GUPC han atentado contra los intereses de Panamá y su canal”, agregó Quijano.

“En estas negociaciones, cada vez que se acercaba a un acuerdo, GUPC endurecía su posición y regresó a su propuesta inicial de que ACP sería responsable por las cifras exorbitantes por los supuestos sobrecostos”, señaló.

Sin embargo, Quijano expresó optimismo de que aún había una ventana para llegar a un acuerdo, aunque también advirtió que se cerraba “minuto a minuto”.

PELIGRAN 10.000 EMPLEOS

GUPC también destacó que la situación pone en peligro hasta 10.000 puestos de trabajo, cuyas nóminas para esta semana están ahora en el aire, pendientes de una factura de 50 millones de dólares discutida en las últimas reuniones.

La ACP demandó más tarde en un comunicado a GUPC reanudar los trabajos.

La Autoridad ha dicho que está dispuesta a asumir el control de la ampliación si el consorcio cumple la amenaza de parar las obras.

“Apoyemos la decisión que tome Canal de Panamá, cerremos filas. Es una irresponsabilidad lo realizado por GUPC”, dijo el presidente de la nación centroamericana, Ricardo Martinelli.

ANTICIPOS, EL GRAN ESCOLLO

La financiación de 1.600 millones de dólares adicionales que el consorcio entiende son necesarios para concluir el tercer juego de esclusas del Canal llevó al GUPC a pedir negociaciones.

El acuerdo está aparentemente atascado en unos anticipos de 785 millones de dólares concedidos por la ACP, que exige sean devueltos en plazo, mientras que el consorcio, necesitado de liquidez inmediata para continuar los trabajos, basaba su propuesta en pedir un aplazamiento a esa devolución, en espera de que los arbitrajes resolviesen las diferentes reclamaciones.

“La mayor parte del aporte de la ACP es mediante la extensión del plazo para la devolución de los fondos ya adelantados y que están plenamente asegurados, para que GUPC sea capaz de poner más fondos en el proyecto ahora”, dijo el consorcio ayer.

La propuesta del GUPC se basaba asimismo en que la ACP aportaría nueva financiación por 100 millones de dólares, lo mismo que el consorcio, que pondría además otros 400 millones de dólares adicionales.

Una fuente consultada por Reuters el mes pasado había señalado que una de las opciones para conseguir fondos era convertir en préstamos las garantías del proyecto.

BAJAN LAS ACCIONES

La ruptura de las conversaciones con Panamá provocó que las acciones de Sacyr perdieran ayer 6,86 por ciento, mientras que las de Salini Impregilo, el otro integrante importante del proyecto, bajaron 1,06 por ciento.

“El martes, el mercado descontó que hubiese un acuerdo y hoy que no se haya producido. Pero el daño en cuanto a imagen ya está hecho.

Les saldrán mas contratos, pero todo lo que hagan lo van a mirar con lupa”, dijo un operador en Madrid que quiso mantener el anonimato.

Varios analistas dijeron que aún es pronto para evaluar el impacto que el ya deficitario proyecto tendrá en Sacyr, pues se avecina una larga batalla legal de años en los tribunales internacionales.

RETRASOS YA AFECTAN EN COLOMBIA

La demora en la entrega de las obras del Canal de Panamá ya está perjudicando al puerto de Santa Marta, en la costa Caribe colombiana, el cual está listo para recibir los barcos que pueden comenzar a transitar por esta vía transoceánica.

Mauricio Suárez, gerente general de la sociedad portuaria de Santa Marta, afirmó que el puerto de dicha ciudad ya puede recibir buques Post-Panamax con o sin la ampliación del canal, ya que esta terminal no necesita de dragado, por la profundidad natural de la misma ,y el muelle ya está equipado con dos grúas para dichas características.

“No hemos cuantificado cuánto dinero vamos a dejar de recibir. Esperamos ese nuevo tráfico, y el retraso implica una capacidad ociosa", afirmó Suárez.

Por su parte, el capitán Alfonso Salas, gerente de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena (SPRC), explica que mientras la demora no vaya más allá de diciembre del 2015, no lo afectaría, ya que el cronograma va hasta esa fecha.

El puerto de Barranquilla no tiene ningún problema ya que no está previsto que reciba barcos de esa magnitud.

Siga bajando para encontrar más contenido