Las autoridades egipcias exigirán visa a turistas

Las autoridades egipcias exigirán visa, en sus consulados en el extranjero, a todos los turistas que viajen al país a título individual, en lugar de comprarlo en las frontera del país.

La visa será exigida a todo aquel que viaje por cuenta propia y que no lo haga por medio de una agencia de turismo.

Archivo

La visa será exigida a todo aquel que viaje por cuenta propia y que no lo haga por medio de una agencia de turismo.

Internacional
POR:
marzo 17 de 2015 - 07:54 p.m.
2015-03-17

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Egipto, Badr Abdelati, explicó hoy que esta nueva normativa se empezará a aplicar a partir del próximo 15 de mayo.

La visa será exigida a todo aquel que viaje por cuenta propia y que no lo haga por medio de una agencia de turismo en la que delegue dicha tramitación.

Los que entren en el país como parte de un grupo y con un viaje organizado por una agencia de viajes podrán recibir el visado en el puesto fronterizo del país.

Hasta ahora, los turistas podían entrar en el país comprando en el aeropuerto un visado de entrada que permitía una estancia de un mes.

Este cambio supone tener que acudir a la representación diplomática egipcia en el extranjero y solicitar la tramitación burocrática de un visado. }

Por su parte, la secretaria general de la Cámara de Instalaciones Hosteleras en Egipto, Hala al Jatib, detalló que se trata de una medida que estaba en estudio desde hace varios meses.

"No es una decisión extraña porque todos los países del mundo aplican medidas similares", aseguró.

Egipto sufre de una crisis turística desde el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak en 2011.

El ministro egipcio de Turismo, Jaled Rami, recién nombrado en su cargo, informó que el objetivo es alcanzar los 20 millones de turistas para el año 2020, mediante una amplia campaña de publicidad que promocione el país como destino familiar.

Este plan implica duplicar la actual cifra de turistas, situada en torno a los 10 millones tras el descenso registrado por la crisis política y de seguridad después de la revolución de 2011.

Efe