Avanzan elecciones en Francia con el 65% de participación

Una de las grandes incógnitas de estos comicios será la tasa de abstención, que podría alcanzar el 30%.

Francia

Emmanuel Macron y Marine Le Pen encabezan las primeras estimaciones de voto difundidas tras el cierre de los colegios electorales en Francia.

EFE

Internacional
POR:
afp
mayo 07 de 2017 - 10:45 a.m.
2017-05-07

Los franceses votan este domingo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales para decidir quién gobernará el país en los próximos cinco años, si el centrista proeuropeo Emmanuel Macron o la ultraderechista eurófoba Marine Le Pen.

La participación en estas elecciones, que se celebran en un fin de semana largo por ser el lunes festivo, era de 65,30%, en baja respecto a la primera vuelta y a la segunda ronda de 2012.

(Lea: Macron enfrenta las elecciones con 62% de intención de voto

Macron, que se presenta por primera vez al veredicto de las urnas, es el gran favorito según los sondeos para reemplazar al presidente socialista François Hollande, al término de una campaña atípica y sacudida en la recta final por un ataque informático masivo.

La victoria del Brexit en el Reino Unido y de Donald Trump en Estados Unidos incita a ser prudentes a la hora de interpretar las encuestas por su dificultad para medir el posible impacto del voto en blanco y de la abstención.

(Lea: Autoridades electorales francesas toman acciones tras ataque informático

Más de 47 millones de franceses están convocados a las urnas hasta las seis de la tarde, hora francesa, bajo estrecha vigilancia, en un país en estado de emergencia tras una ola de atentados yihadistas. A esa hora se conocerán los primeros resultados.

(Lea: Macron, Le Pen y los límites del nacionalismo

La explanada del Museo del Louvre, en donde Macron tiene previsto celebrar su victoria si gana, fue evacuada brevemente el domingo por la tarde debido a la presencia de un paquete sospechoso, que resultó una falsa alarma.

Los dos candidatos votaron en el transcurso de la mañana en el norte de Francia: Macron, acompañado de su esposa Brigitte, en la turística localidad de Le Touquet y Marine Le Pen en su bastión obrero de Hénin-Beaumont.

LA INCÓGNITA DE LA ABSTENCIÓN  

Cualquiera que sea el resultado de la votación de este domingo, significará un cambio profundo para Francia, la sexta economía del mundo, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y potencia nuclear.

Es la primera vez en los últimos 60 años que ninguno de los dos grandes partidos tradicionales de izquierda y derecha tiene un candidato en la última ronda de la elección presidencial.

Macron, un exbanquero de 39 años que irrumpió en la política hace apenas tres años cuando fue nombrado ministro de Economía de Hollande, podría convertirse en el presidente más joven de la historia de Francia. Este ex ministro, formado en las escuelas de élite francesas, presenta un programa liberal en lo económico y profundamente europeísta con el que espera reactivar el estancado motor francoalemán.

Su contrincante, Marine Le Pen, hija del cofundador del partido de extrema derecha Frente Nacional, defiende un programa proteccionista, centrado en la preferencia nacional. Pretende restablecer una moneda nacional y someter a referéndum la pertenencia de Francia al bloque comunitario, una promesa que de cumplirse podría agudizar el proceso de descomposición de la Unión Europea tras el Brexit.

Los dos dicen ser "antisistema" pero sus adversarios los tildan a ambos de "herederos". A Macron lo acusan de querer continuar con la política del gobierno socialista y a Le Pen de perpetuar la obra política de su padre.

Una de las grandes incógnitas de estos comicios será la tasa de abstención, que podría alcanzar el 30%.

Macron encabezó la primera ronda el 23 de abril con un 24,1% de los votos, seguido de Le Pen que obtuvo el 21,30%.

Los resultados revelaron un país fracturado, en donde las grandes ciudades votaron por Macron, mientras que Le Pen obtuvo sus mejores resultados en zonas rurales y en las más afectadas por el desempleo.

El ganador de este último duelo sucederá en el Elíseo a Hollande quien, hundido en los sondeos, renunció a optar a un segundo mandato, una decisión inédita desde 1958.