Avizoran débil y volátil crecimiento de A. Latina

Sondeo trimestral de Reuters reveló nuevo recorte en proyecciones para la región.

Venezuela y España lograron ayer los votos para ingresar al Consejo de Seguridad de la ONU como miembros no permanentes.

EFE

Venezuela y España lograron ayer los votos para ingresar al Consejo de Seguridad de la ONU como miembros no permanentes.

Internacional
POR:
octubre 17 de 2014 - 03:59 a.m.
2014-10-17

La economía de Latinoamérica se enfrenta a años de débil crecimiento y volatilidad de mercados, de acuerdo con los resultados de un sondeo trimestral de Reuters que reveló un nuevo recorte, esta vez más acentuado, en las proyecciones de expansión para la región.

Tres economías que se incluyen entre las mayores de la región ya se encuentran en recesión y es probable que continúen rezagadas frente a sus pares en el 2015 y el 2016: Brasil, Argentina y Venezuela.

El panorama no es mucho más optimista para otros países, dado que solo México y quizás Colombia parecen encaminarse a acelerar la expansión el próximo año entre las siete principales economías latinoamericanas.

Los pronósticos de crecimiento del 2014 han sido recortados en 2 puntos porcentuales o más desde el comienzo del año para varias de estas economías. Y podrían disminuir aún más porque los analistas aún no han incorporado la reciente debacle en los precios del petróleo, lo que representa un grave riesgo para naciones productoras como Venezuela. Brasil se apresta a crecer un 0,3 por ciento este año, apenas para escapar de su actual recesión, y se espera que México se expanda un 2,5 por ciento. En tanto, Argentina, que también es parte del Grupo de las 20 mayores economías del mundo, se contraería un 1,5 por ciento en el 2014, de acuerdo al sondeo realizado entre 70 economistas de la región.

El 2015 también será peor de lo previsto inicialmente, dado que las estimaciones de crecimiento bajaron en promedio 0,7 puntos porcentuales respecto a julio. “La idea de que veríamos tasas de crecimiento precrisis era simplemente un anhelo”, dijo Michael Henderson, analista para Latinoamérica en la consultoría Maplecroft, con sede en Reino Unido. “Los fundamentos que apoyaron el crecimiento en la última década ya no están ahí”, agregó tras citar una baja en los precios de las materias primas, la ralentización del crédito y menos abundancia en los flujos de capital, como razones para la desaceleración.

El tambaleante crecimiento no ha sido exclusivo de Latinoamérica. Esto podría generar un delicado problema en una región históricamente plagada por elevadas deudas e iniquidad socioeconómica.

La debilidad de la economía ha exacerbado la ansiedad política en Brasil. Los gobiernos de Venezuela y Argentina están más cerca de quedar pendiendo de un hilo, al enfrentar un escenario mucho más intrincado que incluye una inflación descontrolada y una fuerte disminución de sus reservas en dólares. “Los mayores riesgos recaen sobre Venezuela, ya que los precios más bajos del crudo hunden más a su economía en la crisis y provocarán nuevas dudas sobre la capacidad del Gobierno de pagar sus deudas”, dijo Neil Shearing, economista de Capital Economics.

VENEZUELA LOGRÓ ENTRAR AL CONSEJO DE SEGURIDAD 

En medio de críticas de Estados Unidos, Venezuela fue elegida ayer miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para los próximos dos años, un puesto al que también accedió España tras una reñida batalla con Turquía, según EFE. La candidatura venezolana, que no tenía oposición dentro del grupo de países de Latinoamérica y el Caribe, obtuvo el apoyo de 181 de los 193 miembros de la ONU.

En la votación, de carácter secreto, 10 países se abstuvieron y uno de los votos fue nulo, por lo que solo uno de los 182 votos efectivos no apoyó a Venezuela. Para resultar elegido, el país que preside Nicolás Maduro necesitaba los 122 votos que representaban la mayoría de dos tercios válidos que establecen los reglamentos de la ONU. El canciller venezolano, Rafael Ramírez, destacó el “triunfo contundente” obtenido por la candidatura y aseguró que demuestra el “amplio apoyo internacional” con el que cuenta la “revolución” iniciada por Hugo Chávez.