Baja a 3,2 % previsión de crecimiento de A. Latina en 2012

Así lo dio a conocer este martes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Alicia Bárcenas

EFE

Alicia Bárcenas

Internacional
POR:
octubre 02 de 2012 - 08:04 p.m.
2012-10-02

El crecimiento de América Latina y el Caribe se ralentizará este año hasta un 3,2 por ciento, a causa de la debilidad económica mundial y una menor expansión de Brasil y Argentina.

En su "Estudio económico de América Latina y el Caribe 2012", presentado este martes en Santiago de Chile, la Cepal corrigió a la baja su previsión de crecimiento para la región, que en junio pasado situó en un 3,7 por ciento.

Tras la desaceleración en 2012, la Cepal estimó que el año que viene América Latina y el Caribe se recuperará ligeramente y crecerá un 4 por ciento, principalmente por la mejoría de Brasil, uno de los países que más contribuye al producto interno bruto (PIB) de la región.

La previsión de expansión de un 3,2 por ciento este año esconde, sin embargo, situaciones muy distintas entre los países. Así, Argentina y Brasil crecerán a una tasa inferior al promedio regional, con un 2 por ciento y un 1,6 por ciento, respectivamente, mientras otras naciones registrarán cifras superiores al 4,5 por ciento y se acercarán bastante a la situación económica con la que cerraron el 2011.

Según las estimaciones de la Cepal, el crecimiento estará encabezado por Panamá, con un 9,5 por ciento, seguido de Haití (6 por ciento) y Perú (5,9 por ciento). Bolivia, Chile, Costa Rica, Nicaragua y Venezuela crecerán un 5 por ciento este año, mientras que México alcanzará un 4 por ciento.

Paraguay será el único país que experimente una contracción, de -2 por ciento, por factores climáticos excepcionales que destruyeron parte de su producción de soja, principal producto de exportación. Según el estudio de la Cepal, el consumo interno se mantiene como el principal motor del crecimiento en América Latina y el Caribe, gracias a la favorable evolución de los mercados laborales y la expansión del crédito.

Las turbulencias de la economía mundial, sin embargo, se han dejado sentir en el comercio exterior, especialmente a través de una caída de los precios de las materias primas y de un enfriamiento de la demanda externa, sobre todo de Europa y China.

"El desempeño económico de América Latina y el Caribe en 2012 y 2013 está sujeto en buena parte a la forma que tomen los procesos de ajuste de los países desarrollados así como la desaceleración de China", indicó la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, durante la presentación del documento.

Bárcena señaló que las principales amenazas exteriores para la economía latinoamericana son el crecimiento nulo en la zona euro, la lenta y tenue recuperación de Estados Unidos y la desaceleración de la demanda de China, uno de los principales consumidores de los recursos naturales que se producen en la región.

En ese sentido, destacó que los países de América del Sur son los más afectados por esta situación, aunque son también los que tienen un mayor espacio fiscal para reaccionar con políticas contracíclicas.

El escenario previsto para 2013 contempla una continuación de la tendencia levemente descendente del crecimiento de la mayor parte de los países suramericanos, que son más dependientes de las exportaciones de productos básicos a China.

Según las proyecciones de la Cepal, Haití liderará el crecimiento en la región con un 7,5 por ciento, seguido de Panamá (7 por ciento), Perú (5,5 por ciento), Paraguay y Nicaragua, ambos con un 5 por ciento. Chile se expandirá en 2013 un 4,8 por ciento; República Dominicana, Ecuador, Colombia y Bolivia lo harán un 4,5 por ciento; y Uruguay, México, Costa Rica y Brasil, en tanto, crecerán un 4 por ciento.

Los países caribeños crecerán un 2,2 por ciento de promedio y el país que menos incrementará su PIB es El Salvador, con un 2 por ciento.

La secretaria ejecutiva de la Cepal recomendó a los países de la región integrar las políticas macroeconómicas -fiscal, monetaria y cambiaria- con las políticas industriales, laborales y comerciales.

De este modo aseguró que se podrá asegurar un crecimiento estable de la economía, de empleo de calidad e inversión.

SANTIAGO DE CHILE / EFE