Bajará salario de miles de empleados federales en EE. UU.

Otros se quedarán sin empleo por drástico recorte de gastos que entra en vigencia el 1 de marzo.

Barack Obama

Archivo Portafolio.co

Barack Obama

POR:
febrero 27 de 2013 - 03:42 p.m.
2013-02-27

Salvo un acuerdo de última hora, que no se ve en el horizonte, cientos de miles de empleados federales en Estados Unidos verán sus salarios reducidos o se quedarán sin empleo a partir de este viernes.

Esto, como consecuencia de un recorte masivo de gastos que entra en vigor este 1 de marzo y que supone una reducción de 85 mil millones de dólares a lo largo de los próximos siete meses, el tiempo que le resta al año fiscal que expira a finales de septiembre.

Estos recortes automáticos, a los que se llama en EE. UU. “secuestro de fondos”, fueron ordenados en el 2011 luego que fracasaran las negociaciones entre la administración de Barack Obama y el Congreso para diseñar un plan que pretendía reducir el déficit fiscal de una manera gradual.

Los recortes estaban previstos para el 1 de enero pero fueron pospuestos por dos meses (hasta el 1 de marzo), mientras ambos partidos buscaban fórmulas para evitarlos.

De acuerdo con la Oficina para el Presupuesto de la Casa Blanca, los recortes suponen una reducción del 13 por ciento del presupuesto para programas de defensa y 9 por ciento en otro tipo de gastos no militares.

Por el momento, el gobierno ha dejado a discreción de las respectivas agencias federales la decisión de cómo asimilar los recortes.

Algunas, como el departamento de Defensa, están contemplando congelar el aumento de sueldo previsto para sus empleados y cancelar algunos proyectos futuros.

Otros, sin embargo, se verán obligados a despedir trabajadores o limitar sus días de trabajo.

Según la Casa Blanca, muchos sectores, entre ellos la seguridad fronteriza, control en aeropuertos, investigación científica, monitoreo climático, atención a desastres naturales y hasta los programas de comida gratuita para los ancianos, se verán afectados.

De no llegar a un acuerdo, los recortes seguirán durante nueve años más.

Aunque un sector de los republicanos se inclina por volverlos permanentes, otro coincide con los demócratas en que son demasiado agudos.

Se cree, por tanto, que ambos partidos pactarán algún trato que suspendería al menos una parte de los ajustes.

Este acuerdo podría darse antes del 27 de marzo, cuando expiran los fondos que aprobó el Congreso para financiar al gobierno federal.

Los republicanos quieren utilizar esta fecha y la amenaza de una parálisis total, para negociar un gran acuerdo con Obama que incluya a su vez recortes a la seguridad social y el seguro médico de jubilados y personas con bajos recursos.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington

Siga bajando para encontrar más contenido