Banco Central Europeo (BCE) solicita 'Disciplina verbal'

El presidente de la entidad dio un 'jalón de orejas' a todos los dirigentes de la Eurozona, para evi

POR:
diciembre 01 de 2010 - 12:26 a.m.
2010-12-01

Jean Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, hizo ayer un llamamiento a la "disciplina verbal" en la Unión Europea, para evitar contribuir al nerviosismo en los mercados. Lo afirmó mientras los mercados mostraban cómo los intereses subían para los bonos de largo plazo italianos, españoles, belgas y portugueses, la mayoría de los principales mercados bursátiles cerraban a la baja y el euro perdía terreno frente al dólar.

"Muchas voces hablan muy a menudo fuera de su propio mandato y su propia responsabilidad. Tenemos que ser muy responsables, dijo el líder del Banco Central Europeo ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, en Bruselas. A juicio de Trichet, la cacofonía provocada en los últimos meses por las declaraciones de los distintos líderes europeos, opinando de asuntos sobre los que a su juicio no tienen autoridad, ha contribuido a amplificar las dudas sobre la solvencia de la zona euro, que en su opinión no tienen una base real.

"No creo que la estabilidad financiera de la zona pueda ser puesta en entredicho de manera grave; ahora es un problema, pero no de forma grave", aseveró Trichet, quien criticó a los observadores que no valoran adecuadamente las buenas señales que provienen de la economía real. "Se subestima la solvencia de la zona euro", resumió Trichet.

Por este motivo, Trichet insistió en que "la disciplina verbal es absolutamente esencial" y defendió que la estrategia de comunicación de la Unión Europea se limite en estos momentos a clarificar las incertidumbres del mercado, evitando en todo momento "las ambigüedades".

En este sentido, consideró útil la clarificación efectuada el pasado domingo por los Veintisiete sobre la contribución que deberán hacer los inversores privados en los futuros rescates de países a partir de 2014, aunque entendió que los mercados podrían necesitar un tiempo para entender lo acordado.

Las presiones alemanas para que el sector privado soporte parte del coste de los rescates a partir de 2014 están en el origen de la actual espiral de venta de deuda soberana de países como Irlanda, Portugal o España.

El gobernador del BCE se aplicó a sí mismo esa disciplina verbal, al declinar responder a muchas de las preguntas que le realizaron los eurodiputados sobre la situación en los países con problemas fiscales como España y Portugal.

"No soy responsable de la vigilancia de los países", dijo Trichet, quien se limitó a decir que "todos los países, sin excepción", deberían adoptar medidas para incrementar su potencial de crecimiento, incluidos los que están sobrellevando mejor la crisis, como Alemania.

Mientras tanto, los analistas ya miraban más allá de España y Portugal, esta vez hacia Italia.

6.3 por ciento será el déficit de la Eurozona para este año, por debajo del estadounidense y el japonés.

Siga bajando para encontrar más contenido