“Banesco en Venezuela no se vende”, dice su dueño

Juan Carlos Escotet dijo que así le hicieran “la mejor oferta del mundo” no la tomaría.

Banesco

El gobierno venezolano ordenó la intervención de Banesco por supuestos delitos financieros.

REUTERS

POR:
Portafolio
agosto 10 de 2018 - 05:11 p.m.
2018-08-10

El dueño del mayor banco privado de Venezuela, Juan Carlos Escotet, dijo este viernes que no está dispuesto a vender Banesco, una entidad que el gobierno mantiene intervenida por más de 90 días en medio de una investigación por operaciones cambiarias.

La institución financiera fue tomada por orden del presidente Nicolás Maduro tras congelar miles de cuentas bancarias de empresas y particulares, principalmente en Banesco, por considerar que participaban en la compra y venta de dólares fuera de un férreo control cambiario vigente desde hace 15 años.

(Lea: Intervención de Banesco busca distraer atención de tragedia venezolana). 

El gobierno extendió este mes la medida sobre Banesco, tras cumplirse los primeros 90 días de la toma, una acción que Escotet calificó desde el inicio como "desproporcionada".

En ese proceso 11 ejecutivos de Banesco estuvieron detenidos unos días y el magnate venezolano-español, que posee otros bancos en países como España y Portugal, se radicó de nuevo en Venezuela para defender su institución.

“Aún teniendo la mejor oferta del mundo este banco no se vende”, dijo Escotet a periodistas que intentaban averiguar si se inició alguna negociación de compra por parte del Gobierno.

“(Las ofertas) no las queremos escuchar”, agregó en la sede principal de Banesco.

El banquero apuntó, no obstante, que la extendida intervención ha afectado las operaciones con bancos corresponsales, en especial para los pagos a los proveedores de los servicios bancarios.

"Mientras más se prolonga la intervención más difícil es la gestión cotidiana del banco", dijo Escotet.

Entre los obstáculos que enfrenta la entidad está el mantenimiento de las garantías que exigen las franquicias de tarjetas de débito, agregó.

La medida se mantiene en medio de un proceso de eliminación de cinco ceros a la moneda que el gobierno de Maduro ordenó se aplique desde el 20 de agosto para facilitar las transacciones bajo la primera hiperinflación que vive el país, según una medición del Congreso.

Pese a la investigación sobre operaciones cambiarias, Maduro derogó este mes las normas que prohibían la compra y venta de divisas en el mercado paralelo, para buscar agilizar la economía en recesión y bajo la casi nula asignación de dólares oficiales. La hiperinflación de Venezuela llevó el patrimonio de toda la banca local al tamaño de un banco de la pequeña República Dominicana.

Reuters

Siga bajando para encontrar más contenido