El barrio donde venden jets usados

A Mayfair, Londres, los magnates van en busca de aviones de segunda.

El barrio donde venden jets usados

Rodrigo Sepúlveda

El barrio donde venden jets usados

POR:
octubre 12 de 2013 - 01:49 a.m.
2013-10-12

En lo que a riqueza se refiere, pocas ciudades están en condiciones de sobrepasar a Londres. Los negocios en Westminster trafican con superyates, mientras que los plutócratas construyen piscinas olímpicas en el sótano de sus residencias en Belgravia.

Ahora, gracias a Steve Varsano, de Hoboken, Nueva Jersey (Estados Unidos), hasta pueden comprarse un avión. En vez de acomodarse acuclillados dentro de un lóbrego complejo de oficinas aeroportuarias, Varsano levantó The Jet Business en el Hyde Park Corner.

Aquí abrió el primer salón de ventas minoristas de jets usados, que van desde 10 millones hasta 100 millones de dólares. Dado que los jets nuevos pueden demorar más de un año, los megapudientes suelen preferir usados que pueden tener antes. El espacio de planta, que supo ser la sede de un fondo especulativo, parece el de un parque de diversiones para multimillonarios. Tiene un simulador de 15 m de la cabina ejecutiva de un Airbus ACJ319, con sillones de un cuerpo, cocina de abordo y un firmamento artificial en el que flotan nubes.

En todo momento, el personal de Varsano puede rastrear desde allí todos los aviones privados usados que hay en el mercado. Y cuando hay aviones disponibles, los muestra en una pared recubierta de pantallas. Con solo tocar un interruptor, oscurece las ventanas, para que no se pueda ver a la clientela de jeques árabes, magnates chinos y multimillonarios rusos desde la calle. “Muchos de ellos son bastante tímidos”, dice Varsano.

Muchos exigen duchas, caminadoras y pantallas desplegables para películas. Uno de los clientes de Medio Oriente hizo que le desarrollaran un sistema que orientara permanentemente las butacas de los pasajeros hacia La Meca. Pese a que los 30 millones de dólares de precio de lista para un Dassault Falcon 7X de seis años de antigüedad, para 14 pasajeros, vale 40 por ciento menos que uno nuevo, todavía cuesta unos cuántos billetes hacerle los interiores.

INTERMEDIARIOS

Y también está el costo de mantener al Dassault en el aire: 5.700 dólares la hora. El inventor estadounidense Bill Lear fue pionero de los jets privados en la década de los años 50 y, desde entonces, las empresas y los superricos compran aviones usados de idéntica manera: van al intermediario que tenga una red armada de mecánicos, propietarios y pilotos que, informalmente, saben quién quiere vender.

Varsano, que fue ejecutivo del financista Nelson Peltz en la década de los años 90, decidió amplificar la antigua costumbre de intermediación silenciosa que se aplicaba a la transacción de aeronaves y hacerse minorista en el lugar más visible que pudo encontrar. El promotor aeronáutico asumió un riesgo inmenso al alquilar uno de los inmuebles exclusivos de uno de los mercados más caros del mundo, pero le apuesta a que esto le dará ventaja sobre los intermediarios rivales que van en pos del mismo grupo de compradores y vendedores.

Edward Robinson

Bloomberg

Siga bajando para encontrar más contenido