El BCE asume su rol de supervisor bancario en zona euro

La nueva autoridad de supervisión (SSM, por sus siglas en inglés) controlará de forma directa 120 grupos bancarios de la zona euro, cuyos balances sumados representan el 82% de los activos del sector en la región.

El presidente del  BCE, Mario Draghi.

Archivo particular

El presidente del BCE, Mario Draghi.

Internacional
POR:
noviembre 04 de 2014 - 02:05 p.m.
2014-11-04

El Banco Central Europeo (BCE) asumió oficialmente este martes las riendas del mecanismo europeo de supervisión bancaria, primera fase del proyecto de Unión bancaria para evitar nuevas crisis financieras en Europa.

En la práctica, el supervisor europeo podrá otorgar licencias bancarias, dar luz verde a ciertas tomas de participación en el capital de un banco, o probar la solidez financiera de los bancos.

Otros 3.500 bancos de menor importancia quedarán bajo la supervisión de los entes nacionales, aunque el BCE se reserva el derecho de supervisión sobre algunos de ellos en caso de problema.

"Muchas cosas se han logrado para preparar la supervisión bancaria del BCE. Tenemos ahora una oportunidad única de desarrollar una cultura de supervisión que sea verdaderamente europea, apoyándose en las mejores prácticas de supervisores en la zona euro", declaró la jefa de la autoridad de supervisión, Danièle Nouy, citada en un comunicado.

"Nuestro objetivo es identificar desde el origen los riesgos y procedimientos inapropiados en los establecimientos de crédito, y actuar eficaz y rápidamente para neutralizarlos", precisó por su lado Sabine Lautenschlõger, vicepresidenta del SSM y miembro del directorio del BCE, en entrevista al diario francés Le Monde.

LAS PRUEBAS DE RESISTENCIA

Antes de implementar oficialmente esta autoridad de supervisión, se llevó a cabo desde fines de 2013 un amplio estudio de los activos de los bancos europeos, a los que se sometió además a una prueba de resistencia para evaluar su solidez ante una eventual crisis.

El resultado, publicado a fines de octubre, reveló que 25 bancos de la Eurozona, entre ellos nueve italianos, no superaron el inédito examen del BCE, si bien 12 de ellos ya adoptaron medidas para subsanar sus necesidades de capital.

El mecanismo de supervisión bancaria dispondrá además en el futuro de un mecanismo común de gestión y resolución de crisis bancarias (SRM) y de un sistema unificado de protección de los depósitos, pilares básicos del proyecto de unión bancaria en Europa.

Esta unión debe evitar que un nuevo naufragio de los bancos desestabilice a los Estados y al conjunto de la economía de la región, tal como ocurrió en la última crisis financiera.

"La crisis financiera y bancaria ha demostrado que las autoridades nacionales no pueden asegurar una supervisión suficiente de los grandes bancos transfronterizos. Por ello es positivo que el BCE asuma la supervisión de los principales institutos de crédito europeos", se congratuló a su vez, en un comunicado, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schõuble.

Pero la elección del BCE para el rol de supervisor suscita aún críticas en Europa, en particular entre economistas alemanes muy hostiles al euro y a la acción del BCE, que temen que la institución sea a la vez juez y parte.

Para evitar cualquier conflicto de interés, se impondrá una estricta separación -física y organizativa - a los equipos del BCE.

Los personales encargados de la gestión de la política monetaria y de la supervisión bancaria trabajarán en locales diferentes. Además, el SSM estará dirigido por un consejo de vigilancia distinto del consejo de gobernadores del BCE

AFP