EL BCE baja los tipos de interés por amenaza de deflación

Redujo su principal tasa al 0,05 por ciento desde el 0,15 por ciento.

El euro cayó con fuerza un centavo de dólar y se cambiaba a 1,3042 dólares, el mínimo de los últimos 13 meses.

EFE

El euro cayó con fuerza un centavo de dólar y se cambiaba a 1,3042 dólares, el mínimo de los últimos 13 meses.

Internacional
POR:
septiembre 04 de 2014 - 12:21 p.m.
2014-09-04

La decisión del Banco Central Europeo (BCE) constituye el nivel más bajo de la historia de los tipos de interés.

La institución monetaria ha sorprendido a los analistas, quienes, sin excluir totalmente esta posibilidad, apostaban por otras medidas para luchar contra la deflación y el estancamiento económico en la eurozona.

El BCE informó que también redujo la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a los bancos durante un día, en 10 puntos básicos hasta el 0,30 por ciento, con efectos a partir del 10 de septiembre.

Asimismo, bajó la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en la misma cantidad hasta el menos 0,20 por ciento, por lo que penaliza más a los bancos que depositen dinero en la institución.

El euro cayó con fuerza un centavo de dólar y se cambiaba a 1,3042 dólares, el mínimo de los últimos 13 meses, tras conocerse la sorpresiva bajada de los tipos de interés.

La bolsa de Fráncfort y otros mercados de valores europeos reaccionaron con subidas. La inflación interanual de la zona del euro cayó en agosto una décima hasta el 0,3 por ciento.

El presidente del BCE, Mario Draghi, explicará detalles de la decisión y presentará en rueda de prensa a partir de las 12.30 horas GMT las nuevas proyecciones macroeconómicas de crecimiento e inflación de la entidad para la zona del euro.

Los expertos prevén una revisión a la baja de los cálculos pronosticados en junio, que eran de un crecimiento de un 1 por ciento con una inflación del 0,7 por ciento para este año.

La zona del euro se estancó en el segundo trimestre del año, frente al primero, cuando había crecido un 0,2 por ciento.

El BCE tiene como objetivo una inflación en niveles inferiores, aunque próximos, al 2 por ciento.

Draghi había despertado grandes expectativas en los mercados después de advertir en Jackson Hole (Wyoming) de que han bajado las perspectivas de inflación.

Sin embargo, la mayor parte de los analistas descartaba que el BCE fuera a reducir el precio del dinero y pensaba que la entidad esperaría a ver el efecto de las medidas anunciadas en junio.

Pero al final el BCE ha reaccionado de forma agresiva con un nuevo recorte de sus tasas de interés.

El Riksbank (banco central de Suecia) mantuvo su tasa de interés de refinanciación en el 0,25 por ciento, tras haberla recortado de forma agresiva en julio, y el Banco de Inglaterra la dejó en el 0,5 por ciento.

Draghi informará de la posibilidad de que el BCE compre bonos de titulización de activos de alta calidad para activar el mercado de crédito y dejará la puerta abierta a una expansión monetaria mayor en caso necesario, prevén los expertos de UniCredit.

Agencias