BCE fue foco de feroz protesta antiausteridad

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, inauguró la nueva sede en Fráncfort, en medio de disturbios violentos contra sus políticas comunitarias.

El movimiento Blockupy convocó a más de 15.000 personas frente a la sede del Emisor europeo.

Efe

El movimiento Blockupy convocó a más de 15.000 personas frente a la sede del Emisor europeo.

Internacional
POR:
marzo 19 de 2015 - 01:32 a.m.
2015-03-19

En medio de una jornada de protestas, algunas violentas, contra la política del Banco Central Europeo (BCE), el presidente del organismo, Mario Draghi, inauguró su nueva sede en Fráncfort.

Entre 15.000 y 20.000 personas, convocadas por el colectivo ‘Blockupy’, se manifestaron pacíficamente en la tarde de ayer, donde previamente se habían registraron disturbios que dejaron 35 heridos y varios militantes antiausteridad detenidos.

Varias decenas más, entre agentes y manifestantes, resultaron afectados por irritaciones causadas por los gases lacrimógenos. Numerosos automóviles fueron incendiados, en medio de unas barricadas elevadas en esta ciudad, capital financiera de Alemania. La policía detuvo a 19 personas.

En el interior de la nueva sede, decenas de personalidades participaron en la ceremonia de inauguración en el inmueble de 1.300 millones de euros, que de hecho ocupa ya el BCE desde el pasado otoño.

Draghi reconoció que el BCE se había convertido en “el centro de las críticas de quienes están frustrados por la situación” en Europa, pero consideró “injustos” esos reproches. Su acción “tiene precisamente como objetivo aliviar” la situación, añadió.

El BCE, la Comisión Europea (CE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) eran el blanco de las protestas.

“Entiendo qué motiva estas opiniones, por qué la gente quiere ver un cambio" pero en realidad ninguno ofrece una solución real a la situación que afrontamos, apostilló el presidente de la entidad monetaria europea. La nueva sede será conocida como ‘la casa del euro’, según el presidente del BCE, que agradeció a la Policía la protección prestada en el exterior e interior del edificio ante la violencia. Centenares de vehículos rodeaban las dos torres de cristal, y a lo largo de un perímetro de seguridad se desplegaron alambradas de espino.

Ello no impidió a los manifestantes, convocados por el colectivo anticapitalista Blockupy, dirigirse desde el amanecer hacia el BCE para expresar su oposición a las políticas de austeridad en Europa y particularmente en Grecia.

Algunos edificios administrativos fueron objeto de ataques con piedras, carros de la policía fueron incendiados, mientras que varios helicópteros sobrevolaban la zona.

“Habíamos convocado manifestaciones pacíficas, y es obvio que algunos manifestantes que no forman parte de Blockupy” se han sumado al movimiento, “lo siento”, declaró Hermann Schauss, diputado regional de Hesse, la región en torno a Fráncfort, miembro del partido de izquierda radical Die Linke. Entre los oradores estuvo Miguel Urbán, del partido español Podemos, además de políticos de otras formaciones europeas de izquierda. “Estamos aquí para protestar contra una entidad profundamente antidemocrática (el BCE), que no tiene ningún tipo de control, ni del parlamento ni de la gente, y que es uno de los principales actores de las políticas nefastas, sobre todo de recortes y de austeridad, en los países del sur de Europa”, afirmó Urbán.

En la gran avenida que conduce al BCE, se repetían arengas: “1, 2, 3, lasst die Leute frei” (“1, 2, 3, liberad a la gente”). También se escucharon gritos de “cerdos nazis”. La Policía de Fráncfort movilizó a varios miles de efectivos, decenas de cañones de agua, así como helicópteros. “Este despliegue policial es uno de los más importantes jamás organizados en esta ciudad”, dijo la Policía.

BUENO PARA UNOS, PREOCUPANTE PARA OTROS

Los bajos precios del petróleo y la flexibilización monetaria han impulsado el crecimiento de las principales economías, pero la expansión a corto plazo sigue siendo modesta, con una inflación y unas tasas de interés anormalmente bajas, que apuntan a riesgos de inestabilidad financiera, de acuerdo con el más reciente Panorama Económico Intermedio de la Ocde.

La fuerte demanda interna está impulsado el crecimiento en Estados Unidos, lo que unido a la apreciación del dólar se agrega a la demanda en el resto del mundo. El área euro se beneficiaría de los bajos precios del petróleo, de estímulos monetarios y de la depreciación de la moneda, los que combinados ofrecen una oportunidad para escapar del estancamiento.

“Los bajos precios del petróleo y la flexibilización monetaria generalizada han llevado a la economía mundial a un punto de inflexión, con el potencial de una aceleración del crecimiento que muchos países estaban necesitando” dijo la Economista en Jefe de la Ocde, Catherie L. Mann.

Pero el panorama podría empeorar para los países exportadores de materias primas. Brasil entraría en recesión.

AFP/Efe