El BCE se reúne este jueves para frenar deflación

La inflación de la zona euro volvió a caer en terreno negativo
en enero a -0,2%, se esperan más recortes de tasas de interés.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.

Archivo particular

Internacional
POR:
afp
marzo 09 de 2016 - 10:33 p.m.
2016-03-09

Analistas entrevistados por AFP aseguran que el Banco Central Europeo (BCE) debería anunciar este jueves, cuando se reúnen los gobernadores de la organización, medidas suplementarias de apoyo a las economías de la zona euro, confrontadas a múltiples riesgos deflacionarios.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ya había prometido en enero que la institución emisora estaba dispuesta a “volver a examinar” en marzo la eficacia de las medidas adoptadas para alejar el riesgo de deflación y estimular el crecimiento.

La hora parece haber llegado: un año después de haber anunciado un vasto programa de compra de deuda pública y privada por un monto de 1,5 billones de euros, la inflación en el bloque monetario de 19 países volvió a caer en terreno negativo en enero, a -0,2 %. Ello se debió al derrumbe continuo de los precios del petróleo y la desaceleración de China y otros grandes países emergentes.

Draghi había sin embargo decepcionado a los mercados en diciembre, cuando se había limitado a anunciar una prolongación del programa de compras de activos hasta marzo de 2017. Trató de corregir el tiro en enero, al asegurar que “no hay límites sobre lo lejos que podemos ir a la hora de usar instrumentos de política (monetaria)” para estimular la actividad.

Las previsiones de inflación en la zona euro hasta 2018, que no se anuncian brillantes. Los analistas apuestan por un nuevo recorte de las tasas de depósito, que ya se hallan en territorio negativo, de su actual -0,3 % a -0,4 % o -0,5 %.

Esa tasa se propone incitar a los bancos a aumentar el crédito, en lugar de dejar dormir sus fondos en las arcas del BCE, por temor al riesgo. Esa medida fue considerada durante mucho tiempo como un tabú, y los bancos la consideran como una multa que afecta su rentabilidad.