El BID abordará las necesidades
energéticas de Latinoamérica

El Jefe de la División de Energía de la entidad dijo que plantean un escenario
a 15 años, en el que la región pueda cambiar la tendencia actual.

La central térmica estará al sur de Lima en el Perú.

Archivo Portafolio.co

Internacional
POR:
efe
marzo 31 de 2016 - 11:53 p.m.
2016-03-31

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) inicia la próxima semana su asamblea anual en Bahamas, en la que se prestará especial atención a las demandas energéticas de la región y principalmente a la creación de las condiciones para promover inversiones en el sector.

Un reciente informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) calcula en 4 billones de dólares las inversiones que necesitan Latinoamérica y el Caribe hasta el año 2035 para poder satisfacer las demandas de la región, especialmente en términos de energías renovables para limitar las emisiones de dióxido de carbono.

“Es una cantidad enorme”, declaró Ariel Yépez, jefe de la División de Energía del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), además añadió que aunque los Gobiernos tienen un importante papel que jugar en financiación e implementación de proyectos, el principal peso recaerá sobre el sector privado.

“Lo que nos queda claro es que de todos esos requerimientos incrementales de inversión, la mayor parte van a tener que ser realizados por el sector privado. Y si tienen que ser realizados por el lado del sector privado, ¿qué tienen que hacer los países para que exista el apetito de los inversores en participar en el sector de la energía?”, preguntó.
“Se necesita habilitar o dar el espacio para que existan las instituciones y los marcos regulatorios que den tranquilidad a los inversores de que las inversiones que puedan realizar en el sector de la energía en los próximos años sean atractivas en términos de rentabilidad, y también atractivas en términos de riesgo”, añadió.

En este sentido, el BID ve su papel no sólo en proporcionar a los países de la región fuentes de financiación adicionales para que puedan realizar inversiones en el sector energético, sino también “ayudar a los países para que habiliten los marcos institucionales y regulatorios” que propicien las inversiones. Yépez anticipa que el tema de la energía en la región “va a salir en prácticamente toda reunión que se tenga: es relevante para temas de transporte, para temas de salud, para temas de educación, en general para todo en lo que tenga que ver el rango de acción en el que está involucrado el banco”.

Por ello, durante la asamblea anual, el BID ha organizado dos sesiones sobre la problemática energética, una centrada en el Caribe y otra en Centroamérica. A esas sesiones asistirán, entre otros, los ministros de Finanzas de las dos regiones para participar en discusiones sobre los desafíos y oportunidades que tienen tanto el Caribe como Centroamérica. En el caso de la sesión sobre el Caribe, se incluirá un diálogo sobre cómo aumentar la eficiencia energética de equipamiento y dispositivos utilizados de forma generalizada en el sector turístico, uno de los principales motores económicos de la región, y en los edificios gubernamentales. En la sesión también se discutirán inversiones en fuentes de generación más limpias, como energía geotérmica y gas natural, para reducir la dependencia de petróleo, así como las economías de escala para la adquisición de equipamientos más eficientes y paneles solares o equipos para generación eólica. En el caso de la sesión sobre Centroamérica, las discusiones se centrarán en la interconexión eléctrica regional, la introducción de gas natural, desafíos al desarrollo y consolidación del mercado regional de electricidad, y los requerimientos financieros de los refuerzos nacionales y las expansiones regionales del mercado eléctrico.

El Caribe, con precios muy elevados

Durante la asamblea anual del BID, que se celebra del 7 al 10 de abril en Nassau (Bahamas), el organismo internacional prestará especial atención a la problemática del Caribe, donde los precios de la energía son muy elevados, lo que dificulta que la región produzca de forma competitiva bienes y servicios. “Queremos subrayar este importante tema y considerar un escenario en el que, en 15 años, los países de la región puedan cambiar esta tendencia con el uso de medidas de eficiencia energética, inversiones en renovables, conexiones a infraestructuras regionales y desarrollo de políticas efectivas”, dijo Yépez. La situación es similar en Centroamérica, donde la falta de fuentes de energía convencional y la dependencia de importaciones de petróleo provocan elevados precios de los productos energéticos, con el consiguiente impacto negativo a las economías locales.